Opinión

Vivir en el Caribe

Somos caribes en medio de las adversidades de un país melancólico y alegre. Que llora sus muertos en medio del fandango. Que se resiste a la paz como si fuese un embeleco de la política

Por:
mayo 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Vivir en el Caribe
El mes de mayo trae unas lluvias intermitentes en este Caribe de patios reales e imaginarios, que acariciamos como los últimos resquicios de libertad

Desde el Caribe inmenso que nos cubre con su salitre de magia y resistencia, avistamos lo que la geografía de la piel enseña con sus lecciones de historias y vilipendios tan marcados como un hierro candente en las posaderas del esclavo perpetuo.

Desde acá recibimos a la diáspora que viene de Venezuela con sus angustias maduradas a punta de hambre y decepción del paraíso prometido por el Socialismo del siglo XXI: el cruel espacio de los semáforos con sus rutinas en tres colores los acoge de manera perversa y nosotros -al sentirnos levemente superiores- con altanería entregamos la misericordia que nadie nos ha enseñado a ofrecer.

El mes de mayo trae unas lluvias intermitentes en este Caribe de patios reales e imaginarios, que acariciamos como los últimos resquicios de libertad. Libertad amenazada por la voracidad del cemento y el ladrillo que en nombre del progreso nos pone una lápida de civilización no merecida.

También llega la abundancia de moscas y demás abejorros que nos anuncian que la naturaleza está cambiando por las lluvias y la renovación de la resequedad en el paisaje por la verde piel de la hierba que huele a muchacha nueva por la mañana.

Somos caribes en medio de las adversidades de un país melancólico y alegre. Que llora sus muertos en medio del fandango. Que se repone de una masacre con un carnaval financiado con el gasto público. Que se resiste a la paz como si fuese un embeleco de la política y no una necesidad de la vida misma para morir de aburrimiento algún día.

Empezar a comprender que el gen de lo asesino y de lo intolerante que somos no es una maldición chibcha ni tampoco algo que se pueda borrar con desmanchador de supermercado. Pero si vencer a punta de argumentos (no de bala) políticos -no en el Congreso- pero si en la sociedad abierta y en libre juego democrático, que por lo menos nos ilusionen con creer que si es posible creer en la democracia como sistema y desmontar todos los miedos que nos acosan desde la Transilvania en que se ha convertido la política entre nosotros.

 

Vivir en el Caribe de los miedos y los atrevimientos es un grito de fe
que la vida compensa y que nos hace maldecir los calores
porque nos sofocan hasta los últimos pelos del cuerpo

 

Vivir en el Caribe de los miedos y los atrevimientos es un grito de fe que la vida compensa y que nos hace maldecir los calores porque nos sofocan hasta los últimos pelos del cuerpo, pero también es el sudor que nos limpia de las impurezas que nos acosan.

Vivir y sufrir en el Caribe también es recordar que estamos hechos más de sal y de agua que otras cosas. El mar no se ve a lo lejos ni se siente en la limpia brisa que nos besa; el mar anda con nosotros como un termostato que nos regula las ganas de parir hijos y de mandar a la quinta porra a los asesinos de la tranquila e imperturbable calma con la que la canícula nos tiene en un reposo de ingenua inteligencia.

Coda: pero también es pertinente aclarar que por calmados y alegres no se nos debe confundir con ser bobos, estamos cansados también de estar en la cola de las cifras y fotografías de la pobreza de este país de pocos ricos y muchas mezquindades.

-.
0
407
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No hay fiesta en el pueblo

No hay fiesta en el pueblo

Populismos mentales

Populismos mentales

Del taparrabos al tapaboca

Del taparrabos al tapaboca

Pacto con el diablo

Pacto con el diablo

Arrochelados

Arrochelados

Cultura popular y pandemia

Cultura popular y pandemia

El hombre que hablaba de Marlon Brando

El hombre que hablaba de Marlon Brando

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)