¡Agua para Cúcuta!

No es un secreto para la población cucuteña que su principal fuente hídrica está sobrepasando su capacidad

Por: Juan Álvaro Medina Lerzundy
octubre 15, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Agua para Cúcuta!
Foto: tomada de internet

Los habitantes de Cúcuta, Villa del Rosario, El Zulia y Los Patios padecen una constante crisis: tener que pasar días sin recibir una gota de agua en sus hogares. No es un secreto para la población cucuteña que su principal fuente hídrica está sobrepasando su capacidad.

La generación de un proyecto que ayude a solucionar estos inconvenientes en la Perla del Norte es de vital importancia. A lo largo de los años se han ido diseñando diversas estrategias para ayudar a mejorar su problemática hídrica, aunque sin conseguir un logro significativo. En un principio se contaba con el acueducto y alcantarillado de Cúcuta, alimentado por las aguas del río Pamplonita, pero estas medidas se vieron muy cortas al empezar a evidenciarse el daño recibido al afluente.

Uno de los grandes problemas que ha sufrido El Pamplonita es el haber sido golpeado frecuentemente y de forma inescrupulosa con una gran cantidad de agentes contaminantes; claro ejemplo son los derrames de crudo que se vivieron en los años 2007 y 2011, ocasionando que la población cucuteña quedara sin agua, durante casi dos semanas, como efecto de cada uno de estos infortunados eventos. Desde entonces, la empresa Ecopetrol, encargada del mantenimiento y cuidado del Oleoducto Caño Limón-Coveñas, asumió la responsabilidad por los derrames y se comprometió con la creación de un plan de contingencia para evitar que un hecho de esta magnitud se repitiera.

¿Qué se tiene contemplado para el manejo del agua en Cúcuta?

Después de los accidentes con petróleo, se inició una búsqueda de soluciones para descontaminar y aligerar la carga del Pamplonita, y es en el desarrollo de esta tarea que el “Embalse Multipropósito Cínera” comenzó a resonar nuevamente en las instalaciones de la Gobernación.

¿Pero qué es el Cínera y por qué “nuevamente” aparece? Es un proyecto que se ha venido contemplando desde hace más de medio siglo y consiste en el represamiento de los ríos Zulia, Zulasquilla, Arboledas, Cucutilla y Salazar, desde su cuenca en el corregimiento de Hato Grande. La idea con este represamiento es generar un lago artificial que regule el caudal del río Zulia y permita una distribución sostenible del agua.

La persona que visionó el Embalse Cínera fue el Dr. Senén Botello Rangel, uno de los ingenieros de mayor reconocimiento de la región.

Además del embalse se propuso la creación del Acueducto Metropolitano. El proyecto fue planteado en una primera instancia como medida de respaldo para otros momentos en que sucedieran accidentes como los de años anteriores. La inversión de Ecopetrol para este proyecto hídrico fue de $188.532 millones de pesos, con este dinero se pretendía la construcción de un acueducto que tomara el agua directamente del rio Zulia, la potabilizará y transportara por bombeo a la capital nortesantandereana, la idea tuvo  la aprobación  de la Gobernación y la Secretaría de Aguas Potables y Saneamiento Básico.

¿Cómo funciona el acueducto y alcantarillado en Cúcuta?

Cúcuta cuenta con un sistema de distribución hídrica de dos afluentes: El Pamplonita y El Zulia, de este último río el agua se extrae desde un tanque de enfriamiento de la Central Eléctrica Termotasajero;  el río es encauzado a este lugar, donde es utilizado con fines de generación de energía, el agua usada para mover las bobinas generadoras es enviada a unos tanques, para ser enfriada, una vez en éste sitio es succionada a las tuberías del acueducto para su posterior potabilización y distribución en los sectores de Atalaya.

Este sistema está trabajando a un cuarto de su potencial, ya que cuando fue diseñado en 1982, por la empresa HIDROSAN LTDA, contemplaba dos etapas: La primera es la que mencionamos anteriormente y una segunda etapa consistía en la ampliación de la capacidad de este acueducto, la idea era que en estas dos etapas Cúcuta debía captar 2000 litros por segundo para el año 2006, pero solo se cumplió una parte de la primera etapa debido a que el uso de las motobombas era demasiado costoso y se tuvo que reducir su operación: de los 2000 L  que se tenían contemplados,  se están captando solo 600, es decir un cuarto de lo que se tenía previsto.

CÍNERA VERSUS ACUEDUCTO METROPOLITANO

La controversia comienza desde la formulación del acueducto que actualmente tenemos, Pamplonita y Zulia,  debido a la utilización de forma indiscriminada de los recursos de estas dos afluentes.

El Cínera busca controlar, regular y ayudar a la recuperación  de los caudales de los ríos; y el Acueducto Metropolitano, la distribución del agua a todos los ciudadanos. En ambos proyectos se contempla el bienestar de la población metropolitana, pero con distintos métodos para llegar a la entrega del líquido.

La disputa que se da aquí es: cómo se entrega el agua, si por bombeo (Acueducto) o por gravedad (Represa) esa ha sido la principal diferencia, a las que se le han ido sumando factores económicos, sociales y políticos  que evitan la elección de un sistema para la conducción del agua.

Juan David Ratkovich, ingeniero civil y cabeza del proyecto del Acueducto Metropolitano, destaca  que con éste se podrá suministrar  agua de forma constante y periódica a todos los municipios de la zona metropolitana, debido que habrá un flujo permanente de agua desde el río Zulia y el Pamplonita, logrando con la fuerza del bombeo llegar a los municipios más altos como los son Villa del Rosario y Los Patios, solucionando así los problemas que estos dos sectores presentan con el abastecimiento del líquido.

Los representantes legales del Cínera, el Ingeniero Civil, Orlando Botello Arciniegas y el Ingeniero Forestal, Yesid Navas Peñaranda,  nos mencionan que la extracción por bombeo directo hace un daño perjudicial al caudal de los ríos, debido a que el agua no es controlada y se presenta un gran desperdicio de líquido en tiempos de lluvias y sequías, contra diciendo la teoría de Ratckovich.

La Secretaría de Aguas Potables y Saneamiento Básico, manifiestan que la construcción del Cínera no está sustentada sobre estudios recientes, puesto que solo se tiene una valorización hecha por la constructora canadiense Agra Monenco, y en esta se evidencia que el proyecto es viable pero su costo en producción es elevado.

Orlando Botello, representante legal del Cínera, explica que el alto valor de implementación presentado por Agra Monenco se debe a la poca confiabilidad que el departamento y la zona Metropolitana tiene en cuestión de finanzas. Para Botello, un ejemplo se encuentra en la obra inconclusa del acueducto por bombeo del Río Zulia, en la cual no calcularon bien el precio del bombeo y resultaron quedándose sin dinero para recuperar la inversión, pagar la deuda e invertir en la segunda fase.

El Ingeniero Botello manifiesta que desde las oficinas de la Secretaría de Aguas Potables y Saneamiento Básico, se ha venido gestando informaciones confusas, con las cuales se busca desprestigiar el servicio que el Cínera quiere prestar, y así entorpecer su futura construcción.

“Yo puedo decir que el proyecto Cínera, es el mejor proyecto del planeta, que nunca ha habido un proyecto tan bueno, nos va a dar ríos de leche y miel,  y eso no es verdad” dijo Juan David Ratckovich al referirse al embalse mientras explicaba en qué consistía el Acueducto Metropolitano.

El vocero del Cínera comenta: “Todas esas mentiras que circulan: que no hay estudios, que los terrenos no aguantarían la presión del embalse, son muchas las familias que hay que trasladar, y que el espejo de agua desprenderá malos olores. Todo esto es  falso: tenemos dos estudios, el de Agra Monenco, junto con unas  actualización que hizo EPM,  en esas investigaciones se encuentran unos censos poblacionales, los cuales indican que en la zona  donde son solo 24 familias las que viven, esas son las que tocaría reubicar, los análisis de terreno los hicieron los mismo canadienses –Agra Monenco- asegurando que el terreno era bueno, resistente, que no habría problema con la presa, y para evitar los malos olores solo se reduciría la ‘biomasa’ –se talarían los árboles-  solucionando con esto los problemas mencionados con anterioridad, esto lo digo yo, sosteniéndolo donde sea.”

¿Qué se espera de estos dos proyectos?

Del Cínera y el Acueducto Metropolitano, se espera que suplan las distintas necesidades que tiene la región en cuanto al servicio de agua potable, la formación de planes de contingencia ambientales y recuperación de las cuencas, nacimiento y caudales perdidos por la tala indiscriminada, contaminación y extracción indebida del agua.

Sí se construye el Cínera, dice el ingeniero Botello, no solo se tendría un reservorio de agua, se tendría una fuente turística, mejoraría la economía de la región y ya no se tendría que pagar por altos costos de energía, debido a que se estaría produciendo en el embalse, junto con la Termotasajero. También es muy probable que la temperatura baje, porque cuando se construye un lago artificial, espejo hídrico o represa aumenta la cantidad de agua, mejorando así la humedad de la zona.

Con el Acueducto M., se esperaría que zonas como San Luis y la gran mayoría de los barrios del municipio de Villa del Rosario y Los Patios, les llegue todos los días agua a sus hogares.

¿Qué se construirá?

El Cínera por sus altos costos en construcción, $1.7 billones de pesos, es posible que sea descartada, mientras que el Acueducto Metropolitano es cada vez más una realidad, pero… los seguidores del embalse no se dan por vencidos, ya que adaptaron el Embalse Multipropósito Cínera a tres etapas, la primera que es el ACME, Acueducto Cínera Metropolitano, siendo este el pilar para la segunda y tercera etapa que consiste en el aumento de tamaño de la represa.

El ACME es el proyecto que actualmente está compitiendo por el rubro que se  aprobó de casi $340 millones de pesos, destinado para la construcción de alguno de estos proyectos. Es decir que aún falta un largo camino para la definición de a quién se le adjudicarán las aguas en Cúcuta y sus alrededores.

Con la entrada del ACME y la constante “molestia” del Comité Intergremial, se lograron detectar problemas con el Acueducto Metropolitano, problemas que fueron corregidos y llevaron a pensar a los dirigentes de tal proyecto que es necesario la creación de un reservorio para afrontar no solo problemas de derrames con crudo, si no también problemas como el fenómeno del Niño y la Niña, problemas que aquejan actualmente a la ciudad.

-.
0
1618
Tres esposas de militares, vueltas contratistas por el ministro de Defensa

Tres esposas de militares, vueltas contratistas por el ministro de Defensa

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus