Un histrión con rabia es un clown en el infierno

Aun con la confirmación de la victoria de Biden, Trump continúa haciéndose el sordo y el ciego, y se declara victorioso por haber sobrepasado su anterior votación

Por: Carlos Tamara
diciembre 18, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un histrión con rabia es un clown en el infierno

Hay una canción que podría sintetizar un buen comienzo para esta nota. Comienza así: Se va, se va la barca/ se va con el pescador/ y en esa lancha que cruza el mar/….

El veinte de diciembre Trump está a un mes de abandonar, quizás para siempre, la presidencia de los Estados Unidos.

Aprovecha que su barca está en el río y recibe toda la atención para hacerle pistolas al presidente de la mayoría del senado, a su otrora aliado incondicional McConnell. Las pistolas que hace Trump dicen: “Trump arremete contra el Mitch McConnell quien felicita a Biden": "Demasiado pronto para rendirse".

Detrás de esa frase podría esconderse una enciclopedia de situaciones y me gustaría sonsacar unas dos de las tantas posibles:

Una: No es que Trump no sepa que ya el Colegio Electoral se pronunció y dio por elegido a Biden, es decir, que está más perdido que cucaracha en baile de gallinas. Trump se hace el loco y está intentando abrir un hueco para la tumba política del mismo McConnell como vocero no del Congreso, sino del partido republicano. Le disputará el liderazgo.

En realidad, Trump en su infinita amargura podría tener razón: cómo es posible que los senadores republicanos se salvaran y él apareciera como el patito cojo del paseo. La respuesta es obvia: algunos senadores ganaron precisamente por abandonar al Trump tóxico.

Trump mientras tanto, haciéndose el sordo y el ciego, se declara victorioso por haber sobrepasado su anterior votación presidencial. Y es cierto. Irrefutable; pero desconoce que Biden le ha zampado la friolera de ochenta millones de votos; incluso cargando con una parte de los demócratas socialistas lo cual le huelen a ñoña a Trump.

Dos: La segunda que entresaco es que la claudicación de McConnell deja a Trump “demasiado pronto” para lo que este ha estado fraguando hacer antes de que la barca se lo lleve río abajo a la tierra de los ahogados, a la Laguna Estigia. Esto abre una expectativa: ahora quién podrá defender al país de lo que intentaría improvisar. McConell se la habría olido por el correo de las brujas y se ha anticipado, sacándolo de taquito usando la declaratoria del Consejo Electoral para escabullirse. McConell podría estar anticipando que los republicanos perderán Georgia merced al infortunio de Trump. McConell intenta poner una pica en Flandes.

Parecería en este dueto de suposiciones que la apuesta en juego es si McConnell sacará la casta de político de carrera dejando a Trump como lo que siempre ha representado ser: un advenedizo improvisado; incluso ni siquiera eso: un tipo con suerte.

Trump es quien se equivoca. McConell tiene mandato asegurado. Trump está en el camino de convertirse en un histrión con rabia, sin puesto.

El problema de McConnell no es la política, sino la historia, y la poesía que también da cuenta de ello: señalan que un histrión con rabia, es un clown. Y un clown es más peligroso que un asesino serial con una pica de romper hielo sangrienta en la mano.

Claro, esta pelea McConnell versus Trump la veremos en primera fila. Adquiriría ribetes tragicómicos después que los demócratas ganaran Georgia y se quedaran con las mayorías de Senado y Cámara. ¡Ahí será Troya!

Cabe otro símil: por ahora, Trump está anclado presto a estremecer una de las columnas del Templo: los filisteos ya casi han empezado a rezar.

¿Pero será posible que alguno de los dos se salve?

Habría una respuesta rápida: si Georgia es demócrata, que nunca lo ha sido, ninguno de los dos se salva. Pasan a ser ceros a la izquierda pues los demócratas ni los determinarán.

Y una respuesta más lenta dependerá de cuando salgan a flote todas las gigantescas majaderías y corruptelas de Trump durante su presidencia. De prueba un botón: “3.000 estadounidenses murieron ayer de COVID-19, el mismo número que murió el 11 de septiembre”.

Esta sola noticia debería servir para encrespar a la humanidad. No sé si se recuerde que el entonces presidente George Bush, entresacando más de un as chimbo de su manga declaró la guerra al terrorismo internacional por la muerte de norteamericanos. Osama Bin Laden en la primera guerra instantánea de la historia universal habría derrotado a los Estados Unidos en su propio territorio.

Y ahora qué podría decirse de esa misma tendencia política de derecha recalcitrante en un país, la mayor potencia militar de la historia y el país del 1% más rico del mundo, jamás imaginado, donde "la gente muere a un ritmo de 1 a 2 cada 30 segundos en este momento", "las personas están alineadas en filas de millas de largo por todo el país para que sus hijos no pasen hambre", "la gente se queda sin hogar a diario", “todo mientras somos el país más rico y Trump está hablando de índices de audiencia. ¡Muy triste!”. “Su legado es un montón de cuerpos (muertos) más alto que Monte Rushmore".

Las preguntas obligadas y grandilocuentes son muchas.

Y dónde están los seguimientos de las cámaras de televisión detrás de los horrores del coronavirus en los Estados Unidos.

Y dónde están los líderes políticos del mundo que condenen esta política de la derecha internacional norteamericana que asola a un pueblo dejándolo en manos de un clown en el infierno.

Así como se solidarizaron con Bush a sabiendas de que Bush mentía, cómo es que no se solidarizan con el pueblo norteamericano, a sabiendas de que Trump miente y está más interesado en su rating que en cómo crece el número de muertos por desatención pública de la red de salud del gobierno norteamericano, o de las empresas neoliberales que, igual, manejan multimillonarias contratos de la sanidad pública.

Dónde está el neoliberalismo hegemónico, dónde están los protobancos internacionales, dónde están las políticas públicas del Estado comprometiendo créditos para mermar el costo de las vacunas, o para agilizar la aplicación de sus dosis en los países pobre del mundo. ¡Dónde, carajo!

¡Callan como ostras!

Todo esto pasa por ser un comportamiento político, y sus cómplices internacionales, de un clown en el infierno.

Se va, se va la barca/ se va con el pescador/ y en esa barca que cruza el mar/…

¡No se vaya a creer que nosotros no tengamos nuestro propio clown!

Nota. Las citas son tomadas de HuffPost Politics: Trump Lashes Out After Mitch McConnell Congratulates Biden: ‘Too Soon To Give Up’

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Reflexiones en torno al discurso Trump

Reflexiones en torno al discurso Trump

Nota Ciudadana
El asalto a la democracia

El asalto a la democracia

Nota Ciudadana
¿Colombia ya no es un país en vía de desarrollo?

¿Colombia ya no es un país en vía de desarrollo?

Donald Trump acusa el golpe y reacciona rabioso

Donald Trump acusa el golpe y reacciona rabioso