Opinión

Vándalos morales

Carta abierta al presidente Duque, que hoy es objeto de las bajezas que reventaron en las redes sociales contra él, su familia y María Paula Correa

Por:
diciembre 01, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Vándalos morales
“Te escribo estas letras para avisarte que no caigas en la emboscada de dolor que te han tendido”.

Estaba a punto de enviar la columna que había escrito para este domingo cuando vi estallar ese petardo de inhumanidad y bajezas que reventaron en las redes sociales contra la persona del presidente, su familia y contra María Paula Correa.

La había escrito sobre las turbulencias por las que atravesamos durante la última semana y en ella aportaba algunas ideas con las que pretendía contribuir al diálogo que debemos profundizar para restaurar el clima democrático y pacífico en medio del cual quisiéramos construir los cambios que, sin lugar a dudas, nos urgen como sociedad.

No obstante la importancia del tema, decidí no publicarla y escribirle, mejor, una nota a Iván Duque sobre este nuevo hecho de vandalismo moral.

 

Apreciado Iván:

No te escribo estas palabras en tu condición de presidente sino en tu condición de hombre, y lo hago así porque el atentado que acaban de hacerte fue dirigido más a minar tu corazón que a confrontar políticamente tu investidura.

Y las escribo también desde mi condición de hombre porque sé lo que se siente. En mi familia también hemos padecido la indolente perversidad con que cierta horda de guasones ha venido acumulando carrera política. Por eso sabemos lo que se siente. Sabemos que cuando se trata de dañarnos, no tienen la menor consideración con nuestros hijos, con nuestros padres, con nuestros hermanos.

Pero al margen de mi solidaridad, también te escribo estas letras para avisarte que no caigas en la emboscada de dolor que te han tendido.

Si tuviste tiempo de ver la última película, habrás podido ver que los guasones no solo son crueles. También son perversos e inteligentes.

Estoy convencido de que, además de hacerte daño, los guasones le apuestan a minar tu estado de ánimo. Ellos saben que el dolor perturba la serenidad que requiere el gobernante a la hora de enfrentar batallas, y en estos momentos tú estás enfrentando difíciles batallas.

Te sugiero que cada vez que esa mezcla de dolor y rabia tienda a crecer, recuerda que también se trata de una emboscada de dolor tendida por los guasones contra ti y contra tus responsabilidades de presidente.

La mejor forma conocida para acabar con una emboscada es no entrando en ella. Así de simple.

También caigo en la cuenta, mientras escribo, que los guasones quisieran que los colombianos cayéramos en esta emboscada de dolor y fango. Conozco este pueblo. Conozco las reservas morales gigantescas de la Colombia silenciosa de que he venido hablando en mis columnas. Sé que no caeremos en la emboscada.

Sabemos que el vandalismo moral está al servicio del terrorismo moral.

Ánimo y serenidad, presidente.

Un gran saludo.

 

-Publicidad-
0
7000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Adiós, Alicia

Adiós, Alicia

La procesión también va por dentro

La procesión también va por dentro

Llegó la hora de que el presidente Duque comience a hacer oposición

Llegó la hora de que el presidente Duque comience a hacer oposición

Por qué voté por Miguel Uribe Turbay

Por qué voté por Miguel Uribe Turbay

La ministra de Educación podría aprovechar mejor la Ley de Historia

La ministra de Educación podría aprovechar mejor la Ley de Historia

Claudia López perdió la alcaldía desde el día en que sacrificó a Navarro

Claudia López perdió la alcaldía desde el día en que sacrificó a Navarro

No es cierto que Iván Márquez sea una minoría de las Farc

No es cierto que Iván Márquez sea una minoría de las Farc

The strategy, stupid

The strategy, stupid