Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz

Por:
Enero 19, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Violencia paramilitar en campaña
Uno blanco, otro negro, uno religioso y trascendental en sus discursos, el otro un mamagallista consumado, ambos sacrificados por la intolerancia y el poder. Ambos una gran pérdida para la democracia

Esta semana coincidió la conmemoración del nacimiento de Martin Luther King, un gran líder afroamericano, premio nobel de paz, con el lanzamiento de la serie sobre la vida de Jaime Garzón y no pude evitar relacionar estos dos hombres, tan distantes y tan distintos en nacionalidad y carácter, pero tan similares en su lucha por los derechos humanos y la paz.

Martin Luther King, un pastor protestante, negro, académico, fue asesinado en 1968. Su lucha, a pesar de quedar trunca, dio paso a una mayor capacidad de respuesta de la población afro frente a la segregación que se vivía en esos años en Estados Unidos. Garzón, un líder de opinión indiscutible que logró con su humor desnudar la corrupción y connivencia entre la clase política y las mafias, fue asesinado en 1999 por orden de los paramilitares.

Uno blanco, otro negro, uno religioso y trascendental en sus discursos, el otro un mamagallista consumado, no se tomaba en serio a nadie, ni a nada. Uno norteamericano, el otro colombiano. Uno famoso mundialmente y Garzón apenas cosechando sus éxitos en Colombia. Pero ambos sacrificados por la intolerancia y el poder. Ambos una gran pérdida para la democracia.

En la historia de la humanidad el asesinato político ha sido un arma recurrente para callar los liderazgos y derrotar la protesta. Asesinatos que en muchos casos han sido tolerados o encubiertos por la dirigencia política y fomentados por el odio ideológico y el miedo a nuevas ideas o a la inclusión de sectores excluidos.

Colombia sabe muy bien lo que significa este odio, lo hemos sufrido muchas veces sacrificando vidas valiosas en manos de criminales primarios, manipulados por fuerzas oscuras. Casi nunca estos crímenes se aclaran totalmente así cojan algún chivo expiatorio para exhibirlo como el culpable individual. En el caso de Luther King un joven condenado a 99 años, murió en prisión por ese asesinato y en el de Garzón, se le atribuyó la responsabilidad a Carlos Castaño. En ambos casos cabe la pregunta obvia ¿A quién beneficiaba la desaparición de esos dos líderes honestos? Y eso es lo que no se ha podido contestar todavía y tal vez nunca se responda.

Ahora, la violencia, como único argumento, vuelve a hacer de las suyas en medio de una campaña electoral en la que tendremos nuevamente que escoger entre la guerra y la paz. Una cantidad dolorosa de muertes de líderes sociales, que el gobierno no se ha dignado reconocer como sistemáticas, hace palpable el clima hostil hacia quienes en los territorios proclaman su posición por la paz o luchan por la recuperación de tierras.

 

Aparecen de nuevo los paramilitares o narcos
con su apetito insaciable de poder,
lanzando amenazas contra exintegrantes de  las Farc

 

incontrolable, aparecen de nuevo los paramilitares o narcos con su apetito insaciable de poder, lanzando amenazas contra exintegrantes de la guerrilla de las Farc. Nos notifican que van a volar las sedes del nuevo partido político creado a partir de los acuerdos de La Habana, lo que enturbiaría aún más las aguas turbulentas que no han dejado asentar el barro del conflicto armado.

¡Qué mala hora para un gobierno tan debilitado como el de Juan Manuel Santos!. No se le ven ganas, ni capacidad para frenar estos crímenes. No hay una voluntad clara de enfrentar a los violentos por miedo a perder lo poco que le queda de popularidad. Pero la verdad es que algo tiene que hacer, así sea lo único que haga en los escasos siete meses que le quedan de mandato: controlar la violencia política y proteger tanto a los desmovilizados de la guerrilla, como a los líderes sociales, así los estén matando por múltiples razones, incluidos los líos de faldas, como dijo el ministro de defensa Luis Carlos Villegas.

Peor que no aprueben las firmas de uno u otro candidato o que no se hagan coaliciones en la derecha, el centro o la izquierda es tener de nuevo mártires políticos, asesinados por el delito de apostarle a la paz.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

 

Publicidad
0
793
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

El paraíso al otro lado de la frontera

El paraíso al otro lado de la frontera

Los venezolanos llegan con la esperanza de un paraíso, así se llame Colombia, y Álvaro Uribe crea que este es un infierno creado por Santos y la Far
Están en todo su derecho, pero…

Están en todo su derecho, pero…

Los hermanos de Garzón tienen todo el derecho a no compartir la puesta en escena, y los detractores de Timochenko a amargarle sus giras, pero en ambos casos hay tela por cortar
Abuso o violación, dos caras de la misma moneda

Abuso o violación, dos caras de la misma moneda

El terrible caso de Claudia Morales abre el debate más allá de la denuncia. También está el nivel de acoso, abuso o agresión contra una mujer o un niño y la posición de poder del agresor
La serpiente del paraíso

La serpiente del paraíso

Francisco respalda a obispo chileno cuestionado por pederastia y se va lanza en ristre contra las “fake news”
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo