¿Y si no es Pekerman, quién?

El profe terminó con su novia: Colombia

Por: Marsares
julio 31, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Y si no es Pekerman, quién?
Netjoven.pe

Por estos días, en la Federación piensan con el deseo. Recuerdan el ¡oh gloria inmarcesible!, los gritos de miles: “Pékerman es colombiano” y al buen profesor, emocionado en el bus del desfile, portando unas gafas tricolores.

“¡Qué va!”, dicen en los pasillos cercanos a las oficinas de Luis Bedoya. “El profe se queda”. “¡Cómo quiere a James!” “¿Se acuerdan cuando lo consoló después de la derrota? Como si fuera el papá.” “Imposible”, se repite en todos lados.

Los ve uno tan convencidos que hasta por un momento se duda. ¿Será? Pero los hechos, tan grandes como una catedral, dicen que no, que el bueno de Pekerman ya recogió sus pasos en Bogotá y regresó a su país para quedarse.

¿La muestra? Lo primero que uno hace cuando se quiere ir es trastearse y es lo que hizo Pekerman. Ya entregó el apartamento que le dio la Federación en Bogotá y sólo resta, como en los noviazgos, dar el no, de la misma manera que dos años atrás dio el sí, de frente y sin agüeros.

La vida sigue, así hoy nos miremos como huérfanos sin el papá que nos hizo volver a soñar. Están permitidos los pucheros, ni más faltaba, que no estamos en la tierra de Dunga y aquí gimotear sí es de machos; que lo diga el niño maravilla del Madrid.

Pero bueno, ¿y ahora qué? Mejor dicho, ¿y ahora quién podrá seguir cosechando sueños a punta de realidad? Ya el Pibe dijo que todo bien, que le jalemos a un entrenador nacional y echó a rodar nombres como el de Osorio y el de Rueda. Menos mal que no habló de Leonel.

Carlos Antonio Vélez carraspea y pontifica. El Pibe tiene razón, advierte de entrada. Lo nacional es mejor que un argentino “agrandado”. Que vuelvan las chivas, los almuerzos de chismes, las convocatorias a muchas manos, el paisanaje y sobre todo, a dar pantalla, mijo. Colombia para los colombianos, sentencia.

Como los célebres principios de Peter, “las cosas van bien hasta que comienzan a ir mal”. Esperemos que Bedoya, quien asegura que el único plan que tiene es que Pékerman se quede, no se le extravíe el sentido común y siga mirando para afuera.

Los de la tierrita son chéveres, pero tienen un problema, son colombianos y sólo tienen ojos para mirarse el ombligo y tenderle tapete rojo a Bedoya, a los periodistas y a los futbolistas.

Tenemos una selección de talla mundial y necesitamos un entrenador de talla mundial. Sí, de acuerdo, éste es el mejor vividero, como Colombia no hay dos, tenemos el segundo mejor himno del mundo… y precisamente por eso necesitamos a un extranjero que no crea tanta bobada  y trabaje sin visión de parroquia.

¿Será mucho pedir?

-.
0
6407
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Duro reproche de las facultades de psicología a la vicepresidenta

Duro reproche de las facultades de psicología a la vicepresidenta

Nota Ciudadana
Sobre el fracaso del liderazgo político chocoano

Sobre el fracaso del liderazgo político chocoano

Nota Ciudadana
Seis años sin Gabo: un exiliado de Macondo

Seis años sin Gabo: un exiliado de Macondo

Nota Ciudadana
¿El ministro de Salud de Colombia está perdido?

¿El ministro de Salud de Colombia está perdido?