Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Violadores pillados, pero no castigados

De Weinstein a Trump, Kevin Sapacey, Michel Jackson, la violencia contra la mujer se ha destapado gracias a sus denuncias y empiezan a pagar por ello los intocables del cine

Por:
Noviembre 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Violadores pillados, pero no castigados
Donald Trump, Harvey Weinstein son hombres poderosos, famosos, riquísimos que podrían haber conseguido el amor o la compañía por sus propios méritos

La prueba reina de que la violencia contra la mujer asusta tanto a sus víctimas que no se atreven a denunciar al violador, son las recientes acusaciones contra un poderoso de Hollywood, Harvey Weinstein el productor de múltiples películas ganadoras de premios y hermano de otro poderoso. Tuvieron que pasar muchos años para que alguna mujer, de las más de cien que lo acusan ahora, se atreviera a hablar de los acosos y abusos que acostumbraba realizar este hombre.

Una vez se abrió la puerta, como si se tratara de una esclusa que retuviera un reservorio de agua, brotaron las denuncias hasta inundar de lodo a ese ídolo ciertamente con pies de barro. Después el escándalo fue inevitable con graves consecuencias para el violador. Ya ninguna mujer tuvo miedo de hablar, de ser ridiculizada por los defensores del productor, o cuestionada en su honra, como usualmente pasa con quienes se atreven a enfrentar esa infamia que se llama violación.

El escándalo de Weinstein dio alas para otras acusaciones como las que están apareciendo contra el actor de House of Cards Kevin Spacey, Dustin Hoffman, Charlie Sheen o  Bill Cosby y para recordar la violación de otro famoso que ha escapado a la justicia por años, el director Roman Polanski o el cantante Michael Jackson que se murió si que se esclarecieran por completo las muchas denuncias de abuso de menores que habían aparecido en su contra.

Esto que ahora se está conociendo parece una epidemia con todos los ingredientes de lo que constituye la violencia basada en género, es decir la violencia que se apoya en la superioridad de una persona contra otra para someterla a abusos de tipo sexual o para maltratarla. Todos los acusados, y en esta lista por supuesto hay que incluir a Donald Trump, son hombres poderosos, famosos, riquísimos que podrían haber conseguido el amor o la compañía por sus propios méritos. Pero no, prefirieron usar su poder para someter a una mujer o a un niño.

Además, presumían que sus actos quedarían impunes porque, en quien es sometido al abuso, se genera miedo y mucha inseguridad. Subidos en sus pedestales, estos hombres, no lo hicieron una vez, ni dos, sino que convirtieron la violencia contra la mujer en un modo de vida, en una satisfacción cotidiana de sus egos, enfermos de machismo.

 

Allí está Donald en el trono de la presidencia de los Estados Unidos
que ganó a pesar de que muchas mujeres se atrevieron
en plena campaña a contar como habían sido acosadas por ese macho

 

Como dije al principio se necesitaron años y el refuerzo de saberse acompañadas en la desgracia para que muchas mujeres salieran con valor a contar lo que les había pasado. Esto puede ser el comienzo de un movimiento mundial que se atreva a contrarrestar la violencia patriarcal, con el apoyo de un sistema judicial que hoy s{i le cree a las mujeres y sí se atreve a tocar a los poderosos. Bueno, no a todos… Allí está Donald en el trono de la presidencia de los Estados Unidos que ganó a pesar de que muchas mujeres se atrevieron en plena campaña a contar como habían sido acosadas por ese macho, ensoberbecido, que está al frente de la nación más poderosa del planeta.

Esperemos que a él también algún día le llegue la justicia y le haga pagar sus abusos. Por lo pronto los que ya están pagando son los intocables de la industria cinematográfica. Ojalá esa punta del iceberg vaya dejando ver que bajo las aguas hay muchos otros abusadores, seguramente escondidos en su fama, como pasó con O. J. Simpson, que asesinó a su exmujer a puñaladas y salió con una pena mínima por un delito menor, cuando a través de un juicio mediático, jurados de conciencia fueron inducidos a pensar que se trataba de una persecución contra el jugador de futbol, por ser rico y por ser negro, cuando todas las evidencias lo señalaban.

Que esto no se repita o se aplaquen las denuncias con pagos como en el caso de Michael Jackson, porque volveríamos a caer en la impunidad y el temor de miles de mujeres a denunciar sería justificado.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

 

Publicidad
0
613
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos