Aerolíneas, tan crueles como cínicas

"El sufrido usuario suele terminar convertido en un manojo de nervios y apresado por la rabia, de la cual a la larga no hay escape"

Por: Fernando Botero Valencia
diciembre 14, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Aerolíneas, tan crueles como cínicas

Siempre creí que no había entidades o empresas peores que las EPS de Colombia, que maltratan sin ninguna misericordia y les quitan la dignidad a sus usuarios. Pero no, sí las hay, son las aerolíneas.

Estas compañías aéreas que transportan pasajeros se han convertido en los últimos meses —si no en los últimos años— en foco de indignación por cuenta de sus prácticas, que rayan y traspasan los límites de la intolerancia, el abuso, la precariedad y la total e irracional carencia de empatía.

De verdad, se han convertido en una verdadera pesadilla para quienes compran no solo tiquetes sino también planes de viajes. Si usted va a realizar un viaje en tal fecha, tienen la potestad —no sé quién o qué autoridad se las otorgó— de cambiar su vuelo de horario y hasta del día mismo con todos los perjuicios económicos —que van desde tener que perder noches de hotel ya compradas o, al contrario, tener que comprar noches del mismo muchas veces en lugares de conexión, o cambiar literalmente su plan de viaje de negocios o de placer—.

El usuario protesta y reclama, pero a los impávidos funcionarios no se les despeina un pelo para dar una respuesta satisfactoria; al contrario, acaban de hundir la banderilla en la pobre impotencia del cliente.

Para las aerolíneas —o sea, sus directivos y dueños—, el concepto de respeto hacia sus compradores de boletos es un solo eufemismo; una palabra en desuso para ellos, al contrario, cometen todo tipo de irrespetos y ultrajes con estos.

Irrespeto que continúa en los counter o mostrador de la aerolínea en el aeropuerto, con un séquito de empleados mal humorados, déspotas y descorteses, que por el simple hecho que un pasajero haga tal o cual reclamo se convierten en sus peores pesadillas.

Mal informan, informan a medias, no informan, embolatan, distraen, confunden y al final no hacen nada para terminar el sufrido usuario convertido en un manojo de nervios y apresado por la rabia, de la cual a la larga no hay escape.

Pero si incumplir y hacer cambios traumáticos en los vuelos es ya de por sí una “tragedia” para el cliente; las odiosas y sufridas penalidades que están a la orden del día de parte de estas empresas de aviación comercial sin corazón y alma; pues quieren cobrar “penalidad” por todo, y si usted comete un error al momento de hacer su compra y dar la información por su sitio web, le caen sin piedad como una hiena; sus dueños, más que ver a sus “clientes” como activos significativos y valiosos para hacer sus empresas más portentosas y prósperas, los ven como una presa que hay que tragarse viva.

Le cobran por cambiar una letra a un nombre, le cobran por cambiar un nombre completo; algo realmente castrante es cuando le cobran el mismo valor del tiquete o hasta más caro cuando necesita cambiar la fecha del vuelo. Todo con las aerolíneas es horrible.

Pero cuando creíamos que ya lo peor lo habíamos conocido de los dueños del cielo y de las nubes, lo realmente perturbador y desestabilizante para sus clientes es cuando tenemos que pedirles el desembolso del valor de los tiquetes. La ley, la siempre discordante, anacrónica y retrógrada ley, dizque les da treinta días para hacerlo, pero, claro, como ellos son los amos, dueños y señores de los padecimientos de sus clientes se toman tres, cinco, diez meses y hasta más de un año para devolverle el dinero de un vuelo malogrado y fallido a sus compradores. Y cuando el devaluado dinerito llega a destiempo, ese sufrido usuario está tendido en la lona sin respiración después de haber perdido por knock out frente al gigante metálico y con alas. Las aerolíneas siempre ganan con sello y con cara.

Pero allí no termina el camino tortuoso para un comprador, usuario, cliente o víctima de las aerolíneas. Antes, cuando estas compañías eran amigas y empáticas con sus clientes, otorgaban en el boleto una maleta de hasta veinte o veintitrés kilos, hoy cobran sumas abusivas por esa misma maleta y hay que pagarlas aparte del boleto. En los vuelos nacionales cobran hasta el 20 y 25% del valor del boleto por ese equipaje, y en los internacionales el abuso es endiablado cobrando hasta el 30 y 35% por ese equipaje.

Y cuando hay momentos difíciles y trágicos para un país que los acoge y cuyos ciudadanos les permiten ganar dinero, el alma oscura y diabólica de sus dueños y directivos aflora cobrando precios arbitrarios y descarados por trayectos que no se pueden realizar por vía terrestre. ¡Todo un ejemplo de solidaridad!

Sí, lamentable que las cosas sean así con estas compañías aéreas nacionales y extranjeras, todas tienen un mismo patrón serial de conducta “contra” sus clientes, ninguna se escapa. ¿Y por quién más crecen y prosperan sino por estos?

Para terminar de “miserabilizar” (si se me permite este término que me acabo de inventar) el desprecio de las aerolíneas hacia sus clientes, traigo a colación una anécdota que le escuché a una persona: estaba tratando de comprar un boleto aéreo y cuando llamó por inconvenientes que tenía en la web, al otro lado del teléfono el funcionario le respondió que todo lo estaban atendiendo por sus canales virtuales, que por favor siguiera escribiendo y no llamara. ¡Sin comentarios!

Y lo peor de todo ese escenario grisáceo y viciado es que vemos que los gobiernos no dicen ni hacen mucho, pues al parecer estas compañías son intocables. Por el momento, lo único que podemos hacer es confiar en no tener ningún contratiempo con nuestro viaje con una aerolínea. Si este aparece, por favor, báñese con una yerba de su preferencia y añádale unos rezos, ¡por si funciona!

-.
0
400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Latam, otra aerolínea que, como Avianca, se aprieta el cinturón

Latam, otra aerolínea que, como Avianca, se aprieta el cinturón

Avianca, entre las 10 aerolíneas más golpeadas del mundo

Avianca, entre las 10 aerolíneas más golpeadas del mundo

Nota Ciudadana
En vez de salvar a Avianca, revolucionemos a Satena que es colombiana

En vez de salvar a Avianca, revolucionemos a Satena que es colombiana

Satena, seguirá volando tranquila

Satena, seguirá volando tranquila