Yina Palomeque, la valiente defensora de los habitantes de Moravia, Medellín

El resiliente relato de una mujer afro que lucha por la gente de su comunidad

Por: Andrés Felipe Ríos - porlosderechoshumanos.com
octubre 09, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Yina Palomeque, la valiente defensora de los habitantes de Moravia, Medellín

Yina Palomeque es una lideresa afro de Antioquia que vino desplazada a los 12 años de su tierra natal en Vigía del Fuerte, donde podía pescar, coger frutos de los árboles y tenía una relación armoniosa con el río y el medio ambiente.

Vino con su madre y sus dos hermanos rodando por Dabeiba, Santa Fe de Antioquia hasta venir a parar a las calles de Medellín, donde conoció la cara de la pobreza más ruin que azota a la ciudad. Luego llegó a Moravia donde vivió un pedazo de cielo de todo ese infierno que afrontó.

Aunque aclara que los moradores de este barrio aún siguen peleando por el territorio porque a las élites antioqueñas les molesta ver a los pobres, afros e indígenas en un lugar central, esto lo manifiesta con relación al proyecto Ruta N que va a ir hasta Barbosa, por el cual se ampliará la vía y desalojará a buena parte de la población de este sector.

“Moravia es un receptor de la subregión del norte, del Bajo Cauca, de Urabá. Aquí existía el rumor de que Pablo Escobar tenía una casa de pique allí. Pese a esto, es lo mejor que tiene el municipio de Medellín, porque hay gente pobre que se va a pedir todo el día y llegan con las manos vacías y se ve como los vecinos les colaboran”, cuenta la carismática Yina Palomeque.

Está convencida que hay que sensibilizar a la gente con la realidad del país para buscar transformarlo, pues ella ha visto en carne propia que el Estado colombiano es mezquino, corrupto y violento. Incluso, cuando ve a un niño pidiendo, considera que no se debe acusar a los padres, sino al Estado.

Volviendo al territorio, comenta que Moravia es un mito hecho realidad a donde llegó la comunidad internacional y de diferentes partes a interesarse en este barrio que anteriormente fue “el basurero” de la ciudad.

En el sector de El Morro en que residía ocurrió un incendio en agosto de 2017, donde habitaban 786 niños y 368 adultos de la comunidad que perdieron sus cerca de 349 casas. La alcaldía de Medellín les dio arriendo temporal durante un año, luego se fueron a vivir debajo del puente Madre Laura y después continuaron la lucha para acceder a una vivienda, mientras ruedan por ahí o buscan acogida en cualquier lugar. La institucionalidad les avisó que les dará un subsidio de 58 millones de pesos, pero que ya no los quieren más en ese lugar por donde ampliarán la vía.

Cuando alguien se mete en el cuento de querer transformar el país pierde el miedo, aunque en alguna ocasión le hayan dicho que le iban a mandar los de la moto.

Es consciente que por más que quiera su lugar de origen, hay muchas necesidades dado que hay niños que solo comen una comida al día. "Moravia es magia porque tiene paisas, hay afros de Urabá y costeños de otras partes lo que hace que las costumbres sean diferentes a los de otros sectores de la ciudad donde los vecinos no se saludan y aunque sea se intenta ayudar a esos que solo tienen lo justo para comer", asegura la lideresa Afro.

El sector Oasis Tropical viene con incendios desde hace 30 años, para ella es sospechoso que el día que ocurrió la conflagración llegaron 5 carros de bomberos sin agua, el helicóptero se quedó en el lugar pero no hizo nada y con mayor razón, cuando ya habían ganado una tutela a EPM para que pusiera los servicios públicos en esa zona de invasión; a esto se suma que la mayoría de la población es desplazada y la institucionalidad no les reconoce el derecho a una vivienda digna, según la lideresa, el Estado los vuelve a desplazar. “El señor Federico Gutiérrez, que es un alcalde youtuber, nos mandó a quemar las casas”, aseguró Yina Palomeque.

A esta coyuntura se le suma el arribo de los hermanos venezolanos, de lo cual enfatiza que no se puede arreglar la casa del vecino cuando la nuestra está sucia, aunque no le molesta verlos, porque los mismos niños que crecieron en el barrio están hurgando en la basura.

Al buscar ayuda en las corporaciones públicas, encontró algo que la dejó más inquieta, pues en el Concejo de Medellín los corporados le decían que “negro antioqueño no hay”, lo que para ella demuestra que ni siquiera conocen su departamento, porque ella se siente más antioqueña que cualquiera con su etnia afrodescendiente. E incluso, un concejal cerró con la perla de que “en esos barrios de pobres solo hay delincuentes”.

Visión sobre la realidad del país

- “Somos el hazmerreír del continente porque con esta historia he podido visitar otras universidades, hace poco fui a Perú y se burlaban de que una congresista se haya volado en una moto de Rappi”.

- “Luis Carlos Sarmiento Angulo que es el dueño de esta finca, tiene la lápida pegada en el culo y se sigue robando la plata de los colombianos”.

- “Belén de Bajirá es de Chocó, la pelea de la gobernación es porque en este territorio hay coltán y seguramente lo quieren extraer”.

- “Nosotros en Colombia tenemos mucha riqueza, no necesitamos nadie de afuera que nos ayude a explotar nuestros recursos. 200 años nos vienen explotando y somos tan ricos que somos capaz de resistir a eso y nos vienen con la excusa de que estamos endeudados, lo que seguimos siendo es esclavos para que las familias Lleras, López, Pastrana, Santos y Uribe vivan a sus anchas”.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus