20 de julio de 2021: la gente se sigue odiando

"Nos han convencido de que la única solución es que nos demos un apretón de manos y olvidemos la sangre que las mancha"

Por: Efraín José Martínez Meneses
julio 21, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
20 de julio de 2021: la gente se sigue odiando

Una profesora alemana que tuve la fortuna de conocer y que tenía un apellido judío frenó mi emoción al expresar mi admiración por la forma en que su país había superado el nazismo. Me dijo: no creas, hay profundas brechas, es imposible pretender que la gente se ame y se perdone crímenes atroces, es una utopía aristotélica tremenda. Pero hay reglas básicas de convivencia que decidimos respetar para poder continuar.

Hoy fui a marchar y noté un abismo más profundo entre los jóvenes y la policía, estos últimos en cuentas claras son el brazo armado de un gobierno corrupto y mafioso... Desde allí se empieza a romper ese respeto mínimo por las normas, mientras se roben lo público y condenen al hambre a millones, esas falacias populistas de reconciliación nacional, seguirán siendo el discurso de pacifistas de redes sociales y la herramienta predilecta del que dispara con una mano y sostiene la bandera blanca en la otra. El diálogo solo se puede dar entre iguales, dice Morín, no hay tal igualdad, el gobierno sustenta su poder y superioridad; en las armas, no tiene más. Es ahí donde el nivelar los actores se convierte en un acto violento y no en un acto de derechos. Las armas se transforman en el elemento que empareja el estatus. Aquí, claro que hay que mirar quién empezó, empezaron los corruptos, y ahondaron el problema los cómodos y conformistas, claro que hay que señalarlos, no es un problema doméstico de una pareja aburrida, aquí muere gente a diario. Hay culpables y se tienen que ir, si no no hay una buena manera de que esto termine.

La primera línea en Medellín sigue creciendo; jovencitos y jovencitas que quieren pertenecer a algo, darle sentido al día a día, sentir que representan, ser símbolos, llenarse de símbolos. Son instantes de gloria y de triunfo, ser aplaudidos, mostrar con orgullo las cicatrices que han dejado las armas de la policía en sus cuerpos, tener algo que narrar, fijarse un objetivo de destronar a quienes los limitan, a quienes llenan el país de hijos mediocres en altos cargos y socaban el mérito y el esfuerzo, dejando sin valor, el único bien que poseen los desposeídos, la voluntad. Como en los Juegos del hambre, pocos excepcionales cumplen modestas metas y sirven de ejemplo para generalizar los milagros, vender el mantra del “sí se puede” y culpar al individuo extenuado y saqueado, de su fracaso, para que se apropie de él como ellos se apropiaron de la riqueza de todos.

No hay que ser genios para saber que no habrá diálogo o reconciliación nacional, dicho de la manera que gusta, sin nombrar cosas que nos dan más miedo que las balas, para alejar el odio echándole la misma tierra que a los muertos sin nombre, echándole el agüita que se llevó a los cuerpos de los jóvenes en los ríos. Nos han convencido de que la única solución es que nos demos un apretón de manos y olvidemos la sangre que las mancha, porque la verdadera solución, que es acabar con la corrupción y la avaricia enferma, esa no es una posibilidad.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

El conejo de la paz

Nota Ciudadana
¿Cuál independencia?

¿Cuál independencia?

Nota Ciudadana
Colombia, la independencia aún no es completa

Colombia, la independencia aún no es completa

El Procurador le dice No al acto de instalación del Congreso

El Procurador le dice No al acto de instalación del Congreso