Venezuela, un país en estampida

El país latinoamericano vive sus días más oscuros como nación en medio de un éxodo histórico

Por: Freddy González
febrero 02, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Venezuela, un país en estampida
Foto: AFP

Hace más de dos años, el éxodo de venezolanos hacía otros países de Latinoamérica y el mundo ha proliferado. Día a día vemos como por aire, mar y tierra los habitantes de nuestro país abandonan la patria con su vida contenida en una maleta. Muchos de ellos sin un destino, otros sin dinero, otros con el alma rota por dejar a sus familiares más cercanos; pero todos sin mucho más que hacer porque la realidad así lo demanda.

Según Consultores 21, una empresa nacional de estudios de opinión, más de 4 millones es la diáspora que ha sufrido el país en el último tiempo; lo que ha llevado a los ciudadanos a destinos numerosos, sobre todo a Colombia, nación que por su cercanía ha recibido hasta un millón de personas desde principios 2017 para acá, y que pese a que lo ha hecho con los brazos abiertos, se ha visto afectada ante la fuga de migrantes.

Pero, ¿alguien le cree al presidente Nicolás Maduro cuando dice que desde su gerencia hacen lo posible para evitar la salida de más coterráneos? Esa es una de las mentiras más grandes de un gobierno en el que reinan las mentiras. Porque la verdad es que mientras más venezolanos abandonen en manada el país, para ellos mucho mejor. Al final, al haber menos gente dentro con ganas de superarse, menos votantes en su contra a la hora de las elecciones, menos riqueza que compartir y mucho más para malversar, además de más entrada de dinero desde el extranjero con esas personas que se va y envía capital para sus familiares desde otros destinos, ellos como gobernantes son los más beneficiados.

Así que es totalmente falso que al señor presidente y sus esbirros les interese el impulso del país hacía un camino de desarrollo, cuando por el contrario dejamos ir a nuestros mejores hombres. A médicos, ingenieros, periodistas, abogados y demás, que se van a otras naciones a reinventarse, con todo y que lo que realmente quisieran es apostar al país; pero que al final se van empujados por un régimen que les cierra las puertas y les dice con hechos que nunca van a tener nada. Que la casa, carro o incluso hijos con los que tanto podrían soñar, no es en esta patria donde los tendrán.

Por otro lado, quienes aún se mantienen en Venezuela tratando de remar entre las dificultades para que el país mejore. Madrugando todos los días y pensando a cada momento “me voy o no me voy”, quedarán en la historia como los verdaderos héroes de la patria, de una nación que se levanta a diario viendo con qué nuevo golpe al hígado propinan los maleantes que están en el poder y aun así siguen estoicos soportando todo lo que haya que soportar, esperando por supuesto con fe y trabajo que esta larga noche de pesadilla termine pronto y el sol brille más que nunca.

De momento, queda seguir luchando. Los que se fueron a levantar cabeza donde quiera que estén y demostrar que son grandiosos venezolanos, que no los devalúe nadie ni se sientan menos por estar fuera de su patria. Por otro lado, los que han de quedar, a seguir luchando por sostener un país que únicamente pretenden derrumbar a punta de maldad, para que de esa forma, cuando este horrendo presente se acabe, todos juntos, más temprano que tarde, nos fundamos en un abrazo de venezolanidad, dignificando a los caídos, pero sobre todo orgullosos de haber podido resistir con gallardía el capítulo más sombrío en la historia de esta república.

-.
0
646
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus