Opinión

Algo hay que reconocerle al Dr. Duque

Sin saber cuáles son los contaminados y disminuyendo el número de contactos, solo se postergará la propagación; no queda sino dar palos de ciego y eso está haciendo el gobierno

Por:
marzo 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Algo hay que reconocerle al Dr. Duque
El presiente Duque está haciendo lo que se puede para contener la pandemia, aún no sabemos si lo logrará

Como al alumno aplicado que no se sabe si dará con la solución o no, debemos reconocerle al presidente que en la búsqueda de la contención del coronavirus está trabajando hasta dónde se puede.

Infortunadamente hasta el momento no se sabe si logrará el resultado deseado.

Una epidemia no desaparece sino cuando se llega a su total erradicación.

Se puede contener y mitigar. Lo primero, para reducir su multiplicación; lo segundo, para disminuir su morbilidad, su efecto dañino.

En el caso del coronavirus ya existe experiencia y conocimiento para manejar esas dos etapas.

El ejemplo de China muestra que con medidas draconianas de confinamiento y aislamiento se logra minimizar el contagio, aunque a un costo grande tanto de libertades como económico. El encerrar a cada elemento infectado o incluso sospechoso, cargando su manutención al Estado, y el aislar cada comunidad de cualquier contacto externo permitió controlar la propagación del virus llegando a niveles donde la reproducción del mal es mínima, y logrando que al mismo tiempo los casos que sanan sean más que los que aún son potencialmente transmisores.

En Corea del Sur lograron impedir el desarrollo de la endemia sin confinamiento pero aislando a los infectados mediante la detección temprana. Con tomas de temperatura en todos los lugares públicos y tests con kits de sensibilidad a las etapas primeras de la enfermedad manejaron toda posible fuente de reproducción separando a esas personas del resto de la comunidad.

En ambos casos el camino fue detectar quienes son los posibles portadores del contagio y aislarlos del resto de la población.

El problema que enfrentamos nosotros es que para hacer la detección temprana de los enfermos que apenas están incubando pero ya son transmisores no tenemos los kits que se necesitan -y que en la práctica no existen en el mundo en las cantidades que se requerirían, luego es imposible conseguirlos-.

Aquí con la cuarentena lo que se está ensayando es confinar a los individuos sanos esperando evitar la posible contaminación por la cercanía con los enfermos. Pero, sin saber cuáles son estos últimos y apenas disminuyendo transitoriamente el número de contactos, lo previsible es que solo se pueda postergar o diferir la propagación pero no desaparecer el carácter epidémico y su multiplicación exponencial.

No queda alternativa sino dar palos de ciego y eso está haciendo el gobierno. En todo caso de algo debe servir. Mejor intentar algo que no hacer nada; y a veces con pañitos de agua tibia se alivian los males.

________________________________________________________________________________

Lo malo es que cuando no se explica el sentido o la lógica de lo que se espera de las medidas, se produce en algunos el pánico y en otros el escepticismo y la molestia

________________________________________________________________________________

Lo malo es que cuando no se explica el sentido o la lógica de lo que se espera de las medidas que se adelantan, se produce en algunos el pánico y en otros el escepticismo y la molestia que se han sentido hasta ahora.  Bien -aunque tarde- que se haya entendido la conveniencia de informar sistemáticamente el propósito y el alcance de las decisiones que se toman.

En buena hora también decidió el Dr. Duque asumir el timón del barco. Inventos aislados como lo de un simulacro – que como la palabra lo indica es solo una simulación de la cual ni se busca ni se espera ningún resultado-, no ayudan en nada. Ni lo hace el manejo por parte de cada autoridad local como si de cada mandatario dependiera la mejor respuesta -o como si tuviera la capacidad científica y la atribución jurídica para decidir cuál es-.

En cuanto a los mayores de 70 años la verdad es que por ser los más vulnerables podrían congestionar el sistema de salud y algo de razonable tiene que, siendo quienes menos perspectivas tienen de saneamiento, puede justificarse que sean los de menos prioridad en atención. Pero esa que es la verdadera justificación contrasta con que al mismo tiempo tanto para trasmitir como para contagiarse son quienes menos probabilidad tienen, puesto que normalmente sus contactos se van limitando a los familiares. Tendría sentido el incluir aislarlos hasta de los familiares, mas no limitarlos a interactuar solo con ellos durante dos meses y medio con el cuento de que es por cariño y agradecimiento.

-.
0
4602
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Seguirá Trump siendo un peligro para el mundo?

¿Seguirá Trump siendo un peligro para el mundo?

Geopolítica o Geoeconomía

Geopolítica o Geoeconomía

Cómo se puede entender a Trump

Cómo se puede entender a Trump

Contra el neofeminismo

Contra el neofeminismo

Lo que nos deja Patricia Linares

Lo que nos deja Patricia Linares

Con nadadito de perro…

Con nadadito de perro…

Un Acuerdo que cojea

Un Acuerdo que cojea

La corrupción no es solo de las personas

La corrupción no es solo de las personas