Alcalde Quintero, por favor, no se haga “el de las gafas”

¿Por qué tanto silencio sobre las denuncias que involucran a Óscar Hurtado, secretario de Hacienda de Medellín?

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
mayo 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Alcalde Quintero, por favor, no se haga “el de las gafas”
Foto: Twitter @QuinteroCalle

A cuatro días que el periodista Juan Pablo Barrientos denunciara el entramado de nombramientos que perecen favorecer los intereses de la empresa familiar del secretario de Hacienda de Medellín, Óscar Hurtado ni Daniel Quintero se han pronunciado públicamente. A la fecha, solo se ha manifestado la gerente de Metrosalud, Martha Cecilia Castrillón, para referirse a la renuncia de Cecilia Hurtado Pérez (hermana del secretario) a la intermediación del cuestionado peritaje aduciendo “motivos personales” (el mismo día que se hace pública la denuncia).

El alcalde no ha dicho nada para exigir la clásica celeridad en las indagaciones, defender a su secretario o simplemente pedirle claridad. Ha guardado silencio a pesar que la denuncia salpica a quien maneja los recursos de la ciudad, que pasó factura con la renuncia de la hermana del secretario y le da harta munición al uribista Alfredo Ramos, que es el único concejal que le he prestado atención al tema. Al parecer, Quintero se va haciendo el “de las gafas” con esa denuncia.

Decir que Quintero se va haciendo el “de las gafas” tiene cierto sentido de contradicción. Quienes conocieron la faceta de activista del alcalde recordarán su simbolismo al momento de hacer control ciudadano. En octubre de 2018, instaló las gafas más grandes del mundo (es muy propio de su estilo de comunicar la grandilocuencia, dícese, el más grande, el más potente, el mejor) en el corazón de la Alpujarra para exigirle a Federico Gutiérrez claridad sobre Hidroituango. Ese episodio marcó un antes y un después en su camino por la alcaldía.

También se recordará que desde las redes fue incisivo con algunas decisiones de Fico como el gasto excesivo en posicionar su imagen en medios y la pasividad de un secretario de Seguridad (al que consideraba un “practicante universitario”). De ese modo se graduó como el mayor opositor de Fico como activista ciudadano. Sí, así es Daniel cuando esta en la orilla de la oposición, directo y estratégico en la forma de comunicar sus críticas. Incluso, si no hubiera ganado la alcaldía y hoy fuera concejal seguro sería uno de los críticos más juiciosos del hipotético alcalde Alfredo Ramos.

Aunque por estos días toda la atención está enfocada en la atención al COVID-19 y el manejo de la pandemia y Quintero se ha convertido en uno de los mandatarios que mejor ha manejado la crisis, no se puede olvidar que ha guardado silencio sobre los señalamientos que pesan sobre su secretario de Hacienda (¿nepotismo, conflicto de intereses o una torpeza monumental?) y también sobre los posibles sobrecostos en paquetes alimenticios que salpican la Secretaría de Educación.

Sobre esto Quintero que en la práctica es un microgerente que toma las últimas decisiones y está al tanto de todo, se va haciendo el “de las gafas”. Me sorprende que solo el concejal del Centro Democrático Alfredo Ramos se haya interesado en ventilar y prestarle atención al caso del secretario de Hacienda, de los otros concejales no he escuchado pronunciamiento o intención de proponer un debate de control político. ¿Quién le está haciendo control a Quintero desde el Concejo? ¿Acaso será necesario volver a instalar las gafas más grandes del mundo en La Alpujarra?

Ante los comentarios de “lora que repite sin mayor rigor las mentiras del uribismo” que se han hecho sobre mi persona por parte de funcionarios de la administración y que buscan no solo amedrentar mi libertad de opinión sino mi derecho al control ciudadano, quiero expresar que a Daniel Quintero lo apoyé. De hecho, escribí textos favorables a sus fortalezas como candidato (muchos los leyó) y hasta participé aportando ideas a su plan de gobierno. Sin embargo, eso no anula mi libertad de opinión o de control ciudadano a su gobierno, antes me da más autoridad ética para cuestionar, exigir claridad y plantear preguntas. Si le di mi respaldo fue para que cumpliera. Además, no olvido que la bandera de la independencia y la transparencia fueron su leitmotiv en campaña.

No tengo nada personal contra nadie de su gobierno y ahí encuentro personas valiosas que aprecio y respeto. No estoy en un complot del uribismo (ya que soy antiuribista hasta el tuétano), no ando buscando la caída de nadie y antes hago uso de mi derecho constitucional al control ciudadano. Invito al alcalde a pedirle mesura a sus funcionarios, respeto a la prensa libre y a quienes nos expresamos con libertad frente a su administración. En eso espero que no se haga “el de las gafas”.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
34000

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

"Reconozco el dolor que causa su detención": alcalde de Medellín sobre Uribe

"Sólo le faltó meter a la Junta Directiva de EPM a Julián Román y Adriana Lucía"

Nota Ciudadana
Medellín ya no es

Medellín ya no es "ejemplar" en el manejo de la pandemia

El temple de Diana, la esposa del alcalde de Medellín

El temple de Diana, la esposa del alcalde de Medellín