Opinión

“Usted va a tener dolor de por vida”

Terrible sentencia que solo es posible transformar cuando vemos la salud con la unidad espíritu, mente, emoción, cuerpo y ambiente

Por:
marzo 02, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
“Usted va a tener dolor de por vida”
No dejar sola a la persona sufriente, es papel de todos , “hoy por ti, mañana por mi”. Foto: Pixabay

Infortunada, desafortunada, horrible, pésima frase dicha por los médicos a tantos, tantos pacientes y con tanta frecuencia, que se ha convertido en casi una epidemia. Casi mortal, ya que sufrir dolor constante es, casi, como estar muerto en vida. Discúlpenme los “tantos” y los “casi”, repetidos, pero son con objeto de enfatizar el punto de vista.

En medicina también existen clases sociales. Me refiero al estatus de las especialidades. Algunas de ellas son del curubito, las que lidian con el cerebro o en las que las decisiones de vida o muerte son de inmediatez absoluta. Otras son de una categoría más baja y las hay también las casi invisibles, a las que poca atención se les pone. En nuestro medio los médicos generales están muy bajos, cuando son esencia del quehacer médico. Triste. Esto lo digo, ya que la frase objeto de esta columna -y su mensaje implícito- no tiene el mismo peso pronunciada por un neurocirujano -con él se convierte en una sentencia inapelable- a si la dice otra persona. Y lo más grave, revertir esta sentencia se convierte en casi un imposible. Grave de toda gravedad.

“Humanizar la atención en dolor”, es conferencia que me fue asignada para un próximo congreso médico (SIDCCA). Permítanme usar esta columna para ir construyendo su columna vertebral y su cuerpo. Permítanme luchar contra conceptos arraigados en la cultura médica, como es el del dolor crónico e incurable, al cual también le llega otra frase infortunada: “usted tiene que aprender a vivir con el dolor” ¿Quién quiere ello? Nadie, por supuesto. Y es que solo cuando vemos la salud con la unidad (Emeca), espíritu, mente, emoción, cuerpo y ambiente, es posible transformar estas sentencias.

El dolor crónico afecta todas las áreas de vida de una persona. Socialmente, lo aísla; en la familia, interrumpe su apoyo y su rol; laboralmente lo frena, lo margina, termina sin trabajo. La mente, no lo deja descansar. Emocionalmente lo acapara, lo pobretea. Físicamente lo disminuye en sus capacidades hasta el extremo en ocasiones. El ambiente, incluso, se vuelve hostil con él.

 

 

Para la persona que lo sufre,
recuperar su salud y bienestar se convierte en un trabajo, formal,
de no solo 8 horas al día, sino de 24 horas, 7 días a la semana

 

 

Salta a la vista, entonces, que el tratamiento no es cuestión de un medicamento (ni muchos), ni un procedimiento médico aislado, si queremos que sea efectivo. Acompañar a la persona, casi en el cotidiano, es el papel de los profesionales en salud. Sí, acompañar, guiar, alentar, dando las condiciones que se requieren. Para la persona que lo sufre, recuperar su salud y bienestar se convierte en un trabajo, formal, de no solo 8 horas al día, sino de prácticamente de 24 horas, 7 días a la semana. Sí, en ocasiones cuerpo y mente exigen que trabajemos en ellos con más ahínco que en la actividad laboral habitual. Requieren incapacidades amplias, para dedicarse solo y exclusivamente a recuperarse de la enfermedad, a sanar.

El trabajo de la persona es individual e intransferible y no puede ser realizado, solo guiado, por los demás. Nadie puede cambiar, en el otro, los hábitos alimenticios, de ejercicio, mentales, de relaciones interpersonales, de creatividad, de aporte social, de amar, que conducen al bienestar. Y es así, con todo ello y más, que un dolor crónico sana.

Para finalizar, permítanme recalcar en el –acompañamiento- en que la sociedad se debe hacia uno de sus miembros. Empleador, familiar, amigo, profesional de la salud y demás miembros que lo rodean, deben sostenerlo, apoyarlo, animarlo a recuperarse con sus acciones y esfuerzo personal. No dejar sola a la persona sufriente, es papel de todos nosotros y como dice el dicho: “hoy por ti, mañana por mi”.

Email: [email protected]

 

 

-Publicidad-
0
9251
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Medicina, un nuevo panorama

Medicina, un nuevo panorama

La vejez, fuente de juventud

La vejez, fuente de juventud

Casos clínicos durante el encierro

Casos clínicos durante el encierro

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

Coronavirus: y la vida sigue…

Coronavirus: y la vida sigue…

Cuando el miedo nos cambió, covid-19

Cuando el miedo nos cambió, covid-19