Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Mi viaje en bicicleta por Colombia en 2016

Recorrimos 3078 kilómetros a bordo de la bici, un sueño hecho realidad.

Por: Felipe Rios Tiusabá
Enero 10, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mi viaje en bicicleta por Colombia en 2016

Ahora que está empezando el año, escucho frecuentemente en las calles, redes sociales, familiares, amigos deseos de viajar, viajar y viajar como propósito de 2017. Sin embargo el nuevo año llega con nuevas cargas tributarias, un pésimo aumento del salario mínimo, y por supuesto vientos de Paz, quiero compartir en unas cuantas líneas la experiencia viajando por este maravilloso país llamado Colombia.

La vida nos permite decidir que queremos hacer, si nos quedamos encerrados en una oficina o disfrutamos de la naturaleza y las personas a nuestro alrededor.  Pues esa ambivalencia la tuve que afrontar en los primeros meses del pasado año.

Mi decisión se inclinó por la segunda opción, por tanto emprendí un viaje en bicicleta por Colombia en compañía de mi gran amigo Parra, pase de ir de la casa al trabajo y viceversa a desplazarme entre 40 y 60 km diarios a bordo de Carlota (mi bicicleta) sin destino fijo, disminuí mi pensamiento hacia el pasado o el futuro y me enfoque en vivir el presente. Cada quebrada, montaña, pueblo, visitado tomaba un nuevo significado, encontramos personas desconocidas que nos aconsejaron mejor que consultar en internet o leer blogs.

Las comodidades de casa las cambiamos por amaneceres llenos de color y en algunos casos con mucho frio y lluvia, sin embargo eso nos permitía sentir la emoción de despertar y sentirnos vivos a plenitud, con el paso de los días nos volvimos expertos en armar y desarmar la carpa, en preparar el desayuno y la cena en una pequeña estufa de gasolina, en afrontar las fuertes pendientes de la topografía colombiana, en pedir permiso para acampar en un predio cercano a la vía. El menú gastronómico en el recorrido nos permitió disfrutar de los ricos mangos que caían al lado de la vía en el departamento del Cesar, de las naranjas en el Occidente de Boyacá, de los bananos tipo exportación del Urabá,  del pescado y mariscos de las costas en el norte del país, de los bollos de Sincelejo. Apreciamos la belleza de la mujer colombiana en Soata, Cúcuta, Ocaña, Aguachica, Palomino, Montería, Dabeiba y Medellín, este último lugar con un poco más de bisturí que los demás.

Recorrimos 3078 kilómetros a bordo de la bici, un sueño hecho realidad. La travesía bicimochilera no se simplifico a  unas vacaciones de 15 días, fue una aventura de principio a fin, lo desconocido fue nuestra mejor compañía por 65 días.

Mi oído se acostumbró al ladrido de los perros, al cantico de los gallos, al sonido de las chicharras, de los saltamontes, de las olas, del viento. Nunca hubo un momento de silencio absoluto. El internet, la televisión, el celular quedo en un segundo plano. Y tan solo nos limitamos a escuchar las historias de guerra y desplazamiento de familias a lo largo de nuestro recorrido, pero también historias de conquista de un señor de 70 años quien es todo un Don Juan en el parque Tayrona, del Torito un señor con más de mil sobrinos en el Cabo de la Vela, cada persona que saludaba lo presentaba como sobrino o sobrina. Doña Isaura una madrona muy amable en Urumita quien luego de la muerte de su esposo a manos de los paramilitares sacó a sus seis hijos adelante a punta de tamales y gallinas.

Si quieren conocer más detalle del viaje realizado o compartir sus experiencias, no duden en contactar a este servidor nacido en los verdes campos de Boyacá. Colombia los espera, viajar siempre será mejor que leer mil libros, ver películas o documentales. Nada como poder contar y recordar las personas, paisajes, costumbres y pueblos como lo estoy haciendo ahora al escribir estas líneas y como consejo final no posterguen sus sueños, la vida es aquí y ahora.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
1810

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Más cantantes colombianos siguen vendiéndole su alma al reguetón

Más cantantes colombianos siguen vendiéndole su alma al reguetón

Shakira, Carlos Vives, Silvestre Dangond, entre muchos otros, seguramente con temor al olvido y ver sus finanzas en cero, se han sumado a este género
Más que las Farc, el peligro más grande siempre fue la corrupción

Más que las Farc, el peligro más grande siempre fue la corrupción

"Colombia está llorando, Colombia necesita borrar un pasado que hace daño y escribir un presente que nos saque de esa lista negra en la que estamos ante el mundo"
La Mojana en la sombra de la calamidad

La Mojana en la sombra de la calamidad

Si las lluvias continúan existen altas posibilidades de inundación en esta zona
Las presuntas irregularidades en la elección al consejo académico de la U. Cundinamarca

Las presuntas irregularidades en la elección al consejo académico de la U. Cundinamarca

Juan David Cetina Parra, candidato, denuncia que el proceso tuvo algunas inconsistencias