¡Y entonces fue posible!

Si bien es fácil ver todo lo que nos hemos perdido por cuenta de la pandemia, ¿no sería mejor apreciar lo que hemos ganado?

Por: Alexander Villa
abril 15, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Y entonces fue posible!

Y entonces llegó un momento en nuestro mundo, un momento en nuestras vidas, un momento en la historia de la humanidad en donde fue posible:

- Que los hijos entendieran la importancia del trabajo de sus padres.

- Que los padres y las madres compartieran más tiempo con sus hijos e hijas.

- Que los padres y las hijas jugaran juegos de mesa, ¡en la mesa!, y la compartieran y la disfrutaran.

- Que los hijos y las madres hicieran sesiones de ejercicios y se preocuparan mutuamente por su salud física y mental.

- Que las familias tomaran el desayuno y el almuerzo y la cena juntos, y conversaran entre ellos.

- Que los hermanos y los primos y los tíos quisieran volverse a ver, así fuera por una videollamada.

- Que las familias desempolvaran libros y canciones y que bailaran sin excusa frente a la ventana.

Y entonces llegó ese momento en el mundo en donde fue posible:

- Que los empresarios confiaran en sus empleados e hicieran todo lo necesario para que pudieran trabajar desde casa.

- Que los empleados pudieran organizar todas sus cosas y su tiempo para cumplir adecuadamente con sus deberes, tanto del hogar como del trabajo.

- Que los accionistas y los presidentes de las compañías reflexionaran sobre la distribución de los ingresos empresariales y se bajaran sus estrambóticos sueldos y dividendos para compensar los salarios de los que no ganan tanto como ellos y para mejorar su aporte social.

- Que los deportistas más adinerados del planeta pensaran más en las personas de sus países y de sus ciudades, y que entendieran que las personas de su equipo son más que las que entrenan en la propia cancha junto a ellos.

- Que los bancos entendieran que a veces los deudores no pueden pagar, aunque quieran, y que siempre es de gran ayuda que les den prorrogas, condonaciones y bajas a sus tasas de interés, ¡incondicionalmente!

- Que las empresas donaran insumos y alimentos para los hospitales, para los cuerpos de policía, para los bomberos, para el personal médico y para las familias.

- Que los ricos pudieran meterse la mano al bolsillo para ayudar a los más pobres.

- Que los líderes políticos entendieran que fueron elegidos para  servir a todos, sin excepción.

- Que los gobiernos controlaran de manera precisa el acaparamiento y los precios desmedidos e injustificados en los servicios y en los alimentos; y que aseguraran un ingreso mínimo vital y que lograran entender las verdaderas prioridades que tienen ante la sociedad.

Y entonces llegó ese momento en nuestras vidas en donde fue posible:

- Que hiciéramos fila de manera tranquila y organizada para subir al transporte público y para entrar en los supermercados.

- Que todos pudiéramos pensar en los demás y nos lanzáramos a donar un día, una semana o hasta un mes de nuestro salario para ayudar a los más necesitados.

- Que dejáramos de criticar la pobreza y la marginalidad.

- Que pudiéramos entender lo que significa para algunos "vivir al día" y que lográramos tener empatía con ellos.

- Que pudiéramos orar con más fe que nunca y lográramos entender que nuestra iglesia no esta afuera sino adentro de nosotros.

- Que apoyáramos más a nuestros vecinos y a nuestros negocios y que compráramos cada vez que sea posible los productos locales.

Y entonces llegó ese momento en donde fue posible:

- Que paráramos todo tipo de máquinas y dejáramos de contaminar el aire y permitiéramos que el cielo se pintara de un azul majestuoso y que desde las ciudades se pudieran apreciar con toda claridad las verdes montañas y los nevados.

- Que los animales no se sintieran acosados por nuestra presencia y que los ciervos, las vacas, las cabras, los monos, los caballos, los patos, los jabalíes, las zarigüeyas y hasta los zorros y los pumas, además de salir a caminar libremente por su hábitat, lo hicieran por el nuestro.

- Que los ríos se tornaran nuevamente cristalinos y las bahías más azules y los mares más limpios, y que los peces y los delfines danzaran con toda tranquilidad cerca a las playas; playas blancas, playas limpias y libres de desechos.

Y entonces llegó un momento en la historia de la humanidad en donde fue verdaderamente posible: ¡darnos la mano!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
601

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El Coronavirus: la mayor crisis desde la II Guerra Mundial

El Coronavirus: la mayor crisis desde la II Guerra Mundial

El devastador dolor de Iván Lalinde

El devastador dolor de Iván Lalinde

En redes
Video: “El gobierno nos ha dado únicamente 4 tapabocas” colombiana en Wuhan

Video: “El gobierno nos ha dado únicamente 4 tapabocas” colombiana en Wuhan

En redes
Las críticas a Patarroyo por respaldar las políticas de Duque contra el Coronavirus

Las críticas a Patarroyo por respaldar las políticas de Duque contra el Coronavirus