Ante los estereotipos de exclusión social y violencia que han marcado a la cultura paisa

A propósito del ataque que sufrió en Rionegro (Antioquia) la mujer que publicó el video de Don José

Por: Jairo Andres Parra Güiza
Mayo 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Ante los estereotipos de exclusión social y violencia que han marcado a la cultura paisa

El restaurante Taquino, que hasta hace muy poco fue uno más de entre los muchos restaurantes que existen en el sector del Poblado en Medellín, pasó rápidamente a los titulares de los principales noticieros del país luego de que se conociera un video en el que algunos de sus empleados se negaban tajantemente a prestarle servicio a un hombre de unos 60 años que había sido invitado a comer allí. El problema, según se entiende por el video, era que Don José no estaba a la “altura” de los demás clientes del lugar; es decir, que se le notaba que era pobre desde lejos. Por supuesto, la reacción de indignación en las redes sociales fue total y aunque muchos hablaron de las demandas y de las sanciones que se debían aplicar, nadie (o casi nadie) pudo imaginarse en ese momento las cosas que iban a pasar después.

El primero que sí se lo pudo imaginar fue el propio Don José. En una de sus primeras declaraciones luego de que apareciera el video dijo que no pensaba para nada en demandar al restaurante porque la verdad era que él no entendía de esas cosas, pero también porque no quería meterse en problemas (nadie le preguntó qué clase de problemas, ni con quién). Luego, fue también él mismo el primero que salió a pedir que por favor no le fueran a hacer ningún daño ni a los empleados del lugar ni a nadie más. Solo que esta vez sí se supo de qué era que de lo que Don José estaba hablando: había usuarios de Facebook que incluso querían prenderle candela al restaurante. Además, como las amenazas seguían creciendo a las dueñas no les quedó opción que cerrar el local por unos días. Y así iba la historia.

A las 10:30 de la mañana, un día después de Día de la Madre, Valeria Lotero (la mujer que hizo público el video de Don José) fue interceptada por una moto cuando salía en su vehículo de una reunión familiar en zona rural de Rionegro, a escasos cuarenta kilómetros de Medellín. El hombre que manejaba la motocicleta la amenazó con un arma de fuego, le ordenó que bajara el vidrio y le hurtó la billetera y otras pertenencias personales. Lo que hasta ese momento era un atraco como cualquier otro, adquirió un tono distinto cuando el sujeto le entregó una nota que decía “Feliz Día. Sapa HP”, no sin antes golpearla e insultarla, en frente de su hija de ocho años, que estaba con ella en el carro.

La policía indicó que la primera hipótesis que manejan es que se trate de un simple caso de hurto, pero que teniendo en cuenta el detalle de la nota y lo que ha sucedido en los últimos días, podría ser algo más. También dijeron que están buscando al delincuente —lo cual es obvio, porque tampoco es que puedan salir a decir que no lo están buscando— y que lo que saben hasta ahora es que este se desplazaba en una moto negra tipo NKD. El alcalde de Rionegro, por su parte, lamentó lo sucedido a través de su cuenta en Twitter.

Más allá de eso, lo que ha sucedido con la historia de Don José nos asoma de nuevo a los estereotipos clásicos de exclusión social y de violencia que han marcado una buena parte de la cultura paisa y nos obliga también a preguntarnos cuándo será el día que los antioqueños tengamos de veras una segunda oportunidad en la tierra.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1193

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus