Opinión

Uribe debería estar preocupado con tanto odio que desata

´Matarife´ es antiuribismo para ´dummies´, odio fácil para barras bravas, pero sí deja en claro que son millones los colombianos que rechazan al expresidente

Por:
mayo 28, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe debería estar preocupado con tanto odio que desata
Tanto odio reflejado en redes durante más de una semana podría ser un mal presagio de lo que vendrá en el 2022

El pasado viernes se estrenó Matarife, la serie documental que intenta desacreditarlo. A mí no me gusta Uribe, nunca me ha gustado, pero me gustó menos la serie. La considero una afrenta a las investigaciones serias que se realizan contra el expresidente, una caricatura llena de adjetivos y sin datos y no creo que por refritar cosas que ya salieron en televisión y en medios la vida de un periodista corra peligro. Lo que si me impresionó fue el nivel de conexión que tuvo con la gente. Fue tendencia mundial el odio contra Uribe en redes. Yo vivía fuera del país en los años de la seguridad democrática y hasta ahí podía escuchar y sentir el fervor que despertaba Uribe. Hoy eso es solo escombros.

Uribe ha mantenido silencio sobre la serie. Su círculo íntimo asegura que no quiere darles importancia a sus creadores. Sin embargo la gente se pregunta una cosa que la serie afirma. ¿Es verdad que todos los colombianos pueden insultar a Uribe con adjetivos que no voy a repetir en esta columna? Refugiado en su finca de Llanogrande, rodeado de sus caballos y de sus nietos, Uribe no debe estar desconectado. No sé si entre viernes y lunes se metió debajo de la tierra para no escuchar los gritos que salían de twitter. Eran barras bravas gritando en su contra, diciéndole todos los insultos inimaginables, superlativos, insultos que además eran mentiras, exageraciones, ramplonadas como decirle que era el mayor genocida de Latinoamérica o el mayor despojador de tierras de Colombia. Alguien que medianamente conozca la historia de este país saben que esto es una falacia casi que infantil. Por eso me pareció tan absurdo que Petro, un tipo que hasta hace muy poco creía era serio y riguroso, apoyara y aplaudiera desde La Habana su primer capítulo. De Gustavo Bolívar pues yo no espero nada, yo también vi Sin tetas no hay paraíso.

Intenté en redes sociales dar mi opinión sobre el desagrado que me produjo el estreno y, como barras bravas, los odiadores profesionales de Uribe me arrasaron. No iba a ponerme a pelear, eran muchos, me dejé llevar como Roa Sierra por la Séptima, y solo me puse a pensar en Uribe y en lo preocupado que debe estar. Matarife seguramente no abrirá  ninguna investigación, es antiuribismo para dummies, odio fácil para barras bravas, pero si deja claro que son millones los que no lo pueden ver.

________________________________________________________________________________

Intenté en redes sociales dar mi opinión sobre el desagrado que me produjo el estreno y, como barras bravas, los odiadores profesionales de Uribe me arrasaron

________________________________________________________________________________

Puede ser que Twitter y las redes sociales en general sean nichos en Colombia. Pero digamos que podemos medirle el pulso al país revisando tendencias en twitter. Metámonos en esa película. Si, los uribistas intentaron posicionar ese viernes las palabras Super Uribe y eso le hicieron un montaje al expresidente con el cuerpo de Christopher Reeve y todo eso, pero uno veía la gente que retuitiaba y quedaba la sospecha de la bodega. El odio contra Uribe sí fue genuino, era real. La gente no olvida la ley 100, no olvida el desprecio con el que trató a las Madres de Soacha, su lenguaje de capataz, su defensa a Uribito y todo lo que hizo e intentó hacer para quedarse para siempre con el poder. Ya es difícil que mucha gente pueda ver en Uribe lo que él intenta proyectar: un abuelo sabio que pasa sus días de cuarentena en una finca rodeado de niños y animales tan hermosos como los caballos. El expresidente tiene que preocuparse, tanto odio reflejado en redes durante más de una semana podría ser un mal presagio de lo que vendrá en el 2022.

Adenda: Rechazo las acusaciones sobre la vida personal de Daniel Mendoza movidas por algunos periodistas. Conozco personalmente a Daniel, un tipo generoso, gran conocedor del rock y de la literatura. Un hombre además que ha dicho públicamente todo lo que es. Daniel no es un hipócrita como tantos de los pacatos que lo están destrozando por sus fotos.

-Publicidad-
0
6000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Uribistas, dejen ya de joder a Félix de Bedout con Taganga

Uribistas, dejen ya de joder a Félix de Bedout con Taganga

La tarde en la que Trump se convenció de que Guaidó y Duque eran un par de ineptoss

La tarde en la que Trump se convenció de que Guaidó y Duque eran un par de ineptoss

Mátenlas por zorras, por mamertas, por no dejarse violar

Mátenlas por zorras, por mamertas, por no dejarse violar

No vayan a creer que todos los guerrilleros son tan sonsos como Timochenko

No vayan a creer que todos los guerrilleros son tan sonsos como Timochenko

Al final Duque le ganó el pulso a Claudia y volvieron a perder los pobres

Al final Duque le ganó el pulso a Claudia y volvieron a perder los pobres

Los resentidos que nunca pudieron estudiar en la Universidad Nacional

Los resentidos que nunca pudieron estudiar en la Universidad Nacional

La universidad privada colombiana: una estafa millonaria

La universidad privada colombiana: una estafa millonaria

Y Claudia López termina pegándose un tiro en el oído

Y Claudia López termina pegándose un tiro en el oído