Andres, el hijo de Petro que terminó asilado en Canadá

Su papá era el comandante Andrés y su mamá, Luz Mery Herran quien también militaba en el M-19 y trabaja ahora en el gobierno Maduro, él rehízo su vida lejos

Por:
enero 12, 2021
Andres, el hijo de Petro que terminó asilado en Canadá

La historia se la ha contado muchas veces Mary Luz Herrán a su hijo, Andrés, tanto que se la sabe de memoria. Es un libro que repite el joven de 30 años en sus momentos de mayor soledad, esos que lo persiguen desde que tuvo que salir abruptamente de Colombia en el 2012, luego de sobrevivir a un atentado en Medellín.

La historia de amor entre sus papás la conoce Andrés como si la hubiera vivido. Era 1988, ella tenía 17 años y vivía en el popular y combativo barrio Gaitán de Barrancabermeja. En esa época empezaban a aparecer en las noticias las masacres que grupos de extrema derecha perpetraban contra la Unión Patriótica. Movida por su fuego interno se fue a Barrancabermeja, donde los sindicatos eran objetivo militar de los incipientes grupos paramilitares.

En esa época Mary Luz  hacía décimo grado, el antiguo quinto de bachillerato y pertenecía al grupo juvenil Nuevos Horizontes y de ahí pasó a las Juventudes Comunistas. Su contacto en el M-19, un guerrillero bogotano conocido por el nombre de Nelson, lo conoció en Barranca,  ella le enseñó a respirar en el sofoco perpetuo que se siente a orillas del Magdalena y también a vivir en una región donde se masacraba al que pensara diferente, al que luchaba. Él, en contraprestación, fue su celestina.

Una tarde hirviente le presentó al amor de su vida. Le decían Comandante Andrés, sus gafas, de lentes como culos de botella, dejaban ver una mirada inteligente, acaso seductora. Ella lo recuerda todo, hasta como iba vestido: Reebook negros, camisa remangada y abierta, pantalones blancos. A diferencia de los otros comunistas que ella había conocido este no se paraba en la palabra sino que escuchaba. Fue un flechazo inmediato. Esa noche, en medio de las canciones de salsa y las cervezas, le dijo que se llamaba Gustavo Petro.

Petro en 1983, por los años que construía un barrio para los que no tenían casa

A Mary Luz su vida en Barranca se terminó a los 18 años. Su decisión de pertenecer al M-19 inclaudicable. Esa guerrilla la bautizó con el nombre de Mariana y la ubicó en el pueblo de Girón, famoso por sus casas coloniales, sus calles empedradas y su chocolate espeso. A Petro le gustaba, para atenuar el bochorno, tomarse un par de cervezas. Tenía 28 años y las ganas de cambiar el país. El M-19 fue la última guerrilla que se hizo a base de sueños, de ilusiones. Petro era uno de sus intelectuales más respetados. Sin embargo Mariana no sabía que su comandante y novio tenía un hijo de dos años de nacido, llamado Nicolás y otra mujer, conocida con el nombre de Katia y que también pertenecía a esa guerrilla.

En un sofocante atardecer de octubre de 1988 las citó a las dos en una cafetería de Girón y les dijo mirándolas detrás del grueso vidrio de sus lentes “A ti Katia te quiero como una hermana, a ti Mari Luz como una mujer”. La felicidad de tener asegurado su amor se borró pronto: en diciembre de ese año cayó en un operativo del ejército Estuvo presa hasta el 17 de abril de 1990, nueve días antes de que en un avión uno de los hombres de Carlos Castaño asesinara a Carlos Pizarro, el comandante del M-19 que firmó la paz con Barco.

Mary Luz y Petro durante los años maravillosos

Mary Luz vivió con Petro diez años. Fue una década intensa en dónde no sólo tuvo a sus dos hijos, Andrés y Andrea, sino que se graduó de bachiller en el colegio Pedagógico de Bucaramanga y decidió estudiar Relaciones Económicas Internacionales en la Universidad Autónoma de Colombia. Se radicó durante dos años en Bélgica por el cargo en el que fue nombrado  Gustavo Petro recién firmado el acuerdo de paz en el gobierno de Virgilio Barco  y vivió el cambio en su relación. Andrés recuerda ese periplo europeo con una mezcla de nostalgia y felicidad.

En el año 2000 Gustavo Petro llegó a Sincelejo a dar una conferencia en la Corporación Universitaria del Caribe. La joven estudiante de derecho Verónica Alcocer era una de las organizadores. Alta y rubia, Alcocer brillaba en el auditorio. A sus 20 años estaba recién separada de su primer esposo y ya tenía un hijo. Fue amor a primera vista. Mary Luz se dio cuenta de la química inmediata y muerta de los celos encaró a la joven y, sin aspavientos, le explicó que era un hombre casado, padre de dos hijos. Nada importó. Empezaron una relación a distancia gracias a las llamadas diarias y en diciembre del 2000, a pesar del reparo del papá de Verónica, Jorge Emilio Alcocer, patriarca conservador de Corozal, muy cercano a  Álvaro Gómez, se casaron en diciembre del 2001.

Petro y Verónica: amor a primera vista. Foto del día que se casaron

Andrés ha tenido siempre una buena relación con su papá con quien comparte además la militancia. En el año 2.011 sobrevivió a un atentado y cinco años después, en el 2016 se instaló en  Canadá donde solicitó el estatus de asilado politico que le acaba de ser concedido. Mientras Petro guardó silencio Luz Mary publicó lo siguiente en su cuenta de Twitter: “Las primeras lágrimas del año. Acabo de hablar con mi hijo Andrés Gustavo Petro, la han dado el asilo político en Canadá. No se por qué tiene que ser así. Este país duele y sobre todo tener que aceptar que los hijos se vayan para estar a salvo”.

Entre Mary Luz y Petro sólo quedan buenos recuerdos. Es que, a principios del 2019, el escritor Hector Abad Faciolince había escrito en su cuenta de twitter lo siguiente:  “Un cable de wikileaks interesante es ese en el que Gustavo Petro le reconoce al embajador gringo que él tiene “orden de alejamiento” de su exesposa. ¿Se la habrán dado por buen trato intrafamiliar?” La propia Luz Mary le respondió al autor de El olvido que seremos: Que mentira tan grande señor @hectorabadf, el padre de mis hijos @petrogustavo  con quien viví en la guerrilla y en la vida civil nunca me violentó ni tuvo orden de alejamiento. Es la 2da vez q ud miente, voy a tener q pedirle q se retracte, so pena de denuncia. Salió en defensa de su ex esposo con quien mantienen una relación fluida.

Ella, desde la época de Chávez, trabajó con el gobierno Bolivariano y fue una de las creadoras del Instituto Bolivariano de Estudios de América Latina, lo que le ha granjeado críticas y acusaciones, pero donde se siente cómoda trabajando en un régimen al que le apostó junto a Petro cuando era la propuesta Bolivariana de Hugo Chavez, a principios de los años noventa

*Información tomada de Tele Santander

-.
0
15900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
De oportunista y mentiroso trata Alejandro Gaviria a Petro

De oportunista y mentiroso trata Alejandro Gaviria a Petro

Petro se echa encima a dos poderosos sindicatos

Petro se echa encima a dos poderosos sindicatos

En una Plaza de Bolívar colmada, Petro cierra campaña

En una Plaza de Bolívar colmada, Petro cierra campaña

Gustavo Petro y la segregación del vallenato

Gustavo Petro y la segregación del vallenato