Uribe y Roy Barreras: dos viejos compadres enfrentados en los estrados judiciales

De ser máximos aliados en el proyecto uribista se convirtieron en enemigos políticos que rompieron la cortesía parlamentaria, primero con trinos y luego con denuncias penales

Por:
mayo 14, 2020
Uribe y Roy Barreras: dos viejos compadres enfrentados en los estrados judiciales

En abril de 2009 el uribismo desbordado de Roy Barreras, convertido en el bastión oficialista dentro del Congreso, colmó la paciencia de Germán Vargas Lleras y lo expulsó de Cambio Radical. Barreras entonces era representante a la Cámara del Valle del Cauca por ese partido y se la quería jugar por una posible segunda reelección del presidente, que a su vez le aseguraba un posible ascenso suyo al Senado como en efecto lo consiguió. Gracias a la seguridad democrática con la que había logrado golpear a la guerrilla de las Farc, Uribe tenía la popularidad por las nubes. Sus posibilidades de lograr la segunda reelección eran altísimas hasta que la Corte Constitucional se le atravesó.

Su cercanía política y de amistad era tal que apenas unos pocos meses después Roy Barreras le pidió al presidente Uribe que fuera el padrino de su recién nacido, hijo del segundo matrimonio. Uribe, quien tiene más de un ahijado, le aceptó la propuesta, pero además dio la orden como presidente para que la ceremonia se llevara a cabo la la mismísima capilla de Palacio, el 18 de octubre de 2009. Su relación como compadres quedó sellada.

Roy Barreras llegó por primera vez al Congreso en 2006 con el respaldo de Cambio Radical. Concluía un proceso de distanciamiento de las actividades como médico para asumir definitivamente la vida pública; entonces respaldaba a fondo el proyecto uribista de mano dura, corazón grande. Desde su curul en la Cámara apoyó con pasión la segunda reelección de Uribe, posición que no compartía su jefe político y cabeza de bancada en el congreso, el senador Germán Vargas Lleras, quien promovió su expulsión del partido.

Fue en esa coyuntura cuando Juan Manuel Santos tomó la iniciativa de consolidar una organización para garantizar la continuidad de la Seguridad Democrática y nació el Partido de la U —Partido de la Unidad Nacional—, alrededor del nombre y la U de Uribe. Un ejercicio que pasaba por la segunda reelección del presidente y que contó con una fuerza multipartidista en el Congreso en la que además de Roy Barreras estaba la hoy canciller Claudia Blum y otros nombres como Luis Guillermo Giraldo, Óscar Iván Zuluaga, y otros disidentes del Partido Liberal y Conservador.

La pasión del vallecaucano por la causa uribista era tan ampulosa como luego, en contravía con esta, su defensa a ultranza del proceso de paz con las Farc.  Al momento de su expulsión de Cambio Radical en 2009 no dudó en lanzar un estridente grito de apoyo al presidente: "mi expulsión de Cambio Radical significa una bofetada a 8 millones de uribistas que quieren que el presidente Uribe vaya a un tercer mandato y el doctor Germán Vargas quiere sacarme a mí, para oponerse a esa reelección". De inmediato Roy encontró cobija en las toldas del recién creado Partido de la U en donde además fue nombrado por el comité como Coordinador Nacional de Integración y recibió el aval para las elecciones del 2010 en las que fue elegido senador.

Frustrada la segunda reelección de Uribe por la Corte Constitucional, casi que desde entonces empezó a cocinarse la candidatura de Juan Manuel Santos, que comenzaba a proyectarse desde el Ministerio de Defensa en el segundo mandato de Uribe.

El Partido de la U enfiló fuerzas alrededor de Santos hasta llevarlo a la Presidencia, con Roy Barreras entre los principales alfiles. Con su triunfo electoral en la segunda vuelta frente a Antanas Mockus en junio de 2010, Juan Manuel Santos destapó sus cartas el día de su posesión el 7 de agosto en la Plaza de Bolívar y al tiempo que agradecía y convocaba a aplausos cerrados a su mentor el presidente Uribe, quien se encontraba en la tarima central, anunciaba la búsqueda de una negociación de paz con las Farc.

Uribe no disimuló su malestar con el anunció de Santos y desde entonces empezó a profundizarse una grieta que le daría comienzo a una férrea oposición, en la que Barreras no lo acompañó. Por el contrario, el socio político del pasado pasaría a convertirse en el principal bastión de Santos en el Congreso para echar a andar la complicada negociación con la guerrilla de las Farc. Fue delegado por Santos como el vocero del congreso durante los 4 años del proceso hasta la firma en La Habana.

La distancia con Uribe y el Centro Democrático se volvió cada día más grande. Atrás habían quedado los días de la mano dura y el corazón grande y el fervor uribista, y pasó a convertirse en el gran detractor del querido compadre.

Un distanciamiento que se proyectó al gobierno de Iván Duque. Desde las elecciones del 2018, el vallecaucano hizo rancho a parte y apoyó Humberto de la Calle y desde el triunfo del candidato del Centro Democrático ha sido un persistente vigilante de la implementación de los Acuerdos de Paz de La Habana, siendo un crítico mordaz del gobierno. Pero la crítica ha pasado a mayores.

El último cuestionamiento de Roy Barreras al gobierno fue al aire en el programa de Vicky Dávila, por el contrato por $3.350 millones con la empresa Du Brands para la estrategia digital de la Casa de Nariño y en particular del presidente: “Esta agencia de publicidad fue la agencia del presidente Duque cuando fue candidato. Y esta agencia es de un señor que es muy cercano a Álvaro Uribe como todo el mundo sabe. Es un contrato para los amigos como premio porque estuvieron en la campaña. Este es un señor recomendado por el señor Álvaro Uribe que es amigo de él". Activó la reacción del expresidente Uribe a través de su herramienta: el Twitter.

Barreras respondió en un tono temerario, trayendo a cuenta una relación entre Uribe y los paramilitares:

El tema incomodó tanto a Uribe que recurrió a su abogado Abelardo de la Espriella para llevar el tema a los tribunales. Habrá denuncia por injuria y calumnia.

Roy Barreras contraatacó y advirtió también una demanda por calumnia: "Aquellos a los que incomodo, no me silenciarán, confío en que la institucionalidad nacional e internacional me protegerán". Además, denunció que ha recibido amenazas de muerte por esta pelea.

Un viejo rencor, leído por el uribismo como de traición por parte de Roy Barreras, dejó de ser manejado con formas de cortesía parlamentaria para tomar tinte amargo y pasar ahora, después de diez años, a resolverse en los estrados judiciales.

-Publicidad-
0
15000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nuevo matrimonio en el Cauca: Velasco y Uribe

Nuevo matrimonio en el Cauca: Velasco y Uribe

Álvaro Uribe estaría dispuesto a sentarse con Timochenko

Álvaro Uribe estaría dispuesto a sentarse con Timochenko

En redes

"Petro se fue a Cuba sin permiso y se inventó una grave enfermedad"

Nota Ciudadana
Después de Isagén: ¿Uribe seguirá diciendo que Santos es comunista?

Después de Isagén: ¿Uribe seguirá diciendo que Santos es comunista?