Acoplásticos y su reticencia al proyecto que prohibiría los plásticos de un solo uso

Además de desconocer las tendencias globales en la materia, la reacción del gremio apela más a infundir temor que a debatir constructivamente la iniciativa

Por: Octavio Pineda
marzo 27, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Acoplásticos y su reticencia al proyecto que prohibiría los plásticos de un solo uso
Foto: Pixabay

Ante el proyecto de ley que busca regular/prohibir plásticos de un solo uso en Colombia, cuya ponencia fue aprobada en primer debate la tarde del martes en la Comisión Quinta Constitucional Permanente de la Cámara de Representantes y continuará su trámite en el Congreso, Acoplásticos ha adoptado una postura poco propositiva.

El proyecto de ley 123 de 2018 por el cual se regula/prohíbe en el territorio nacional la fabricación, importación, venta y distribución de plásticos de un solo uso y se dictan otras disposiciones es ambicioso y amerita un debate constructivo para determinar qué medidas pueden implementarse de inmediato y cuáles más gradualmente, a mediano plazo.

En respuesta, Acoplásticos publicó un comunicado de prensa en el que comparte la preocupación por la afectación ambiental de los residuos plásticos, consciente de que la solución al problema requiere un enfoque integral (que implica la voluntad y participación de industria, consumidores, gobierno, legislativo y autoridades locales, entre otros), pero advierte sobre los efectos indeseados y hasta contraproducentes de aprobarse tal cual esta iniciativa de ley, mientras que el presidente ejecutivo del gremio, Daniel Mitchell, la descalificó de buenas a primeras como un “distractor”.

Un primer problema con la reacción de Acoplásticos es que, como acostumbran políticos mediocres, apela más a infundir temor sobre los efectos supuestamente catastróficos que la medida traería consigo en lugar de mostrarse abiertos a debatir cuáles de los puntos contemplados serían viables en un trabajo conjunto y articulado con el gremio. Se requiere un debate enriquecedor y no descalificador.

Por décadas, los fabricantes, distribuidores y vendedores de plásticos de un solo uso, de la mano de autoridades negligentes y consumidores inconscientes, han eludido su corresponsabilidad en evitar que mucho de ese plástico terminara en el ambiente, incluidos ríos, lagunas y finalmente el mar.

Los empaques plásticos innecesarios o absurdos, como los aguacates sin cáscara plastificados, son apenas un ejemplo de malas prácticas que el gremio mismo no ha desalentado entre sus afiliados y han tenido un alto impacto ambiental.

En una actitud provinciana, Acoplásticos tampoco menciona que cada vez hay más iniciativas globales serias como la Alianza para Acabar con los Residuos Plásticos (AEPW, las siglas en inglés), la Nueva Economía de los Plásticos y más recientemente el pacto nacional antiplástico en Francia, a la que se han sumado empresas tan importantes como Coca-Cola, Danone, L’Oréal, Carrefour, Unilever, P&G, Pepsico, Veolia, Basf, OxyChem, Henkel o Formosa Plastics, entre muchas otras.

Tampoco mencionan que los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, a los cuales Colombia ha adherido, contemplan reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización.

Y el gremio plástico también pretende ignorar que en Chile o en la ciudad mexicana de Querétaro ya se prohibieron las bolsas plásticas de un solo uso en el comercio, o que Nueva York, entre decenas de ciudades en Estados Unidos y Canadá, y los municipios de Iza y Nobsa, en Boyacá, ya prohibieron los recipientes de comida en icopor dado que no son biodegradables y su reciclaje no es realista; todos estos son avances en la dirección correcta hacia economías y prácticas de consumo más sostenibles.

Así que sería de gran ayuda para el país y el planeta en su conjunto que las empresas “representadas” en Acoplásticos empiecen a asumir sus responsabilidades ambientales en materia de economía circular y responsabilidad extendida, en lugar de descalificar de buenas a primeras una iniciativa de ley, que con los eventuales ajustes pertinentes, puede ser de gran ayuda para un país tan rico en biodiversidad como Colombia.

La cultura del todo vale o el fin justifica los medios, también en la industria del plástico, no puede seguir haciendo carrera en el país.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
432

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Santos copa otro gremio

Santos copa otro gremio

Nota Ciudadana
La tapa plástica del supuesto vaso de Starbucks en GOT que nadie vio

La tapa plástica del supuesto vaso de Starbucks en GOT que nadie vio

Nota Ciudadana
Llegamos tarde, pero estamos abiertos al cambio: Acoplásticos

Llegamos tarde, pero estamos abiertos al cambio: Acoplásticos

‘Plastic Attack’:combate frontal al uso del plástico

‘Plastic Attack’:combate frontal al uso del plástico