Uribistas, Julián Román es el mejor actor de este país…duélale a quién le duela

El actor ha sido víctima en redes sociales de los seguidores del gobierno. El irrespeto, contra una de nuestras joyas nacionales, es intolerable

Por:
abril 17, 2020
Uribistas, Julián Román es el mejor actor de este país…duélale a quién le duela

Acá García Márquez se tuvo que ir del país porque la extrema derecha lo iba a matar. Cuando murió Maria Fernanda Cabal dijo que deseaba que se pudriera en el infierno. Unos la rechazaron, cientos de miles la aplaudieron. En Colombia le perdonaron a Diomedes Díaz matar a una mujer pero a Gabo lo condenaron a muerte sólo por querer ser un puente entre las guerrillas y el gobierno de Turbay.

Facundo Cabral decía que le tenía mucho miedo a los imbéciles porque eran muchos y eso lo está comprobando Julián Román, uno de nuestros tesoros nacionales, un actor con la avasallante capacidad de ganarse casting tan tremendos como el de Juan Gabriel en México. Julián, como Santiago Alarcón, están lejos de ser marionetas fáciles de manejar como la Grisales y otras divas que creen en ovnis y en Seguridad Democrática. Román, además de talento, tiene las ideas claras, no podía ser de otra forma viendo desde niño a su papá, el maestro Edgardo, llenar su casa en Fontibón de intelectuales, o verlo ensayar frente a un espejo su personaje de Gaitán en una de las series más recordadas de nuestra televisión.

A Julián le están cobrando verdades de a puño que dice en Twitter, como que Duque prefiera salvar en plena pandemia a un magnate como Sarmiento Angulo y no a los colombianos de a pie. Es que sólo hay promesas de subsidios, de préstamos para el pueblo. Ni siquiera los 10 millones que votaron por él sólo porque Uribe se los recomendó, sólo porque les aseguraba seguir en guerra, se salvan de esta hecatombe social que está arrancando.

Entonces las bodegas se activan y las falsas tendencias se imponen sólo porque se atreve a criticar lo evidente, lo obvio. Lo amenazan con boicotear la serie del General Naranjo sólo porque él actúa allí. La serie no los necesita, ya ha arrasado en Latinoamérica en la plataforma de FOX. La serie no necesita de los colombianos para triunfar.

Julián tampoco necesita ese público, a sus 42 años ha participado en obras maestras que, por supuesto, ningún uribista ha visto. No me refiero a Los Reyes en donde igual se consagró como uno de los mejores actores de comedia que puede tener este país sino en La primera noche, la olvidada película de Luis Alberto Restrepo que cuenta la llegada de un campesino a la ciudad desplazado por el mismo ejército. El mano a mano que hace con John Alex Toro es de los mejores momentos del cine colombiano. Si ustedes quieren ver como el ejército participó en masacres al lado de las Autodefensas deben ver La primera noche.

Poco o nada le va a importar a Julián Román lo que las bodegas uribistas quieran decir de él. ¿Qué criterio va a tener una tribu urbana que ha erigido en ídolo a Jorge Cárdenas y su nefasto personaje de Petronio Córdoba, humor fascista que es celebrado por voces tan autorizadas como Carlos Antonio Vélez?

Román está sufriendo el mismo destino de actores como De Niro en Estados Unidos o Darín en Argentina: la sensatez, en países donde eligen personajes como Trump, la sensatez, la humanidad, la capacidad de crítica son pecados intolerables. Por eso el linchamiento social hacia todo aquel que invite a tomar conciencia es casi un mandamiento.

 

-.
0
54402
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

A las Farc hay que acabarlas a plomo

En redes
Uribistas piden la cabeza de locutora que anda feliz por detención de Uribe

Uribistas piden la cabeza de locutora que anda feliz por detención de Uribe

En redes

"Los uribistas ni para hacer un meme sirven"

Nota Ciudadana
'Violencia' y 'Alias María', las películas que le apuestan a la paz

'Violencia' y 'Alias María', las películas que le apuestan a la paz