¿Adiós a una izquierda triste?

Caicedo retrató en 'Que viva la música' a marxistas ortodoxos, vestidos de pantalón caqui, encorvados ante 'El Capital' que terminaron odiando lo que antes veneraban

Por: HERNANDO URRIAGO BENÍTEZ. Docente universitario.
agosto 09, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Adiós a una izquierda triste?

Aún hay sobrevivientes de aquello que me atrevo a llamar "izquierda triste". Antiguos y antiguas militantes de las mil y una sectas izquierdistas que pulularon después del medio siglo XX en Colombia como iglesias, con reglamentos, actitudes, lecturas e ideas inflexibles.

Maoístas, Moiristas, Juquistas, Troskistas, Leninistas, Stalinistas (incluso) que, pasado el tiempo de la Guerra Fría y cuando todo se derrumbó –como diría el cantante–, buscaron refugio, más allá de la academia y de la militancia explícita o implícita desde sus cargos públicos o privados, en otras quizá más cómodas versiones de sí mismos.

Andrés Caicedo retrató en 'Que viva la música' a los marxistas ortodoxos, siempre vestidos de pantalón caqui, con botas punteras, encorvados ante 'El Capital'. Más allá de la metáfora, estos entregaron sus alicaídas banderas y optaron incluso por odiar lo que antes veneraron.

Algunos, algunas se convirtieron en lo que nunca pensaron ser: burócratas al servicio del indolente y feroz "Capitalismo". Se fueron lanza en ristre contra el "compañero de viaje" y terminaron callando, tristes, arrinconados en un lugar aún más triste, rumiando sueños pasados, utopías que la amargura se llevó.

Pues bien: aquella "izquierda triste", créanme, es la que ha callado subrepticiamente respecto al triunfo del nuevo gobierno en Colombia. Se trata, más que de un silencio prudente, un silencio resentido. Un silencio que incluso abraza el sentimiento de la ultraderecha en Colombia, es decir, que todo vaya mal para que a sus pronósticos apocalípticos les vaya bien.

A esa "Izquierda Triste" también hay que decirle Chao.

-.
0
300
Bukele saca pecho con la caída de la violencia en El Salvador por cuenta de su mano dura

Bukele saca pecho con la caída de la violencia en El Salvador por cuenta de su mano dura

La amargura del papá de Jenny Ambuila en su pequeña celda en la Picota

La amargura del papá de Jenny Ambuila en su pequeña celda en la Picota

La toma hostil de EPM por parte del alcalde Daniel Quintero

La toma hostil de EPM por parte del alcalde Daniel Quintero

Escopolamina y licor: el cóctel con el que mataron al cura Javier González en un bar de Medellín

Escopolamina y licor: el cóctel con el que mataron al cura Javier González en un bar de Medellín

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus