Ante el operativo naval norteamericano 'Mares del Sur'

Ante el operativo naval norteamericano 'Mares del Sur'

No se entiende que Petro autorice a soldados colombianos en este operativo, como que no haya hecho lo necesario para retirar bases militares

Por: RODRIGO LÓPEZ OVIEDO
junio 24, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Ante el operativo naval norteamericano 'Mares del Sur'

Un rotundo rechazo debe merecer el despliegue de fuerzas que hará en nuestras costas la Marina de Guerra de los Estados Unidos en desarrollo de la décima edición del denominado Operativo Mares del Sur 2024, cuyo origen se remonta al año de 2008 y compromete como protagonista a la Fuerza Naval norteamericana.

Se trata de un conjunto de actividades en el que participan, además de oficiales y marines norteamericanos, tropas de 11 países, debidamente pertrechadas con equipos de última tecnología, como el portaaviones George Washington, el antimisiles Arleigh Burke y el petrolero de reabastecimiento John Lenthall.

Semejante despliegue imperial da para que manifestemos nuestra inquietud, por no decir que nuestra indignación, ante la participación de soldados colombianos, cuando lo recomendable sería que el Gobierno de la paz total fuera creando distancias entre nuestras tropas y las de Estados Unidos, a fin de comenzar a romper la influencia de estas en nuestra oficialidad, que resultan nefastas aún en los tiempos de los golpes blandos.

La política internacional de Gustavo Petro nos ha gustado sobre todo a partir de su decisión de restablecer relaciones diplomáticas con Venezuela, abrirlas con Palestina, romperlas con Israel y negarse a jugar a favor de los gringos en el conflicto que enfrentan a Rusia con la OTAN, contando con Ucrania como trompo puchador. En todas estas decisiones demostró estar comprometido con la soberanía nacional y la paz mundial.

Por eso no se entiende que autorice la participación de soldados colombianos en el comentado operativo, como tampoco que no haya hecho lo necesario para que se retiren las bases militares norteamericanas de nuestro territorio ni se estén adelantando las inaplazables diligencias orientadas a deshacer el acuerdo que nos convirtió en socios globales de la OTAN, oprobiosa vinculación que nos hace ver como un manchón en el mapa de los países del sur.

Lo anterior no quiere decir que propugnemos por una radicalización de la política de nuestro Gobierno ante los Estados Unidos.

Tal propósito no está incluido en la agenda de cambio que orienta Gustavo Petro, ni nuestro pueblo cuenta con un nivel de conciencia y resolución antiimperialista tan alto como para esperar que salga a defenderlo, si las circunstancias así lo demandaren.

Pero sí es necesario que, con el más elevado espíritu antiimperialista, exprese su rechazo a que flotas extranjeras surquen nuestras aguas, exija que se retiren las bases militares norteamericanas afincadas dentro de nuestras fronteras y demande la derogatoria de todos los tratados militares que nos han puesto en el vergonzoso papel de subalternos de las políticas imperiales.

No podemos olvidar que, gobierne quien gobierne, la soberanía se defiende.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
¿Por qué las denuncias de Olmedo López deben tomarse con pinzas?

¿Por qué las denuncias de Olmedo López deben tomarse con pinzas?

Nota Ciudadana
Caricatura: ¿Cómo creerles?

Caricatura: ¿Cómo creerles?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--