Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

La guerra que se acabó

Por un tortuoso sendero se llega a la paz, para ponerle fin a la guerra que nunca existió

Por:
Enero 09, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La guerra que se acabó no comenzó nunca. Se la inventó Santos para entregarle el país a un cartel de droga, a unos facinerosos derrotados a cuyo alrededor bulle el enjambre de los comunistas, nunca victoriosos, que siempre trataron, inútilmente, de apoderarse de este país.

Para terminar la guerra, había, pues, que fingirla. Y a eso se dedicó este gobierno, empezando por rescatar las especies náufragas de un terrorismo vencido. Y para eso eran menester dos condiciones: debilitar la Fuerza Pública legítima de la Nación y darle alas al narcoterrorismo.

Para la primera tarea se valió de un par de militares que no merecen su nombre. Los generales Rodríguez y Flórez, los más mediocres que llegaron a lucir tantos soles, se prestaron gustosos a la triste tarea de desmoralizar el Ejército, crear la leyenda de los falsos positivos, encarcelar sus hombres mejores, convencerlos de que su esperanza es conseguir que los traten con la benignidad con que serán tratados los bandidos.

 

Para terminar la guerra, había, pues, que fingirla.
Y a eso se dedicó este gobierno, empezando
por rescatar las especies náufragas de un terrorismo vencido

 

Para la segunda se valió de todas las tretas a su alcance. Para empezar, se negó a que los Estados Unidos dispusieran de bases para mantener los aviones que salían de Manta, Ecuador, de donde los sacó otro comunista, Correa, y que no tenían la misión de bombardear, sino de vigilar los cielos. Era preciso entregarlos a las naves piratas, para traer las armas y sacar la droga. ¿Que estorbaba el radar de Santa Ana? Pues para eso estaba el inefable general Naranjo, que lo puso en falsa custodia en manos de unos pobres reclutas de la Policía, que no habían disparado un tiro y no lo dispararon durante el asedio de los guerrilleros. El control aéreo era pleno.

Preciso resultaba garantizarles su negocio, para hacerlos muy ricos, por supuesto. Por donde aparecía necesario prohibir los temibles bombardeos sobre sus campamentos. Dicho y hecho. Abran paso, señores. Los aviones de guerra a los hangares para que florezca la cocaína.

Pero no bastaba. Porque las fumigaciones aéreas dañaban la coca a gran escala. También valía prohibirlas y nada mejor que otra trampa, la que tendió el zoquete ministro de Salud alegando que el glifosato era dañino para la salud. Pues nada de glifosato, nada de erradicaciones, nada que perturbe la diligente tarea de los cocaleros.

No era suficiente. Los bandidos necesitaban la garantía de no ser extraditados a los Estados Unidos. Los atormentaba el recuerdo de Sonia, de Simón Trinidad y de otros cuantos compañeros de empresa. Pues que todo sea por la paz: prohibidas las extradiciones.

Y prohibida cualquier actividad del Estado encaminada a buscar sus fortunas y quitárselas. Pues a olvidar la extinción de dominio, a echar al asfalto al Directos de la UIAF, que tuvo el atrevimiento de mencionar sus fortunas.

Ni para qué hablar de la explotación de oro en los ríos. Esta es la única Fuerza Aérea del mundo que no localiza legiones de retroexcavadoras apostadas en las riveras de los ríos. La única Policía que no localiza las toneladas de mercurio que se requieren para la faena. Por la paz, bien vale cambiar ríos por lodazales. ¿No es cierto?

Ya quedó establecido el más prospero negocio de Colombia y tal vez el único. El de las Farc.

 

Hicimos amistad muy tierna con los tiranos
de Venezuela y Ecuador, con tal de que nos garantizaran
 el cuidado de los jefes de esos bandidos

 

Ahora había que inventar a los interlocutores para los diálogos salvadores de la República. Porque casi todos los jefes de estos bandidos andaban en Venezuela o en el Ecuador, huyendo de nuestro Ejército y nuestra Fuerza Aérea. Pues hicimos amistad muy tierna con los tiranos de ambas naciones, con tal de que nos garantizaran el cuidado de los jefes y la tranquilidad de los conmilitones. Así que hizo Juanpa nuevos mejores amigos, que lo siguen siendo a estas alturas. Si París valió una misa, la paz de Santos bien vale estos amores.

Listas estas precauciones, el enriquecimiento y el respaldo internacional de los asesinos, siguieron las conversaciones. Se necesitaba un marxista de esos irreductibles,  mimetizados por años, pero conservados en su salsa. ¿Quién mejor que el Big Brother? Pues Enriquito a Cuba, a conversar con sus compañeros de causa de toda la vida. Centenares de horas invertidas en clases de glamour revolucionario, en preparar lo que tenían que hacer y tenían que pedir, mientras el hermanito negaba todos los días que los contactos existieran. El “Marco Jurídico para la Paz” era por si acaso y el asesinato del periodista que estorbara una medida elemental de precaución. Una bomba lapa no se le niega a nadie.

Es por este tortuoso sendero por el que se llega a la paz, para ponerle fin a la guerra que nunca existió. Lo que falta es el acta final de rendición. Es en lo que andan los bandidos, los marxistas y los idiotas. Habrá que admitir que al menos para eso tenemos un gobierno diligente.

Publicada originalmente el 27 de junio de 2016

 

Publicidad
0
7507
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Fernando Londoño Hoyos

Farc: ya lo tienen todo

“Nos acusaban de exagerados cuando decíamos que el plan de Santos y De la Calle era entregarle el país a las Farc”

Odebrecht, apenas el principio

Más temprano que tarde descubriremos el costo real del millón de dólares que pagó Odebrecht . ¿Cuánto más costará la Ruta del Sol II que hoy debería estar terminada?

Tapen, tapen, tapen

Mientras resuena la algarabía en la comedia de la desmovilización que quieren volver epopeya, se tapa la corrupción funesta

Milagros de Trump en Colombia

Donald Trump no está dispuesto a tener buenas migas con el que quintuplica la producción de cocaína para envenenar la juventud de su país

Se robaron a Colombia

Frente a 170 000 millones de dólares embolatados, los 11,5 de Odebrecht no dan sino para empezar a preguntar. A Colombia se la robaron este Gobierno y sus amigos

Cuéntenos, General Naranjo

“Antes de que tome posesión de la Vicepresidencia de la República, cuéntenos ciertas cosas que los colombianos tenemos derecho a saber”

Y llegaron los impuestos

El ministro Cárdenas la emprendió contra la clase media, siempre tan indefensa, siempre tan sumisa, siempre tan callada para sufrir y esperar. De los pobres, que ni se hable

El reino de la farsa

Santos usa el “Nuevo Acuerdo” con las Farc para encubrir las peladuras que esconde debajo de la enjalma y para distraer la audiencia