Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

VIDEO: El infierno de los calabozos de Maduro en Caracas

Los detenidos se hacinan en pequeños espacios sin comida ni asistencia médica en las comisarías de la capital venezolana

Por:
Abril 07, 2017
VIDEO: El infierno de los calabozos de Maduro en Caracas

Los calabozos de las comisarías de Caracas no son simples lugares de paso. Más bien constituyen una red de cárceles paralela. Un equipo de Sin Filtros  ha podido entrar en estos centros de detención preventiva donde los detenidos se acumulan sin las condiciones adecuadas y con graves perjuicios para su condición física y psicológica.

Todos ellos están en el calabozo por delitos menores, aunque en muchas ocasiones pueden llegar a estar más de un año. Un espacido a apenas doce metros cuadrados alberga hasta 18 personas que permanecen encerradas 24 horas al día y solo ven la luz del sol media hora a la semana, en el supuesto de que reciban una visita.

Este es el video:

 

Publicidad
0
9189
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

A falta de Churchill, bueno es Cantinflas

Hay muchos casos donde no hay quien le ponga orden a las cosas y lo único que se consigue en una eterna guerra boba
Si los medios hablaran de Colombia como lo hacen de Venezuela

Si los medios hablaran de Colombia como lo hacen de Venezuela

"La diferencia en la forma en que reaccionamos ante lo que sucede allá y lo que pasa acá es tan radical, que resulta legítimo preguntarse cuál es la razón que la justifica"
Misión imposible: Comerse una BigMac decente en Venezuela

Misión imposible: Comerse una BigMac decente en Venezuela

Así es visitar un McDonalds en el vecino país bajo el gobierno de Maduro y las protestas de la oposición

Pobre Venezuela: ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de la OEA!

“Activar” la Carta, tiene un contratiempo: verificar la "ruptura del proceso político institucional democrático", algo casi imposible según la galantería jurídica interamericana