¿Y para cuándo el debate? Robledo lo propone, pero Petro y Gaviria se hacen los locos

A tres semanas de definir los candidatos presidenciales de las coaliciones, es poco lo que se discute y propone sobre de los males que nos aquejan. ¿Por qué?

Por: Jorge Enrique Esguerra Leongómez
febrero 21, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Y para cuándo el debate? Robledo lo propone, pero Petro y Gaviria se hacen los locos
Foto: cortesía

A tres semanas de definir los candidatos presidenciales de las coaliciones, es muy poco lo que se discute y propone acerca de las causas de los males que nos aquejan.

Las propuestas se centran en lo que hay consenso en el país, en los síntomas sentidos por la población y que están ratificados por los datos y las encuestas —la corrupción, el desempleo, el hambre, la carestía, la inseguridad, etcétera—, pero para darles solución es imprescindible recurrir a la comprensión de sus basamentos estructurales, punto que se desecha deliberadamente y cuando surge en cualquier confrontación, ante el requerimiento de profundizar en el debate, se lo rechaza por desconocimiento, miedo o por ambos.

Y quien más ha insistido en confrontar posiciones en profundidad es Jorge Enrique Robledo, de la Coalición Centro Esperanza. Veamos dos casos:

Hace ya un tiempo Gustavo Petro, del Pacto Histórico, propuso que la solución al calentamiento global que le debería dar Colombia pasaba por la suspensión de las exploraciones petroleras y, por ende, en corto plazo, la de las exportaciones.

Ante semejante ocurrencia, lanzada para atraer votos incautos, Jorge Enrique Robledo le propuso un debate ilustrado para ir a fondo sobre el tema, porque el asunto de la contaminación ambiental es crucial y atañe al modelo económico imperante.

Pese a que Daniel Coronell y Vicky Dávila ofrecieron sus espacios, Petro rehusó ese debate, porque prefiere seguir argumentando en los foros de candidatos, en los que predomina la mecánica de las preguntas y respuestas rápidas y en la mayoría de los casos vagas.

El hasta hoy senador Robledo, considerado el mejor en los últimos diez años, no solo se destacó por ser el que ha hecho más debates contra la corrupción, sino por sus posiciones emanadas del análisis del país en la Comisión Quinta del Senado, encargada de aspectos referentes a los recursos naturales (extractivos entre ellos) y el medioambiente.

Por eso considero que su conocimiento del tema durante 20 años lo hace idóneo en la materia no solo por sus estudios en particular, sino porque los integra a la comprensión general de la estructura productiva y a sus posibilidades de desarrollo del país, en aras de encontrar las causas de los males para darles solución.

Por eso, le reprochó a Petro esa posición irresponsable, haciendo énfasis en que el país contribuía apenas con el 0,53 % a la generación de gases que ocasionan el efecto invernadero (GEA), por lo que esa suspensión no contribuiría a mitigar el cambio climático, que es responsable de las grandes potencias, pero sí destruiría nuestra economía dependiente de los recursos no renovables, que es el principal problema a resolver en un gobierno de cambio, junto con la lucha contra la deforestación y por conservar los ciclos del agua; aunque seguramente quien rechaza el debate confía más en que el arrastre mesiánico de votos y el todo vale lo lleve a la presidencia.

Pero más recientemente, en uno de los debates de hace unos días entre candidatos del Centro Esperanza, cuando Jorge Enrique Robledo expuso la necesidad de ir más allá que simplemente prometer empleos y por eso propuso la necesidad de crear fuentes de trabajo, para lo cual había que revisar el modelo económico neoliberal que durante 30 años ha destruido el agro y la manufactura, Alejandro Gaviria salió a caricaturizarlo y a rotularlo de “proteccionista” sin más argumentos.

Ante esa impostura, Robledo le propuso un debate específico sobre el tema, al que la periodista Vicky Dávila ofreció su espacio para hacerlo, pero el académico Gaviria, después de aceptarlo, no ha respondido hasta la fecha. Igual que Petro, parece rehuir un debate indispensable para que los electores decidan sobre el futuro del país, seguramente porque está más interesado en recibir apoyos del continuismo duquista.

La confrontación sobre el modelo económico que está proponiendo el precandidato Robledo es crucial porque atiende a esclarecer cuáles son las causas de la crisis permanente que vivimos, que gobierno tras gobierno no aciertan a contrarrestar y que, por el contrario, cada día se agrava.

Desde hace 30 años, cuando César Gaviria implantó la apertura económica, no como una ocurrencia iluminada de él, sino atendiendo a una imposición del Consenso de Washington para supuestamente saldar la deuda externa y sacar a Colombia del subdesarrollo, Robledo, entonces profesor universitario y luchador en bien de los indignados del país, fue uno de los pocos que alertó sobre la catástrofe que se avecinaba con la demagogia del “bienvenidos al futuro” de César Gaviria.

Y hoy podemos comprobar que su crítica era correcta, porque el trabajo nacional se ha reemplazado con trabajo extranjero, porque se ha pasado de importar 500.000 toneladas anuales de alimentos en 1990 a 14 millones, sin contar los productos manufacturados que están reemplazando a los que, con gran esfuerzo como los textiles, se producían en el país desde mediados del siglo pasado.

Y la falacia de que los precios iban a disminuir con los TLC hoy queda desvirtuada porque la carestía campea ante la devaluación del peso y la importación de la inflación mundial, además que la deuda externa ya llega a los 170.000 millones de dólares. Sin revisar el modelo económico que ha causado ese desastre no es posible crear fuentes de empleo. Y sin debates serios e ilustrados, la continuidad del desastre que deja el gobierno de Duque se mantendrá para mal del país.

-.
0
2300

"Los diálogos con el ELN no deben empezar de cero sino retomar lo avanzado"

Gloria Inés Ramírez, la ministra de Trabajo de Petro que el uribismo considera una amenaza

Gloria Inés Ramírez, la ministra de Trabajo de Petro que el uribismo considera una amenaza

El desastroso paso de Aida Merlano por el Congreso

El desastroso paso de Aida Merlano por el Congreso

El megaboom petrolero de Guyana que atrajo a las grandes petroleras del mundo

El megaboom petrolero de Guyana que atrajo a las grandes petroleras del mundo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus