Venezuela: crónica de una intervención anunciada

Análisis teórico y contextual de las medidas tomadas por Trump sobre la cúpula de gobierno de Nicolas Maduro y las repercusiones de estas en el futuro de Venezuela

Por: Tony López R.
marzo 30, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Venezuela: crónica de una intervención anunciada

Tal como había anunciado, a continuación, traslado los argumentos, por la cual opino que Venezuela, está as porta de una intervención, usando diversos métodos, de acciones terroristas y desestabilizadoras para crea un clima de caos e ingobernabilidad,  cuando el escenario sea el propicio y la coyuntura lo permita, es ahí en el momento que actuarán las fuerzas militares estadounidenses, siempre teniendo un soporte “legal” y supuestamente en el marco de la defensa de la democracia y contra el  flagelo del narcotráfico  y que según Trump y su gobierno procede de Venezuela y de su presidente Nicolás Maduro.

En estos demenciales planes intervencionista se encuentra el presidente Trump, desoyendo el llamado de Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, quien ha pedido parar los conflictos armados y buscar la unidad de los países, en función de combatir y liquidar la terrible pandemia que azota hoy a nuestros pueblos, sin embargo, no debe descartarse que Trump, desoiga ese llamado, hay muchos elementos y antecedentes, que así lo evidencian.

A finales del año 2019 el gobierno de Donald Trump, prorrogó la acción ejecutiva de que Venezuela representa una amenaza inusual y extraordinaria para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos, una acción ejecutiva que fue aprobada durante el gobierno de Barack Obama hace cinco años atrás y que no tiene el más mínimo sustento ni político ni material, ni humano. A quien se le ocurre pensar que Venezuela pueda amenazar la Seguridad Nacional de la potencia económica y militar más grande de nuestro planeta.

¿Porque la prórroga? Cuando todas las naciones, incluyendo Venezuela, están enfrascados en combatir la pandemia del Covid-19, y Estados Unidos se convierte en el epicentro de dicha enfermedad, el combate a dicha pandemia debiera ser el objetivo principal de la Casa Blanca para salvar a su pueblo, cuando prestigiosos inmunólogos y científicos estadounidenses, están alertando de que la pandemia podría provocar más de 200,000 fallecidos en su país si no se toman serias medidas en el sistema de salud.  Trump y su gobierno no deben aprovecharse de este escenario, no solo para un eventual ataque militar a la tierra de Bolívar, sino a bloquear y sancionar a los pueblos y gobiernos de Cuba, Irán, Siria Nicaragua, por el solo hecho de no subordinarse a sus políticas imperiales, injerencistas y genocidas.

La prórroga ampara legalmente al presidente, para tomar la decisión de utilizar a las Fuerzas Militares e intervenir en cualquier país que considere una amenaza, sin necesidad de someterlo al Congreso y precisamente esta es, una evidencia de que el plan intervencionista está en marcha, si tomamos además en cuenta los elementos que más abajo expongo.

No creo que esta intervención sea similar a como lo hicieron en Panamá o en Irak.  No,  ellos se aprovecharan cuando el escenario sea creado por los grupos que dirigen Guaidó, Leopoldo López y que apoya María Corina Machado, realizando actos terroristas, atentados y acciones   desestabilizadoras,  trataran de comprar  jefes militares y gobernadores, la idea es crear un caos y dar una imagen de  ingobernabilidad, en ese teatro de operaciones, el gobierno de Estados Unidos, utilizando el territorio colombiano y a su  gobierno para ingresar sus fuerzas militares y las de sus aliados, todo debidamente respaldado por una petición de la OEA , el TIAR y el Grupo de Lima, restablecer la democracia y detener a Nicolas Maduro y a todos los que le han abierto un proceso por narcotráfico. Los pasos que más abajo expongo se encaminan al plan intervencionista arriba detallado.

El pasado miércoles 11 de marzo, en una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado, el Almirante Craig Faller jefe del Comando Sur, informó que Estados Unidos incrementará su presencia militar en América Latina y aseguró que el objetivo es tranquilizar a sus aliados y enfrentar una serie de amenazas entre ellas el narcoterrorismo. Denunció que Rusia, China y Cuba, colaboran con el gobierno de Venezuela, las “democracias del mundo buscan una forma de proporcionarle al pueblo venezolano una economía libre y prospera.”

Previamente a estas declaraciones, hay que tomar en cuenta que desde el pasado 20 de enero, fuerzas militares estadounidense llegaron a las instalaciones del Centro Nacional de Entrenamiento, ubicados en Tolemaida, departamento de Cundinamarca, Colombia para participar en ejercicios conjuntos, confirmaron las Fuerza Militares colombianas a través de la red social Twitter. Estas fuerzas integradas por paracaidistas e integrantes de la Armada, desarrollaron ejercicios conjuntos en la frontera con Venezuela, estos ejercicios debieron ser por 15 días y se han prolongado y concluyeron el pasado 23 de marzo.

Como dato importante, deben tomar nota, que estos oficiales, clases y soldados estadounidenses, participantes con el ejército colombiano, pertenecen a la 82va División del Ejército de los Estados Unidos, que ha participado en numerosas acciones bélicas y de intervención como en Panamá, Granada y otros países y que está especializada en intervenciones rápidas.

Primera vez, que ejercicios militares de este tipo, se realizan a nivel bilateral y no regional, lo cual resulta sospechosa, porque es el gobierno colombiano del presidente Iván Duque, quien ha desarrollado una campaña guerrerista contra Venezuela y la descarada y abiertas acciones desestabilizadoras al interior de Venezuela, utilizando a sus aliados, las bandas narcotraficantes de los Rastrojos, El clan del golfo, Las Águilas Negras, los Urabeños y otros. Es un hecho palpable, la relación del autoproclamado mercenario Juan Guaido, con la banda de los Rastrojos es más que comprobada.

Es innegable, el apoyo del gobierno colombiano a todas estas acciones, acaba de ponerse al descubierto   el arsenal de armas de guerra ocupado al narcoterrorista y desertor de las FANB, Cliver Alcalá Cordones, quien confesó que Juan Guaidó compró esas armas e iban a ser utilizadas en acciones terroristas, cuyo fin era dar un golpe de Estado y atentar contra el presidente Nicolás Maduro. El gobierno venezolano solicitó oficialmente la extradición de Alcalá Cordones a su par de Colombia y la respuesta del presidente Duque fue entregar a este ex militar terrorista, al gobierno de los Estados Unidos.

Era lógico que así reaccionara el presidente Duque, porque el propio Alcalá no solo denunció a Guaidó también dijo que sus cómplices en la compra de armas, eran asesores norteamericanos, pero se cuidó de no implicar a Duque, estas declaraciones las hizo a la Radio W de Colombia, entrevistado por Julio Sánchez Cristo. ¿Pero cómo justifica Duque la compra de armas y que él no fuera informado, por su amigo Guiadó?. ¿Siendo que ambos se precian de tener una íntima amistad y plena identidad política en derrocar a Maduro? O acaso Guaidó traicionó a su amigo colombiano.

Esperemos que la Secretaria de Justicia y su Fiscal de EE.UU,  que se precian de tener una política anti terrorista juzgue y castigue al narcoterrorista  Alcalá  y a los asesores norteamericanos, de lo contrario quedará al desnudo la complicidad de Estados Unidos en la ejecución de actos terroristas y de planes para cometer un magnicidio. Por cierto, nada extraño, lo llevan para usarlo contra Maduro y exonerarlo de cargos.

Este arsenal que comprendía 26 fusiles AR-15, con sus correspondientes silenciadores y miras, serían trasladadas de Ciénega, Barranquilla a Rio Hacha y Maicao y de allí ingresarlas por el Zulia. Es muy difícil justificar semejante alijo de armas, sin la complicidad gubernamental. Aquí hay que preguntarse y ¿Dónde está el Fiscal de la Republica y la Corte Suprema de Justicia? Como semejante delito cometido en territorio colombiano, el principal autor material y sus cómplices, hayan sido trasladados a Estados Unidos y no se le juzgue en Colombia.  ¿Van a ser juzgados en Estado Unidos, si allí los delincuentes no cometieron el delito? Que burda farsa la de el gobierno colombiano, que vergüenza y pérdida de prestigio para la justicia colombiana.

No, todo está debidamente pensado, a Alcala lo usaran, contra Maduro, como lo hicieron contra Noriega, cuando usaron y compraron al narcotraficante colombiano Carlos Leder, no de ñapa, la periodista de Semana Vicky Davila, impúdicamente  hoy 28  de marzo publicó un artículo, donde sin ninguna prueba y superficialmente afirma “La justicia de Estados Unidos dejó al descubierto una realidad escandalosa: Nicolás Maduro era socio de las Farc en el macabro negocio del narcotráfico durante el proceso de paz de La Habana. Es prácticamente imposible que el Gobierno Santos no lo supiera” Con esta afirmación Vicky implica al ex presidente Santos.

Y añade la periodista, la siguiente pregunta. ¿Lo uso para llegar a la paz con el grupo armado sin importar el costo de la influencia como facilitador de un narco en la mesa?  Muy grave la pregunta que está debidamente bien dirigida.  Obviamente el artículo lleva el absoluto sello político, no solo sin prueba alguna de acusar a Maduro, también pone en tela de juicio a Juan Manuel Santos, quien se ha convertido en un enemigo de Álvaro Uribe y del gobierno de Duque. Está claro que es un artículo uribista donde no pueden esconder su odio al proceso de paz, el cual como es evidente está totalmente hecho trizas, como lo había pronosticado Duque.

Pero es un artículo útil para el uribismo y obviamente no dudo, sea sugerido por la oficina de prensa de la embajada de Estados Unidos y la DEA en Bogotá, para trabajar en el pensamiento del lector colombiano y extranjero, que Maduro, Márquez y Santos, trabajaron un proceso de paz, favoreciendo el narcotráfico y formar esta matriz de opinión para respaldar las acciones de guerra que Colombia, pueda realizar, junto a Estados Unidos contra Venezuela.

Trump y sus aliados, incluidos los más comprometidos, como Colombia y Brasil, abran tomado en cuenta. que todos los planes después de la desaparición física del líder revolucionario Hugo Chávez Frías, para derrocar al gobierno del presidente Nicolas Maduro, han fracasado.  Han tenido en cuenta que están atentando contra un gobierno legítimamente elegido por el pueblo venezolano el 20 de mayo del 2018, reconocido por la ONU, y otras instancias multilaterales internacionales, tiene relaciones diplomáticas por más de 145 países, incluyendo, a 20 países latinoamericanos y caribeños.  Porque a decir verdad para vergüenza de los europeos, que la Unión Europea no reconozca al gobierno de Maduro y se haya unido a Trump, en esta demencial política, no solo es una vergüenza sino una payasada.

La matriz de opinión sembrada  por los medios hegemónicos occidentales contra Maduro es que sus dos mandatos han sido fraudulento y que se trata de una dictadura, mientras que  sectores de la oposición, especialmente de Primero Justicia y Voluntad Popular, dirigidos por Henríquez Capriles y Leopoldo López, acompañados  María Corina Machado,  desarrollaron números hechos vandálicos,  acciones terroristas, guarimbas, cacerolazos, asesinatos de jóvenes chavistas, incluso algunos rociados con gasolina y quemados vivos, más de 100 muertes provocaron esos hechos, por cierto sobre esto criminales actos opositores,  ni la OEA ni EE:UU se pronunciaron ni condenaron.  Pero tampoco oposición venezolana   tampoco pudo derrocar a Maduro en las urnas su nivel de fractura interna nunca le permitió

Con esas vandálicas acciones, lo que hicieron fue entre otras cosas dividir a la oposición y hoy una parte importante, de esa oposición, se opone a cualquier acción extranjera y mucho menos de carácter militar y hoy dialogan chavistas y este sector opositor para fortalecer la paz en el país.  Mientras que por otra parte las acciones vandálicas de Guiado y compañía, fue crear conciencia y fortalecer y lograr una unidad del pueblo venezolano al lado de su Partido Bolivariano de sus gloriosas Fuerzas Armadas Bolivarianas y de su presidente. Unidad que hoy es más fuerte que nunca, con una milicia del pueblo armada con 3 millones de milicianos.

Cabe preguntarse,  los señores Trump, Pompeo, el almirante Craig  Faller, Bolsonaro y  Duque,  estos dos último presidentes,  que se reunieron,  hace un mes atrás en la Casa Blanca con Trump y se comprometieron a dar apoyo militar a una intervención armada en Venezuela, han valorado que una intervención en este país provocaría un conflicto regional de incalculables proporciones,  nadie se come el cuento de que el presidente Maduro es el Jefe del  narcotrafico en alianza con el comandante Iván Márquez.

Ellos habrán tomado nota del estado que tienen los pueblos contra sus gobiernos en Chile, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Honduras, Puerto Rico y Uruguay a pesar de que este último se inició hace un mes y ya está confrontando serios problemas con su pueblo. Han tomado en cuenta que países como México, Argentina, y los países del ALBA impugnarían, una aventura como la que plantea el señor Trump.  NI que decir de la solidaridad manifiesta de todos los pueblos de América Latina, Europa, y de los gobiernos y pueblos de Rusia, China, Viet Nam, Cuba.

El presidente Duque que se precia de ser muy demócrata y que posa de que tiene apoyo de su pueblo, podrá hacer lo que hizo el gobierno bolivariano y chavista y el presidente Maduro, de armar a 3 millones de venezolanos del pueblo, incluyendo a los miembros de los sindicatos y a los movimientos sociales chavistas que son miles. Podrá usted hacer lo mismo que Maduro de armar a su pueblo, no hablo de los paramilitares, lo que le hacen el trabajo sucio, eliminando a líderes sociales, sindicales y ex guerrilleros. Hablo del pueblo de obreros y campesinos.

A este tema le dedicaré otros artículos, porque, no tengo dudas de que la intervención militar está decidida, cuando y como, su modalidad, no será ortodoxa, pero no diferente a como arriba explique, la legalidad la dará la OEA, por eso reeligieron al mercenario Luis Almagro, el alcance que tendrá, sin dudas es impredecible, pero ningún país del sur está hoy en condiciones de acompañar esta criminal política y Estados Unidos, podrá volver a vivir otro VietNam, pero mucho peor. Los pueblos de nuestra América al sur del rio bravo, no se quedarán cruzados de brazos., Y Colombia será uno de los países más afectados, no olvide que hoy tiene más de 7000 mil hombres armados del ELN, FARC-EP Segunda Marquetalia y FARC-EP (Manuel Marulanda).

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba, 29 de marzo del 2020. 18.30 hrs.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
900

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El coronavirus, ¿una oportunidad para los corruptos en Colombia?

El coronavirus, ¿una oportunidad para los corruptos en Colombia?

Nota Ciudadana
¿En qué momento Maduro y Santos dejaron de ser los mejores amiguis?

¿En qué momento Maduro y Santos dejaron de ser los mejores amiguis?

606 nuevos casos y 21 personas fallecidas más por coronavirus en Colombia

606 nuevos casos y 21 personas fallecidas más por coronavirus en Colombia

Nota Ciudadana
¿Vale la pena tener hijos en Colombia?

¿Vale la pena tener hijos en Colombia?