Uribe y Petro, los más golpeados en las elecciones

Tras los resultados del 27 de octubre queda sin piso la aguda confrontación que del Congreso se había extendido peligrosamente a todo el país

Por: edgar giraldo alzate
octubre 28, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe y Petro, los más golpeados en las elecciones

Las capitales (excepto Barranquilla), que aglutinan el 60% de la población del país, votaron apartándose significativamente del uribismo y del petrismo, abriéndole el paso a la Alianza Verde y a coaliciones anticorrupción y antimaquinaria. Con los resultados en las grandes ciudades, igual a como ocurre en las peleas entre manadas, los dos lobos alfa salieron cojeando y ladrando lastimeramente.

El triunfo en la capital del Atlántico tiene una explicación: implica la aceptación al fabuloso desarrollo de la ciudad en obras de infraestructura. No olvidemos que Barranquilla es la ciudad de más alto crecimiento en toda Colombia.

Ahora bien, el triunfo de la alcaldesa en Bogotá fortalece significativamente a la Alianza Verde; además, con una bancada suficiente en el Concejo asegura la continuidad del proyecto del metro y algunos otros aún inconclusos de la administración Peñalosa. Es decir, la nueva gobernante empieza con un camino despejado y metas específicas. Además, el tono conciliador de su discurso no solo abre el camino para alianzas de otros partidos sino que también refresca el caldeado ambiente nacional.

Por otra parte, la situación de Medellín, donde un outsider ganó sorpresivamente la contienda, es similar. Daniel Quintero, con solo 29 años, también promete un alto en los negocios sucios y aclarar lo que ocurrió con la espina clavada que llevan los antioqueños en su corazón: Hidroituango. En una entrevista a un canal de televisión dijo claramente “venzamos la polarización y el miedo”.

En Cali, el hijo de Iván Marino Ospina ganó con un cómodo 37% alejándose de la clase política tradicional, incluido Petro.

En Bucaramanga y Cartagena también llegaron los sendos salvavidas que prometen sacar al ahogado del mar de corrupción donde ya agonizaban. Ahora vendrán las estrategias de resucitación boca a boca y empezar su lenta convalecencia.

En resumen, en las grandes ciudades, 22 alcaldías quedaron en manos coaliciones diferentes a los partidos tradicionales.

En las gobernaciones de los departamentos ocurrió algo similar y 20 de ellas ahora están en manos de partidos no tradicionales.

¿Qué pasará con Uribe y Petro?

El expresidente se ha caracterizado por su capacidad de autocrítica y es capaz de hacerse una reingeniería mental y replantearse nuevos objetivos. En la medida que la izquierda recalcitrante pierda fuerza, él se irá haciendo a un lado, como el resultado de un fenómeno de acción y reacción.

La derrota de Uribe tiene otra connotación, pues él bien sabe que el presidente Duque carece de olfato político y era necesario que el mismo hiciera el “trabajo sucio” en el congreso. Esto le ha costado el tremendo bullying al que ha sido sometido por la prensa. Es casi seguro que el expresidente era consciente de su futura derrota.

Petro por el contrario seguirá aferrado hasta el final de sus días a sus trasnochados eslogans de los años 60. La soberbia lo mató y los árboles le impidieron ver el bosque.

¿Y cuáles fueron esos árboles?

1) Creer que su elevada votación en las pasadas presidenciales era un logro personal, olvidándose que se debía a una coyuntura con el apoyo de Mockus. Entonces pensó tener fuerza suficiente para encabezar una férrea oposición, que sólo ha dejado vidrios rotos en las calles.

2) Creer que la protesta social, eran seguidores incondicionales del petrismo.

3) No entender que el fracaso de las Farc en las pasadas elecciones, presidenciales era un rechazo a la violencia. Entonces, al no tener una visión clara de esta coyuntura, se lanzó inocentemente a asumir como propia la victoria de las protestas estudiantiles, indígenas y sindicales. Peor aún, cuando estos movimientos degeneraron en una absurda violencia callejera; ni siquiera, las condenó, y asumió esta pillaje como un triunfo de la Colombia Humana. Sus tuits parecían estimular la protesta ciudadana, no solo de Colombia sino que su ego enloquecido también tomó como propias las marchas de Ecuador y Chile. Es decir su postura era absolutamente incoherente y guerrera.

4) Concentrar sus esfuerzos comunicacionales entre los estudiantes y no entender que ellos hacen ruido, pero no aportan votos, pues mientras están en la universidad tienen una posición antisistema y antídoto; peor aún, no creen en elecciones.

Esta derrota de Petro tiene una grave connotación en su futuro político. Su costosísimo proyecto del metro subterráneo cuidadosamente planeado era la esperanza de cimentar un sólido músculo financiero para construir su cada vez más lejana ambición presidencial.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1301

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Las lecciones de las elecciones

Las lecciones de las elecciones

Nota Ciudadana
Un acuerdo político es lo que necesita Magdalena para volver a ser grande

Un acuerdo político es lo que necesita Magdalena para volver a ser grande

Nota Ciudadana
Elecciones 2019: pese a la derrota del Centro Democrático, la derecha sigue fortaleciéndose

Elecciones 2019: pese a la derrota del Centro Democrático, la derecha sigue fortaleciéndose

EN VIVO: Resultado de elecciones territoriales 2019

EN VIVO: Resultado de elecciones territoriales 2019