Al río Manzanares lo están matando sus vecinos

¿Qué pasa con el Río Manzanares? La contaminación y el daño ambiental no se pueden ocultar cuando se recorren sus aguas para detallar la catástrofe

Por: Corporación Samarios Sí Podemos - Fundación Salva Tu Río
Octubre 25, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Al río Manzanares lo están matando sus vecinos

Samarios Sí Podemos y la Fundación Salva Tu Río * realizamos un recorrido por el río el pasado 17 de octubre.  El mal manejo de las basuras, los desechos que sus habitantes le arrojan, y la desidia de algunas empresas, son las problemáticas más graves, entre otras, que encontramos a lo largo del cauce del cuerpo de agua, que es vital para la vida de la capital del Magdalena.

La travesía empezó en el barrio San Pedro Alejandrino, en un parque infantil del mismo nombre, recién inaugurado por la Alcaldía. No jugaban niños en ese momento. Se estaban bañando unos metros más abajo, en las espesas aguas color café del Manzanares.

rios niños

Pasamos luego por una majestuosa ceiba bonga que ronda la sede de Corpamag, cuya edificación no se escapa del paisaje de desechos que cubre la acera de enfrente, y llegamos al sector de Malvinas. De resaltar en este lugar el trabajo reciente para recuperar el cauce del Manzanares. Se hizo colocando tierra excavada a manera de muro, con el fin de prevenir las inundaciones de la época lluviosa.

Sin embargo, la intervención se realizó sin el más mínimo cuidado y no se recogió previamente la basura.  El resultado: un cauce hundido y alinderado por tierra compactada de la que sobresalen plásticos y diversos objetos, que amenazan con caer o con ser arrastrados por la corriente cuando suba el nivel del agua.

La basura es la constante en este triste recorrido por la ribera barrial del río. Vimos forros y motas de algodón o fibra sintética de colchones sin resortes, por ejemplo. En las Malvinas, un barrio de estrato 1 y de calles sin pavimentar, los resortes de los colchones  se utilizan como cercas divisorias de las casas. Allí hay montones de salones de belleza, improvisados en pequeñas terrazas, cuyos residuos biológicos de “cortes a $5.000 pesos” podrían propagar virus, bacterias y hongos que, claro, van a parar al río junto con pañales y toallas higiénicas.

basura rio

En el barrio Las Vegas, afortunadamente, se siente un respiro. Calles angostas pavimentadas y peatonales con casas a lado y lado, que terminan en otro parque infantil, también recién inaugurado; dos jardines infantiles y un muro bellamente pintado.

Pero más allá de la cancha de fútbol, de los jardines cuidados por los vecinos y del pozo de agua subterránea,  a una cuadra del solaz, emerge el sector de Salamanca, compuesto por las casas ribereñas al Manzanares. Allí, otra vez el fin del mundo: Materiales de construcción; bolsas plásticas azules y blancas; colchones, sillas, mecedoras y electrodomésticos  esperando turno para caer por gravedad a la crecida del río.

 

Aun con el buen estado de la vegetación contigua a las viviendas de Salamanca y de Villa del Carmen, el barrio ribereño de enfrente,  cuyo verde natural se ve adornado por frutos de diversos colores, formas y materiales, la tristeza y la desesperanza crecen no solo por la impresión que produce el espectáculo de desechos de todo tipo, sino por la impotencia para solucionar un problema estructural y transversal.

Es como si estuviéramos frente a un camello tratando de pasar por el ojo de una aguja.

casas rio

 

“La gente es floja. El río es el patio de la casa”

Mientras contemplábamos el río, alguien de Villa del Carmen nos sorprendió por su buena puntería con una bolsa azul que botó al Manzanares. Y no es porque la empresa de aseo de Santa Marta no pase, nos dijo otro vecino. Lo hace a unas cuadras de distancia, pero …la gente es floja. El río es el patio de la casa y prefieren tirar la basura allí que sacarla a la calle…”, afirmó.

Seguimos el recorrido hacia Villa Alejandría, justo frente a una salida de la Quebrada Tamacá. En un recorrido de cuatro cuadras a la izquierda de la Quebrada, encontramos casas de dos pisos y otras construcciones de tres pisos, y amplias terrazas sin clara destinación y aún sin terminar. La ribera del Manzanares se encuentra más limpia aquí, aunque con materiales de construcción acumulados al píe del río y lejos de la zona de recolección de Inter-aseo.

escombros rio

El sector al lado derecho de la Quebrada no obstante, es un oasis de esperanza. La ribera del río está protegida por un parque de árboles de gran tamaño, que producen una sombra aún mayor, aprovechada en toda su extensión por los vecinos. Allí se conserva la vegetación en la ribera y se respira aire puro.

Terminamos el recorrido en el barrio Minuto de Dios, intervenido ambientalmente hace 10 meses, mediante la reforestación de la ribera del Manzanares, con la participación y el padrinazgo de los habitantes del barrio. Allí, el río se había protegido con una reja de varios metros de largo, asegurada con un candado cuyas llaves quedaron en manos de los vecinos.

Hoy en día, los árboles sembrados siguen vivos, pero están rodeados de basura y de escombros de construcción, que han llegado hasta allí a través de la paulatina destrucción de la reja, cuya puerta que ya no tiene candado. Se le suma una montañita  de basura donde sobresalen  los empaques de las tintillas de un vecino carpintero que trabaja recostado a la reja y que alguna vez se comprometió a apadrinar un árbol.

ultima rio

Para agravar el tema, las lluvias de octubre no son una bendición para el río ni para el mar. Por el contrario, facilitan la labor de transporte al Océano Atlántico de la basura con la que alimentan el Manzanares en forma inconsciente, insensible e irresponsable, los habitantes de sus riberas ante “los ojos que no ven” de las autoridades distritales encargadas del medio ambiente.

En conclusión, urge un trabajo inmediato que permita la recuperación del Manzanares. Y que el agua se respete, para que el mar no se alimente de tanta podredumbre contaminante, que, como dice Juan Gossaín*, afecta la salud de las especies de consumo humano con el terrible mal de Minamata. No podemos tolerar que los pescadores se topen con peces y camarones degenerados, ni que sus hijos y los de todos nosotros, nazcan sin ojos y sin brazos, por culpa de tanta porquería arrojada, no a un río de Macondo, sino a la arteria fluvial de la Perla de América.

*La Corporación Samarios Si Podemos y la Fundación Salva Tu Río son organizaciones sin ánimo de lucro que desarrollan proyectos ambientales en Santa Marta a partir del voluntariado de sus miembros.

*El terrible mal de Minamata. Juan Gossaín. Domingo 23 de octubre de 2016. Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1816

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Santa Marta la ciudad que se preparó para el posconflicto

Santa Marta la ciudad que se preparó para el posconflicto

Nota Ciudadana
Una pelea en la que pierde Santa Marta y la región

Una pelea en la que pierde Santa Marta y la región

Ati Quigua, la indígena arhuaca fórmula de Caicedo, que seguirá adelante con la campaña presidencial

Ati Quigua, la indígena arhuaca fórmula de Caicedo, que seguirá adelante con la campaña presidencial

El garrotazo de los samarios a los españoles de Metroagua

El garrotazo de los samarios a los españoles de Metroagua