Opinión

Adiós, Estado

Cómo explicar una reforma tributaria para recaudar menos impuestos, el intento de lesionar a Ecopetrol, los lineamientos de los banqueros para acabar con las pensiones y la ausencia de aranceles

Por:
Enero 28, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Adiós, Estado
La recuperación económica del país y la capacidad de consumo de los hogares, depende en buena medida en que el sector público recupere su función en la economía.Foto: Captura de video - YouTube Canal Congreso Colombia

Menos intervención del Estado en la economía, es el camino adoptado por el gobierno de Iván Duque. Ha sido el esquema durante más de tres décadas, desprestigiando y subestimando el papel que este juega en la sociedad. No se puede negar el éxito obtenido: pocas personas sensatas se atreverían a defender alguna institución pública.

La ciudadanía más joven no se acuerda que hubo una época en que las ferias de las ciudades, las carreteras y ferrocarriles, las pensiones, la generación de energía y la protección de los productores agrícolas e industriales, tenían la rectoría del Estado. La politiquería y los malos negocios acabaron con eso y pasaron a manos de empresas privadas, con la promesa de ser más eficientes. Esto no ocurrió, pero la corrupción sí aumentó.

La verdad es que el plan no consistía en que el Estado se acabara, sino en desprestigiarlo para facilitar su captura, como mecanismo de acumulación de riqueza de unos cuantos. No de las empresas en general, sino de grupos económicos lo suficientemente poderosos para poner presidentes, congresistas, alcaldes, fiscales y contratos a su antojo. Así, por ejemplo, la fortuna de un supermagnate criollo pasó de USD 2.400 a US 12.000 millones en menos de una década. ¡Los dueños de la finca! Pero el progreso nacional no es la simple suma de los triunfos individuales: USD 200.000 de exportaciones de aguacate Hass para el Super Bowl, por muy buen negocio que sea para una empresa, no alcanzarán a compensar ni en una ínfima parte los USD 44.300 millones en importaciones industriales al año que todos pagamos.

 

La Ley de Financiamiento, aprobada a ‘pupitrazo’
es -en síntesis- una renuncia del Estado
a recaudar una porción de impuestos dirigidos a grandes empresas

 

La Ley de Financiamiento, aprobada a ‘pupitrazo’ en diciembre pasado, es -en síntesis- una renuncia del Estado a recaudar una porción de impuestos dirigidos a grandes empresas, con la falsa teoría de que así tendrán más estímulos para crear empleos. También se anunció la privatización de otra parte de Ecopetrol, dando continuidad a la política de desmembramiento iniciada por Uribe Vélez en 2002. Hace pocos días, se vio al expresidente apoyando la propuesta del alcalde Armitage de privatizar parte de Emcali y en Bogotá el alcalde Peñalosa y Castellanos, el peor gerente en Colombia, están marchitando a la ETB.

La académica del University College London, Mariana Mazzucato, explica que la crisis de 2008 arrojó más evidencia de que el crecimiento económico depende en buena medida de “una inversión estratégica activa del sector público (…) Por eso, todas las grandes revoluciones tecnológicas (ya sea en medicina, informática o energía) fueron posibles gracias a la actuación del Estado”.

Más allá de las habilidades individuales, es importante seguir insistiendo en que los triunfos empresariales dependen en buena medida de la capacidad nacional de competencia, la cual solo se obtiene cuando el Estado invierte eficientemente los recursos de los impuestos y de las utilidades de sus empresas. Por ejemplo, aparte de la genialidad de Elon Musk, no puede esconderse que ha recibido USD 5.000 millones en subsidios del gobierno estadounidense y que su trabajo ha ido de la mano de la Nasa y del departamento de Energía.

Solo la ignorancia, una alta carga ideológica errónea, un fuerte desinterés por el desarrollo o una profunda corrupción, explican que el gobierno de Iván Duque haya aprobado una reforma tributaria para recaudar menos impuestos, intente lesionar a la empresa más importante del país, siga los lineamientos de los banqueros para acabar con las pensiones y se niegue a poner aranceles para defender a los productores nacionales.

La recuperación económica del país y de la capacidad de consumo de los hogares, depende en buena medida en que el sector público recupere su función en la economía, con un Estado eficiente que trabaje por la competitividad y estimulando empresas con alta productividad y valor agregado. Un paso inmediato que se debe dar, es escoger gobiernos regionales y locales que defiendan el patrimonio público.

@mariovalencia01

Publicidad
0
16773
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Mario Alejandro Valencia

A destruir privilegios

A destruir privilegios

¡Tan valientes los poderosos!

¡Tan valientes los poderosos!

Duque, el mal estudiante… ¿o muy bueno?

Duque, el mal estudiante… ¿o muy bueno?

Prohibido comer

Prohibido comer

El subdesarrollo de la OCDE

El subdesarrollo de la OCDE

Lista la convención, a seguir con la defensa de Ecopetrol

Lista la convención, a seguir con la defensa de Ecopetrol

Ética para Alberto

Ética para Alberto

Duque y Carrasquilla, el dúo dinámico de los impuestos a los pobres

Duque y Carrasquilla, el dúo dinámico de los impuestos a los pobres