Un grito de respeto y libertad de las mujeres

Es necesario repasar las condiciones de opresión que ha tenido la mujer desde la actualidad y reconocer sus victorias en materia de derechos

Por: Samuel Astor Bahos
marzo 16, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un grito de respeto y libertad de las mujeres
Foto: Una isla

¿Qué rol debe cumplir la mujer hoy? ¡Oh! ¡Pregunta imprudente y hasta machista!; aun así, no es fácil responderla cuando cada ocho de marzo se hace memoria de aquellas que han actuado por reivindicar las luchas de género en situaciones difíciles y lamentables. Como hombres empecemos por reconocer lo que ellas han ganado con el paso del tiempo; de ser vistas en Grecia como débiles emocionales, pasando por la Roma que les negó la participación política, recordando la desigualdad salarial en el medioevo y la exclusividad masculina en el acceso a la universidad; al fin tenemos que entender que la mujer ha sido menospreciada y nunca bien representada por las hegemonías burguesas del hombre blanco.

Con la declaración de los derechos del hombre, la relegación de la mujer se encarnó en la explotación infame que ocasionaría desastres como la muerte de las 146 empleadas textiles por causa del recordado incendio en una fábrica de Nueva York. Eso sumado a la desigualdad laboral e incluso a la incorporación masiva al trabajo obligatorio desde que los hombres se enlistaron en las guerras mundiales, puede interpretarse como hechos significativos para el llamado que pregona su liberación. No es posible que la mujer tenga que pedir permiso a su marido para estudiar o viajar al extranjero o que no pueda liberarse legalmente mientras hacemos que la opresión mental y emocional se ponga en su contra. Esta es una lucha de siglos que apenas puede concebirse como emancipación en occidente desde los años sesenta, empero casos dolorosos como el de Waris Dirie testifican de la barbarie contra ellas al otro lado del mundo.

Por lo tanto, este rol social que todavía es manchado por la idea de la domesticidad y la dependencia al dogma que implica ocultarse del ojo mal intencionado sobre el cuerpo, requiere romper la noche con un grito lastimero de igualdad por las muchas veces en que han sido víctimas de violencia física y psicológica, por el analfabetismo de las abuelas, por las ausencias femeninas en la gobernabilidad, por su esclavitud en oriente, por tener que trabajar obligadas en casa y en la oficina, porque son objeto de vejaciones, por el acoso al que se les somete en público y en
privado, por todas las veces en que han sido maltratadas y por la indolencia con la que se responde a sus solicitudes civiles. Sí, un grito desesperado por Mary Curie, Juana de Arco o Policarpa Salavarrieta.

Lo correcto sería dejarlas ser, permitirles tener mejores oportunidades escolares y de prosperidad compartida, lo que supone asegurar su arribo al poder más allá de las promesas no cumplidas en la ley. Permitirles ser libres en su apropiación de su feminidad sin caer en la repetición de patrones tradicionales donde el que se va de casa es el hombre y se queda la madre con los hijos. Ajustarnos a la teoría de la igualdad para reconocer que la mujer no puede ser el fetiche de la masculinidad tradicional, no es un cuerpo para usufructuar, ni el molde de un complejo de perfección; la mujer es un ser maravilloso al que no se le puede seguir pidiendo que se olvide de sí misma. ¿Qué rol debe cumplir la mujer de hoy? Pues ninguno impuesto por la dominación masculina sino por la autoconfianza y el autoconocimiento, partiendo de aquello podría ser un rol que no celebre la fragilidad ni el accidente histórico, sino que genere espacios de vida, armonía y creatividad, uno que decida lo que ha de ser por cuanto ella misma es un profundo amor ligado al alumbramiento y al magnífico dominio de la creación.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
300

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Mujeres, la lucha vale la pena

Mujeres, la lucha vale la pena

Pelando el cobre. Prejuicios machistas

Pelando el cobre. Prejuicios machistas

Nota Ciudadana
La crucifixión de Maluma y cómo convertir un escándalo en una conquista feminista

La crucifixión de Maluma y cómo convertir un escándalo en una conquista feminista

La venganza de los úteros

La venganza de los úteros