Virtualidad académica: desamparo al acceso escolar

"El abismo que está generando es tan grande que el aprendizaje se está concibiendo como un privilegio". Una mirada a este preocupante tema

Por: Alexandra Mateus
mayo 13, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Virtualidad académica: desamparo al acceso escolar
Foto: PxHere

El año 2020 nos sorprendió con la llegada al mundo del COVID 19, un virus que no solo frenó lo que conocíamos como cotidianidad, sino que nos obligó a reformular la manera en la que transcurren nuestros días. Todos los ámbitos se han visto afectados y más que un cambio social ha causado un desastre humanitario, pues los privilegios de unos empezaron a hacer mella en las crudas realidades de otros. La educación hace parte del sinnúmero de actividades que se vieron obligadas a replantear su medio de ejecución y es que en un abrir y cerrar de ojos, los docentes tuvieron que trasladar todo desde la presencialidad hacia la virtualidad. Y no fueron los únicos en sentir ese choque pues ni ellos, ni alumnos ni padres, estaban preparados o formados para dar este gran salto hacia la conectividad.

En una entrevista dada a la Universidad Javeriana; Carolina Piñeros, directora ejecutiva de Red PaPaz, manifiesta que la preocupación, o desaire, se enfoca en la calidad de educación que están recibiendo los jóvenes, pues no existe equidad y hay una clara vulneración del derecho a la educación. Y esto es solo un abrebocas pues, sin ánimo de cuestionar o criticar el modelo educativo en el que tanto ha trabajado el Ministerio de Educación, y que ahora se refuerza en MinTIC para lograr mayor cobertura; es una simple ojeada a la desigualdad social y a la visibilización del evidente abandono estatal que se desbordó a causa de una crisis sanitaria mundial. El dilema no reposa solo en este punto pues, aunque a través de maromas se ha intentado mantener el sistema académico, desde la virtualidad, a flote; las autoridades educativas no se detienen a considerar los esfuerzos y sacrificios que hay en medio, sino que desde su posición exigen resultados sin contemplar que esta pandemia agarró fuera de base a todo el modelo educativo y de paso a una sociedad entera.

El Laboratorio de Economía de la Educación de la Pontificia Universidad Javeriana, determinó que el 96% de los municipios de Colombia no cuentan con recursos o cobertura que garantice la educación virtual. Las zonas más afectadas son las rurales, teniendo más de 1 millón de personas sin acceso a internet y según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en zonas urbanas, el 11% de los estudiantes no cuenta con el servicio de conectividad. En este punto es necesario inferir que al desafío académico se suma la evidencia del vacío tecnológico y aunque se han implementado proyectos que llevan el internet a zonas vulnerables, la sostenibilidad de los mismos se ha convertido en un gran inconveniente impidiendo que estos cumplas su objetivo.

La realidad ante este panorama no es alentadora pues los jóvenes que viven en zonas alejadas deben desplazarse para encontrar la forma de garantizar su permanencia y participación en clases; los que cuentan con un solo celular para toda una familia se ven obligados a compartir, por pequeños espacios de tiempo, el único dispositivo que los acerca a su aprendizaje y los que no tienen ninguna de estas posibilidades se ven en la desafortunada situación de abandonar su formación. El abismo educativo que está generando la virtualidad es tan grande que el aprendizaje se está concibiendo como un privilegio y aunque las medidas de distanciamiento y educación remota buscan garantizar la conservación de la salud, al mismo tiempo, están evidenciando el desamparo al acceso escolar.

A un año del inicio de la pandemia es preciso decir que, si bien se ha logrado sortear un poco el paso a la virtualidad y tanto padres, como niños y docentes están realizando grandes esfuerzos por mantenerse vigentes en esta nueva normalidad, es preciso acudir a la empatía y no olvidar que hay muchos seres que, aun teniendo todo el entusiasmo por aprender, su realidad les ha impedido conectarse con las necesidades de esta realidad. Es necesario reconsiderar la forma en la que se ha sustentado la educación y empezar a formularla de una manera más pedagógica, en donde se busque el afianzamiento de todos sus procesos y se fortalezcan los propósitos en torno al buen planteamiento de contenidos y métodos de enseñanza. El quiebre que generó la pandemia es un llamado de alerta hacia la forma en la que percibimos y desarrollamos los nuevos espacios, es la oportunidad de corregir las falencias.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
De la educación y el paro virtual

De la educación y el paro virtual

Casa por cárcel

Casa por cárcel

Nota Ciudadana
Lo que el COVID-19 evidenció sobre nuestro sistema educativo

Lo que el COVID-19 evidenció sobre nuestro sistema educativo

La educación en casa: una gran tarea

La educación en casa: una gran tarea