¡Qué viva la Coca-Cola!

“He visto a más de uno del movimiento de contracultural ordenando una hamburguesa con buenas papas fritas, tocineta doble, salsa, lechuga y, por supuesto, una Coca-Cola”

Por: Fernán Avid Medrano Banquet
Julio 14, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Qué viva la Coca-Cola!

El Che Guevara bebía Coca-Cola. Cuando triunfó la Revolución Cubana, los cubanos intentaron inventar  un ingrediente que sustituyera el componente supuestamente secreto que llegaba de Estados Unidos.

El Che probó el refresco gaseoso que habían creado los revolucionarios, la Coca-Cola de la Revolución Cubana. Al Che Guevara le gustaba beber Coca-Cola. Pero al Che le supo a estiércol.

“Che, sabe a mierda”, dijo. Gabriel García Márquez narra que luego le preguntaron por el sabor del refresco, a lo que el dijo que le supo a cucarachas.

El escritor mexicano Paco Taibo II se jacta de ser el mejor catador de Coca-Cola del mundo.

Se ríe de la izquierda puritana, que no toma el fantástico producto del imperio norteamericano.

El autor mexicano está convencido de que la Coca-Cola de Buenos Aires no igual a la que se produce en Aguas Calientes, en México, debido a que la bonaerense no es endulzada con el azúcar de Tucumán.

Paco Taibo II lleva consigo dos botellitas de Coca-Cola a sus conferencias.

El abucheo es ensordecedor. Ya sabemos que no faltan los cavernarios.

Eso no afecta en nada a un provocador como Paco Taibo II.

Una traductora rusa le preguntó a Gabriel García Márquez en un viaje a la de-sa-pa-re-ci-da Unión Soviética, a qué sabía la Coca-Cola.

El premio nobel de literatura colombiano le respondió que le sabía a zapatos nuevos.

Yo no veo ningún problema en que un revolucionario de racamandaca tome Coca-Cola con comida chatarra de McDonald’s.

He visto a más de uno del movimiento de contracultural ordenando una hamburguesa con buenas papas fritas, tocineta doble, salsa, lechuga y, por supuesto, una Coca-Cola.

Y si lo que hay es Pepsi, prefieren salir del sitio e ir a comprarla al local de enfrente.

Fidel Castro salía últimamente en televisión vestido con una sudadera de la marca Adidas. Y sin embargo, Fidel no era incoherente con su pensamiento. Eso es accesorio y menudencia.

Jaime Garzón lo expresó muy bien en una conferencia de bienvenida a los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia, cuando dijo que no hay que creerles nada a los radicales. Esa gente son unos dinosaurios. Los radicales son una especie en extinción como la virginidad, la honestidad, la pureza.

Con Albert Einstein pensamos que la mente que se abre a una nueva idea nunca vuelve a su tamaño anterior.

Hay que despertar la crítica de las gentes jóvenes, pero sin darle mucha importancia a que si se toma Coca-Cola o no, si se come hamburguesa o no, si usan zapatillas Nike o no.

Ha pasado mucha agua debajo de los puentes. No debemos enfrascarnos en discusiones bizantinas, ni en el sexo de los ángeles, ni si tienen ombligo o no. Ni tampoco repetir las mismas frases para audiencia de convencidos, como dijo Eduardo Galeano.

Existe la necesidad insatisfecha de muchos jóvenes. Hay que ser creativos, ingeniosos. El Quijote era más que pensante, era sentipensante. Así o peores debemos ser los jóvenes.

Tenemos que tener mucha cordura para nuestra locura. Sentir la vida para crear nuevas maneras de vivir mejor. ¡Y que viva el huracán juvenil y la Coca-Cola!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2284

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El campo de golf que se volvió una escuela de arte que Fidel y el Che odiaron

El campo de golf que se volvió una escuela de arte que Fidel y el Che odiaron

En su ley

En su ley

La verdadera historia del Che y por qué debe ser borrado definitivamente

La verdadera historia del Che y por qué debe ser borrado definitivamente

Más sobre el Che Guevara

Más sobre el Che Guevara