¿Alguien quiere volver a pensar en Cúcuta?

"Con el Venezuela Aid Life nos dimos cuenta de que se hace necesario centrar las miradas también en la ciudad"

Por: Jesús Sepúlveda Bermont
mayo 22, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Alguien quiere volver a pensar en Cúcuta?
Foto: R.R. - CC BY-SA 4.0

Después del 23 de febrero, la ciudad recordó los males de siempre. Sin la presencia de presidentes, ministros, embajadores, diplomáticos, congresistas, artistas internacionales, medios de comunicación de todo el mundo y hasta el multimillonario Richard Branson, la ciudad volvió a quedar a merced de los problemas que le aquejan desde hace varios años.

Pasaron los días y Maduro no cayó, no cesó la usurpación. Algunas ayudas humanitarias entraron a Venezuela y el presidente Duque siguió centrando su agenda en el cerco diplomático, el cual aceptaría meses más tarde que se debilitó.

Con el Venezuela Aid Life nos dimos cuenta de que se hace necesario centrar las miradas también en la ciudad. Cúcuta requiere de atención inmediata. No supimos si la ayuda humanitaria tuvo en cuenta a los productores locales, algo que pudo aliviar la crisis de competitividad que tiene la región. Tampoco nos dijeron si los camiones (o al menos los conductores) que transportaban la ayuda eran cucuteños.

Tristemente, pareciera que nos convertimos en una ciudad de paso: somos un peaje, una parada obligada para fortalecer la imagen de gobernantes y líderes de opinión que incendian la frontera con discursos y peroratas cargadas de resentimiento y llamados a una confrontación militar.

El discurso del castrochavismo cala en tiempo de elecciones y compartimos la salida de Maduro del poder, pero las soluciones, a corto o mediano plazo, resultaron escasas. Aquí vino el embajador Francisco Santos a anunciar que la ciudad sería un foco económico en la reconstrucción de Venezuela. Aquí vino Mike Pompeo a enarbolar los ánimos de ambos lados de la frontera. Y también vino el presidente Duque, a anunciar un plan de choque que, a todas luces, insuficiente. Y también vino Marta Lucía… y Marco Rubio… y Guaidó… y Whitaker… y los males siguen acechando a esta ciudad.

Cúcuta es la segunda ciudad de Colombia con mayor desempleo (16,3%), posee una alta tasa de informalidad (70,6%). La inseguridad está desbordada. Cada día que pasa, siguen llegando migrantes y retornados que se cuentan por miles.

No estaría mal que toda la industria cultural de nuestro país (y por qué no de toda Latinoamérica) viera la necesidad de crear un Cúcuta Aid Life. Aquí la estamos pasando mal y es momento de tomar acciones correctivas. Hacerlo a tiempo nos ayudará a evitar una hecatombe social. Es ahora o nunca. Por favor, pensemos en Cúcuta.

-.
0
616
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Haciendo malabares con la vida

Haciendo malabares con la vida

Ramiro Suárez, el criminal que sigue mandando en Cúcuta desde La Picota

Ramiro Suárez, el criminal que sigue mandando en Cúcuta desde La Picota

Nota Ciudadana
Cúcuta: toche, aquí no falta plata, aquí sobran ladrones, y de paso, sobran los indiferentes

Cúcuta: toche, aquí no falta plata, aquí sobran ladrones, y de paso, sobran los indiferentes

Venezuela y la región no está para juego de guerra

Venezuela y la región no está para juego de guerra