Opinión

Un fenómeno espiritual en Bogotá (y no es el papa)

El mes entrante vendrá la madre Shaktiananda, una maravilla espiritual, sin registros similares en nuestro continente

Por:
septiembre 26, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un fenómeno espiritual en Bogotá (y no es el papa)
Mataji Shaktiananda, primera mujer en América, reconocida, por las jerarquías espirituales de India, como regente espiritual de la Tradición Védica y Madre Santa

Luego de la hermosísima visita del papa a nuestro país (con su mensaje de optimismo, esperanza, alegría y paz), nos visitará una maestra espiritual  maravillosa, mucho menos conocida que él, pero considerada por muchos como un fenómeno espiritual único.

Se trata de Sri Mataji Shaktiananda, primera mujer en la historia de América en ser reconocida, por las más altas jerarquías espirituales de India, como regente espiritual de la Tradición Védica y Madre Santa. Es decir, una representante única de la Filosofía del Yoga y de la Sabiduría de los Vedas.

El yoga, tan popular en estos momentos, y también tan comercializado, es mucho más que un grupo de ejercicios físicos. Es un cuerpo de conocimientos y técnicas para lograr desarrollo espiritual y conexión con Dios. Los ejercicios físicos constituyen una parte mínima de lo que es esta ciencia milenaria).

Por eso refresca e ilusiona tanto su visita: porque vivimos rodeados de espiritualidad superficial, y a veces irresponsable, que busca el lucro, y que no es transformadora ni profunda. Muchas personas acuden al yoga para bajar de peso, para verse bien y para hacer ejercicio. Eso es muy respetable. Pero tristemente se pierde su propósito real: ayudarnos a cumplir con la razón por la cual estamos acá en la tierra -según refieren los maestros de todas las tradiciones-: evolucionar, transformar la conciencia y acceder al Ser (la conciencia divina que somos, y que es un fractal del Dios).

 

 

La historia de vida de Shaktiananda es fascinante
(su nombre original es Erika Tucker).
Nació en Venezuela, en 1961. Fue una periodista de rock

 

 

La historia de vida de Shaktiananda es fascinante (su nombre original es Erika Tucker). Nació en Venezuela, en 1961. Fue una periodista de rock reconocida en ese país durante los años 90. Luego de varios sucesos, entre los que se cuenta un trágico accidente de tránsito en el que murió su madre, se produjo en ella un despertar espiritual. Decidió entonces abandonar su carrera y viajar a la India en busca de un maestro. Visitó a Sathya Sai Baba quien le dijo que su maestro era otro: el Mahavatar Babaji. Fue entonces instruida por él hasta lograr el estado de auto realización o Samadhi, como se le conoce.

(Babaji es muy conocido en occidente gracias al popular libro Autobiografía de un yogui de Paramahansa Yogananda. Yogananda lo considera el Cristo-Yogui de la India. Este libro, recordemos, fue el único que tenía Steve Jobs en su Ipad antes de morir y por petición de él fue regalado a los asistentes en su funeral. Es considerado un clásico de la espiritualidad. Para mayor información, puede verse el documental Awake).

En la India, Shaktiananda fue iniciada en la antigua orden de los swamis con el título espiritual de Paramahansa (alta jerarquía dentro de la Tradición Védica), a pesar de ser mujer y de no haber nacido en esas tierras, como ordenan los principios. Su preceptor, el Shankaracharya Dyviananda (una especie de papa en esas latitudes, un ser de muy elevada conciencia), decidió luego venir a Venezuela, cosa que no había pasado en miles de años con sus antecesores. Cuando le preguntaron en una conferencia sobre qué recomendación quería darle a la gente de América del Sur para continuar con su progreso espiritual, él dijo: “sigan las enseñanzas e instrucciones de la madre Shaktiananda”.

Actualmente vive en Cuenca, Ecuador, donde está establecido su ashraam (ermita espiritual) y la Escuela Valores Divinos, una escuela de conciencia que difunde su enseñanza, llamada Shiva Kriya Yoga (recordemos que en la antigüedad, en vez de universidades, pululaban en las civilizaciones de Egipto, China, Perú y Grecia, entre otros, las escuelas de conciencia, es decir, los lugares donde se les enseñaba a las personas a activar su Ser). A propósito de su ahsraam, Rusill Paul, autoridad mundial en el tema y destacado músico y yogui del sur de la India, dice que se trata de un centro de la Conciencia Divina Shiva en América, y que él no imaginaba que existían lugares así fuera de la India o de los Himalayas. Sorprendente…

La madre Shaktiananda estará en Bogotá entre el 7 y el 11 de octubre. Realizará meditaciones y ceremonias y dictará talleres y charlas gratuitas en la Escuela Valores Divinos, en el Gimnasio Moderno y en la Universidad de Los Andes, siempre con la idea de cumplir con su misión: “Hacer que en ti veas tu propia divinidad”. No se pierdan una de sus charlas, en compañía de Swami Sivananda, instructor principal de la escuela.

La espiritualidad superficial inunda Facebook y las redes sociales. La verdadera espiritualidad, dicen los maestros, exige un esfuerzo grande. Entender cuál es nuestro propósito en la tierra (¿de qué se trata la vida?), cuál es nuestra naturaleza y qué leyes nos gobiernan. Nos exige salir de los patrones convencionales y sociales, de la cultura del consumismo, para iniciar una vida de bondad, de disciplina, de propósito, de autoconocimiento, de sanación de patrones, de valores éticos y espirituales, de sadhana (meditación, respiración, oración, mantra, etc.), y de estudio, para una transformación real de la conciencia. Todos tenemos derecho a tener acceso a este tipo de conocimiento. Todos tenemos el derecho (y el deber) de encontrar una escuela de conciencia, un maestro espiritual, tomar una iniciación y empezar a recorrer un sendero interno. Eso dicen los maestros.

Dice la Tradición que la energía espiritual de la Tierra estuvo durante 13 000 años en los Himalayas –y por eso la proliferación de maestros en esa zona- y que ahora se ha trasladado a los Andes, que será el nuevo y futuro centro de conciencia de la humanidad. La madre Shaktiananda es una de las encargadas de ayudar en esta tarea.

Cuando ella va a India, es reverenciada por maestros y renunciantes. La gente se inclina ante sus pies. Cuando viene a Colombia, no nos enteramos. Pasan cosas sorprendentes, acá, “en nuestras barbas”.  Y, como decía la canción de Caballo Viejo, esa novela de los años 80: “uno no se da ni cuenta… “

www.escuelavaloresdivinos.org

[email protected])

 

 

-Publicidad-
0
12966
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Y tú, ¿por qué razón no te suicidas este año?

Y tú, ¿por qué razón no te suicidas este año?

El impacto nefasto de las redes sociales en el desarrollo espiritual (II)

El impacto nefasto de las redes sociales en el desarrollo espiritual (II)

El impacto nefasto de las redes sociales en el cerebro y la conciencia (I)

El impacto nefasto de las redes sociales en el cerebro y la conciencia (I)

Una escuela diseñada por un maestro espiritual

Una escuela diseñada por un maestro espiritual

¿Una educación para el siglo XXI?

¿Una educación para el siglo XXI?

¿Qué es eso de la Jardinería Kármica?

¿Qué es eso de la Jardinería Kármica?

A propósito del caso Uribe Noguera: algunas reflexiones sobre los currículos formativos

Conciencia ambiental y consumo de carne