¿Y por qué no cae Maduro?

¡Por la misma razón que los cubanos han sido incapaces de sacar realmente a los Castro del poder!

Por: edgar giraldo-alzate
enero 24, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Y por qué no cae Maduro?
Foto: Twitter @NicolasMaduro

¿Cuál es el truco? La trampa se llama medicina familiar y es tan efectiva en sostener regímenes débiles y tambaleantes, que este es un importante producto de la economía cubana de exportación. Esta deformación de los servicios medicinales fue idea de una de las mentes más maquiavélicas en la historia de la humanidad: Fidel Castro Ruz.

Las bondades de esta medicina las cacarea el régimen cubano a los cuatro vientos, sosteniendo en todos los foros de salud mundiales que acabaron con la mortalidad infantil, aumentaron la longevidad de la población, terminaron la desnutrición, etc. El único problema con estos éxitos es que ningún organismo de control internacional ha podido entrar a la isla a comprobarlo. El gobierno no permite intrusos en los hospitales que vayan a fisgonear sus éxitos. Tampoco autorizan a ningún periodista, investigador o científico revisar estadísticas y menos aún hacer una investigación para confrontar resultados. Solo está permitido tomar fotos de caras felices.

El sistema opera así: cada familia cubana tiene asignado un médico familiar que periódicamente visita a los hogares, revisa a todos los miembros del clan, fórmula, conversa, se gana su amistad y en la medida que relación se va fortaleciendo, empieza un minuciosa investigación de los hábitos familiares, pero especialmente de sus ideas políticas.

Así es como con este programa perverso se conocen los nombres de los desafectos al régimen, de los revisionistas y de potenciales terroristas. Ser comunista furibundo, o al menos castrista, es la condición básica para obtener empleo, ser miembro de cooperativas y obtener tiqueteras para la compra de la canasta básica.

Chávez se enamoró del sistema cuando Fidel se lo mostró, hasta el punto que ordenó la “compra” de 30.000 de estos médicos-espías, que fueron repartidos por todo el país. Así se creó Monte Adentro con una triple función: prestar un servicio básico de salud, hacer un extensivo adoctrinamiento y crear esta miserable red de espionaje familiar, de bajo costo y altamente confiable. De esta forma, controlan los pensamientos más íntimos de los pobres venezolanos. Esta red cubre todo el país y debe ser pagada en petróleo todos los meses.

Cuando Dilma Rousseff conoció las bondades de semejante invento, le propuso a Raúl Castro la creación de un plan que se denominó Mais Médicos para cubrir áreas alejadas en plena selva; pero cuando Jair Bolsonaro, el nuevo mandatario de Brasil, tomó el poder, él ya sabía que el sistema estaba envenenado. Él de inmediato puso dos condiciones para que los 8000 médicos cubanos permanecieran en Brasil. Primero que todo, sus miembros debían aprobar ciertos exámenes en las universidades. Segundo, deberían recibir un ingreso justo, puesto que el gobierno cubano se estaba quedando con el 70% de su salario. Por supuesto, Cuba canceló la misión de inmediato.

En el mundo han existido muchos Monte Adentro y Mais Médicos que Cuba ha vendido con éxito a los países africanos y otros paraísos socialistas. En la consolidación de la República de Angola, medio millón de soldados, técnicos, médicos y paramédicos cubanos, permanecieron en el país desde noviembre de 1975 hasta 1991 (Operación Carlota). Hoy en día Angola es uno de los países más atrasados del planeta.

Al igual que en Bolivia, Nicaragua y Venezuela estos héroes internacionales al final solo ayudaron a la consolidación de los paraísos socialistas, ¡pero la gente siguió enferma! En la misma Cuba, cuando un enfermo ingresa a un hospital debe llevar sabanas y si sale vivo, debe comprar sus propias medicinas.

Estos planes solo benefician al régimen cubano, pues ellos reciben petróleo gratis de Venezuela y un generoso pago de los gobiernos involucrados pues los cooperantes médicos apenas reciben un pequeño porcentaje de su sueldo real. Además, uno de los problemas que enfrentan los cubanos es la alta deserción de estos médicos y para evitarla, solo envían solteros. Eso sin contar que cuando llegan a un país deben entregar los pasaportes a sus diplomáticos. En resumen: un negocio de poca inversión y altas ganancias políticas y económicas para Cuba.

Pero volviendo a la pregunta inicial sobre la duración de Maduro en el poder, la respuesta es que tendremos socialismo del siglo XXI para rato. Ahora con nombramiento de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea, se erige como la cabeza visible de la oposición, pero desafortunadamente está solo, pues todos los demás líderes están en la cárcel, el exilio o el cementerio. Además Guaidó no inspira liderazgo y su voz no movió gente en la calle.

¿O será acaso que el aparato represivo montado por los cubanos con Monte Adentro es tan fuerte que ya llegó hasta la intimidad de las alcobas de los hogares venezolanos?

En nuestra próxima entrega: ¿Cómo Monte Adentro se convirtió en un pretexto para llevar cocaína a Centroamérica?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3502

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus