2020: El año en que la música se apagó

"Han pasado 14 fines de semana sin que mi instrumento musical se haya escuchado en una de las tantas actividades culturales a las que estábamos acostumbrados amenizar"

Por: Leonardi Ledsma
junio 16, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
2020: El año en que la música se apagó
Foto: Pixabay

Habían pasado casi tres meses desde el momento en que se escucharon las primeras noticias sobre un virus que estaba causando algunos problemas de salud en una región de china.

En los últimos días de enero y principio de febrero del año 2020, pudimos ver por la televisión en los distintos medios de comunicación, que las autoridades de ese país estaban llevando a cabo unas medidas que desde nuestra lejanía consideramos a todas luces arbitrarias e inconsecuentes. Cerca estábamos de experimentar lo que hemos considerado en llamar el trauma social económico y cultural de mayor trascendencia no solo de nuestra era, si no de la historia de la humanidad.

Acostumbrados a vivir la vida con intensa celeridad y con los embates propios que producen las responsabilidades que desde nuestro sistema económico nos hemos propiciado, era lejos siquiera pensar que el modo de vivir y de generar ingresos se pudiera callar. La música y sus ejecutantes, desde tiempos milenarios hemos sido los encargados de regocijar el alma y alegrarle la vida a nuestros congéneres humanos. Para hacerse a una idea, desde hace 35 años, de los 50 que tengo, no había pasado un día de la semana -  salvo contadas excepciones – sin que gracias a mi actividad como instrumentista musical generara ingresos para satisfacer las distintas necesidades que este sistema en el que hemos vivido en los últimos 250 años me lo permitiera.

Ni siquiera en Semana Santa que es una de las épocas de mayor quietud en nuestro sistema social parábamos de tocar. Cuando escribo estas líneas, han pasado ya 14 fines de semana sin que mi instrumento musical se haya escuchado en una de las tantas actividades culturales a las que estábamos acostumbrados amenizar.

Restaurantes, bares, discotecas, fiestas privadas, agasajos, liturgias, conmemoraciones de todo tipo y las distintas ferias municipales de todo el país han visto estupefactas como la música con sus distintos instrumentos e instrumentistas se han callado. Por ahora nos queda escuchar el cantar de la naturaleza. El sonido original que en últimas fue el que inspiró a nuestros ancestros para que fueran ellos quienes inventaran los primeros instrumentos musicales que, paradójicamente, en la era de mayor ‘’esplendorosidad’’ humana, han sido apagados.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Colombia, ¿un país para emprender?

Colombia, ¿un país para emprender?

El mundo en un instante
Llegan al mundo los bebes prediseñados

Llegan al mundo los bebes prediseñados

Nota Ciudadana
Caricatura: ¿Cuarentena o condena?

Caricatura: ¿Cuarentena o condena?

Nota Ciudadana
¿Y si no es Pekerman, quién?

¿Y si no es Pekerman, quién?