Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El declive de las Juntas de Acción Comunal

“Las elecciones comunales del 24 de abril no fueron de interés nacional”

Por: Andrés Motta Jaramillo
Mayo 02, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El declive de las Juntas de Acción Comunal

El pasado 24 de abril se realizó a nivel nacional las elecciones comunales.  Una vez más la democracia popular para la participación ciudadana en las comunidades de los barrios, veredas y corregimientos no fue interés nacional.  El principal órgano de participación popular ha sido relegado al desinterés proclive del gobierno que desde su Ministerio del Interior,  no muestra interés claro para que en el ejercicio las cerca de 50 mil Juntas de Acción Comunal se de una  trasformación ciudadana.

1958 fue año importante para historia del país. .Primero porque el 9 de abril se vertió en las entrañas de la capital de la sangre de una guerra que data casi 60 años, y segundo porque se gestó la forma organizativa de participación ciudadana  más reconocida  y con mayor trayectoria en el país; la acción comunal.

El presidente Alberto Lleras Camargo mediante la promulgación de la ley 19 de 1958, institucionalizó las Juntas de Acción Comunal, como un mecanismo de descentralización del Estado, a través de la participación de los ciudadanos.  En el marco de un Estado de Derecho se contaba con un movimiento legítimo, legal y permanente para ejercer el derecho a la partición y el control social. Más luego en nuestra Constitución Política en su artículo 103  se permitió que se constituyeran mecanismos democráticos de representación en las diferentes instancias de participación, concertación, control y vigilancia de la gestión pública.

Desde entonces las Juntas de Acción Comunal se constituyen en el  primer eslabón popular de incidencia en lo público, se convierte en el principal movimiento en torno a cobertura y presencia del territorio colombiano.  Alrededor de 50 mil Juntas en todo el avalan esta premisa, que desafortunadamente es robusta en presencia y débil en incidencia.

Las Juntas de Acción Comunal han construido una historia desde lo político donde se evidencia la posibilidad de participación e involucramiento en relacionamiento con los gobiernos locales, departamentales y nacional.  Ello ensombrecido también, por prácticas apáticas y corruptas al servicio del juego de unos pocos que no les interesan una efectiva participación de la sociedad civil.

Muestra de ello es el débil despliegue a las elecciones comunales.  La Acción Comunal es un movimiento que aún no ha sido caracterizado por el Ministerio del Interior, al que no se le ha permitido incidencia real en la políticas públicas, que no se interviene más allá de capacitar y medianamente controlar a través de los entes territoriales.  Sumado a ello, y con mayor profundidad, el descocido  alcance, pensamiento y filosofía por los mismos ciudadanos. Así pues, que si hiciéramos un balance sobre las Juntas, se identificarían dos problemáticas determinantes: el desinterés de los gobiernos para reconocerlos como una verdadera herramienta de participación y segundo, la mirada corta del ciudadano, al no identificar el alcance de estos organismos como plataforma para la partición ciudadana.

Para acabar de ajustar, la Misión de Observación Electoral recientemente reportó irregularidades en el proceso de elección de dignatarios referente a las  autoridades electorales, el ejercicio voto libre, perturbaciones a la convivencia  y  conteo de votos. Este panorama es aún más complejo si se tiene en cuenta que la observación electoral es incipiente para este tipo de certámenes, lo que conlleva a un subregistro considerable.

Hasta ahora se identifica que las Juntas de Acción Comunal abren un espectro considerable para que ciudadanos mayores de 14 años participemos de los asuntos de interés general, pero es indudable la apatía gubernamental y el desinterés de la sociedad civil.  El ejercicio de las JAC en el país deben permitir la planificación territorial, el relacionamiento con el Estado,  la participación ciudadana y la transformación desde lo local.

Por ejemplo uno de los retos en un eventual post-conflicto es la presencia territorial, en términos de ruralidad de las estrategias del Estado.  Por ahora son incipientes las consideraciones para el fortalecimiento de las Juntas de Acción Comunal, su legitimación y  rol en la construcción de paz en los territorios. Podemos aprovechar esta  plataforma, desconocer a la sociedad civil o encaminarnos a procesos de participación y democracia desde las veredas y corregimientos.

@andresmottajllo

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
845

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿La escuela colombiana nos obliga a ser católicos?

¿La escuela colombiana nos obliga a ser católicos?

Muchos colegios imponen el catolicismo a sus alumnos, aquí algunos casos
Las  franquicias gringas que invadieron a Colombia

Las franquicias gringas que invadieron a Colombia

Desde hace más de 30 años las cadenas extranjeras de alimentos y bebidas se tomaron al país.
VIDEO Plantón cartagenero para defender al pastor Arrázola y sus diezmos

VIDEO Plantón cartagenero para defender al pastor Arrázola y sus diezmos

"Frente a la Defensoría del pueblo los feligreses de la Iglesia Ríos de Vida apoyaron con vehemencia a su líder espiritual"
No se trata del silencio de los fusiles sino la reconciliación entre las diferencias

No se trata del silencio de los fusiles sino la reconciliación entre las diferencias

"Vivimos un momento histórico que puede ser la pieza fundamental para pensar otro tipo de “desarrollo” uno encaminando al reconocimiento del otro"