Alejandro Gaviria y su respeto por las religiones: un yogur muy 'light'

El candidato ha presentado una postura neutra y de ‘respeto’ ante las diversas religiones, pero desconoce el papel nefasto que han tenido en nuestra historia

Por: Víctor M. Gómez
octubre 18, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Alejandro Gaviria y su respeto por las religiones: un yogur muy 'light'
Foto: Twitter @agaviriau

En diversos comunicados y videos el candidato ha presentado su postura frente al papel de las religiones en la política y el humanismo. Esta ha sido una postura de gran dificultad intelectual proviniendo de un candidato ateo o no creyente, y comprometido con el carácter laico del Estado colombiano.

El candidato ha presentado una postura de neutralidad y de ‘respeto’ ante las diversas religiones y creencias que compiten con él en el acceso al poder político. Pero una mirada crítica al papel político y cultural de las religiones impediría dicha postura neutral, por el contrario, se requeriría una postura asertiva de los principios de un Estado Laico, de estricta separación entre Estado y religiones, y de control de proyectos religiosos que aspiran a influir en la formulación de las políticas públicas.

Postulo ocho (8) razones que cuestionan la postura del candidato frente al poder político de las religiones.

  1. Es falso que todas las religiones coincidan en visiones humanistas y de progreso espiritual: en nombre de muchas religiones ha habido masacres, asesinatos, torturas, exilios, persecuciones y todo tipo de vejaciones a los no creyentes. Las religiones monoteístas son imperialistas: imponiendo su verdad por la cruz y la espada, por la tortura, el terrorismo, persiguiendo a creyentes de otras ‘verdades’. Y en sociedades contemporáneas controlando instituciones del Estado, como la jurisprudencia, la justicia, la educación (poderoso instrumento de reproducción de creencias religiosas).
  2. En nuestro medio, las creencias cristianas han sido no solo fuente de violencia política (recordar la bendición de las armas de conservadores para matar a liberales), sino el principal obstáculo para el logro de derechos humanos como el de la muerte digna, la diversidad sexual, y el de las mujeres a controlar su cuerpo y sexualidad.
  3. Religiones y poder político: las creencias religiosas no se circunscriben a vivencias ‘espirituales’. A lo largo de la Historia las religiones han estado estrechamente vinculadas con los poderes políticos. En el cristianismo, desde Constantino en el siglo III, pasando por los siglos de control religioso de las sociedades, hasta la Derecha Cristiana en Estados Unidos, y el hinduismo radical ultranacionalista que persigue a los musulmanes. De su parte; el Estado Islámico, los talibanes, el Partido de Dios y las teocracias se basan en el control de Estados, ejércitos, milicias y escuelas, para imponer su ‘verdad’, sus revelaciones, a otros. Numerosos ejemplos contemporáneos de poderes políticos legitimados por la religión en Rusia, Polonia, Hungría, Brasil, Irán, Turquía…
  4. El concepto de ‘libertad de cultos’ implica la libertad individual de creer en lo que cada persona quiera (independientemente de su grado de racionalidad o esoterismo), pero no en la libertad para la educación religiosa confesional. En su lugar, la educación de los jóvenes sobre lo que significa el fenómeno religioso en sus dimensiones culturales, históricas, políticas y psicológicas. En este país, aun en escuelas públicas se ofrece educación confesional, violando abiertamente la naturaleza de ‘estado laico’ de nuestra Constitución.
  5. Se abusa del concepto de ‘respeto’ a las creencias religiosas, en lugar de ‘tolerancia’, pues el ‘respeto’ implica una disposición positiva hacia determinada religión. Y como muchas religiones, o conjuntos de creencias, son cuestionadas por sus posturas políticas y por el sometimiento de la razón a la creencia, difícilmente se puede postular el ‘respeto’ como una disposición deseable.
  6. La posición del candidato Gaviria sobre las religiones es acomodada a expectativas de ser políticamente correctas, como si fuera posible la neutralidad política ante creencias con efectos sociales negativos para los no creyentes. ¿Cuál será su verdadera postura al ser enfrentado a presiones políticas a favor de determinadas creencias e intereses particularistas, y tal vez opuestos al interés y bienestar de la sociedad mayor? ¿Cuánto puede durar la neutralidad valorativa frente a las agendas propias de grupos religiosos?
  7. Esta postura neutral y de ‘respeto’ del candidato no puede provenir de una ingenuidad política sino de una estrategia de captar votos cristianos, desaprovechando la oportunidad para reafirmar el carácter ‘laico’ del Estado colombiano, lo que implica una estricta separación entre el Estado y las religiones, y el control de las influencias políticas de éstas en la política pública.
  8. Muy débil, confusa y acomodaticia la postura del candidato sobre la ‘papa caliente’ de los intereses religiosos en el control del Estado.
-.
0
900
El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus