Uribe y Petro, por favor, jubílense: le hacen daño a nuestra patria

"El futuro de Colombia jamás estuvo en sus manos, pero el presente sí lo están destrozando"

Por: Eddie Vélez Benjumea
julio 03, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe y Petro, por favor, jubílense: le hacen daño a nuestra patria

Nuestro país se ha caracterizado por el infame prestigio de ser un territorio polarizado por costumbres políticas arcaicas, con estrategias de difusión características de los ochentas y que, sin sorprenderme, han evolucionado sigilosamente para postergarse en el hálito de la democracia costumbrista y macabra que ha permitido a las mismas familias gobernar nuestra república por decenios.

La democracia es así, no distingue de partidos, ni edad. Tampoco distingue raza o género. Mucho menos se desprende de artimañas que los políticos sedientos de poder usan para perpetuarse por tantísimo tiempo y quedarse amañados en las curules que, por lógica, deberían cambiarse en cada tiempo de elección.

En ese sentido, la democracia no necesita del sujeto político para perpetuase, sino el sujeto político necesita de ella para eternizar su porvenir y actuar en consecuencia de sus intenciones personales, más nunca, jamás, en pro del beneficio público, como debería ser.

Así son Álvaro Uribe Vélez y Gustavo Petro, dos líderes elegidos por sus bodegas para gobernar a usanza de la sinrazón y postergarse en largos periodos sin cambiar sus métodos de hacer política, porque les sirve y saben, a propósito, que las técnicas que usan les siguen funcionando y no las dejarán de implementar (a menos de que el pueblo decida dejar de desvelarse por las mismas artimañas de cada cuatro años).

Cada uno necesita del otro para seguir gobernando. Uribe sabe que si deja de lado su discurso fascista y populista en contra de la izquierda perdería votos, los mismos que se llevaría Sergio Fajardo (que sigue la corriente derechista), que, aunque sabemos no ganaría la presidencia, restaría apoyos para ambos bandos. En el mismo sentido, Petro necesita seguir con su discurso demagogo, simulando una lucha en contra de la derecha establecida en el país sin desaprovechar cada error que pueda cometer públicamente su contradictor.

Bandos que aporrean la democracia

Así pues, cada extremo polariza el país a su antojo. Dejando a su paso destrozos en la polis y hundiendo fervientemente el prestigio que el pueblo ha construido.

Según Foucault, “el poder designa relaciones entre sujetos que, de algún modo, conforman una asociación o grupo; y para ejercerlo, se emplean técnicas de amaestramiento, procedimientos de dominación, y sistemas para obtener la obediencia”.

Ambos sujetos han empleado técnicas de disuasión por años y que les ha resultado efectivas, permitiéndose engañar a sus seguidores y vendándoles los ojos para que sigan, a su antojo, los discursos populacheros elaborados por sus asesores de campaña que no son más que especialistas en comunicación y relaciones públicas entrenados en universidades y becados por los mismos sujetos políticos para trabajar a su sombra.

Los hashtags #PetroParaco y #UribeEstáAsustado se impulsaron hace poco, de cuenta a una riña entre los dos senadores cuando Uribe aseguró que Petro se había reunido tres veces con el jefe paramilitar Carlos Castaño y también que había recibido un millón de dólares del Cartel de Cali. En respuesta a ello Petro le dijo que había un desfase de tiempo y le agregó: “No soy como usted”.

Álvaro Forero dijo para Blu Radio que la tensión entre estos dos personajes de la vida pública “no es una pelea entre dos políticos". Agregó: "Es la retroalimentación entre el populismo de derecha y el de izquierda, del caudillismo de extremos, porque ambos son caudillos, no son unos senadores. Es la radiografía de una tenaza política que tiene atrapado a este pobre país, porque esos dos fenómenos son los que mueven la política electoral. Los partidos ya no la mueven. Estos señores superaron eso hace rato”.

Preguntas que se hacen los colombianos

1. ¿Cuánto tiempo más tendremos que ver a estos animales políticos burlándose de las necesidades de los colombianos?

2. ¿Cuándo podremos descansar de sus andanzas y ver por fin a nueva sangre que nos represente con dignidad en los atriles colombianos?

3. ¿Tendremos que seguir aguantándonos cada imbecilidad que sale de sus bocas, cada distracción mañosa para desviar la atención de las cosas importantes que se inventan?

Yo, la verdad, estoy cansado hace mucho de estos dos sujetos. Deberían jubilarse, a ver si de una vez por todas podemos seguir nuestro camino.

El futuro de Colombia jamás estuvo en sus manos, pero el presente sí lo están destrozando. ¡Qué daño le hacen a nuestra patria!

-.
0
6102
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Manguito rotador

Manguito rotador

En redes
Álvaro Uribe es el Abraham Lincoln colombiano

Álvaro Uribe es el Abraham Lincoln colombiano

De la Espriella y su fascinación por Uribe

De la Espriella y su fascinación por Uribe

Nota Ciudadana
¿Cómo entender la reciente desaprobación de Uribe desde el psicoanálisis?

¿Cómo entender la reciente desaprobación de Uribe desde el psicoanálisis?