Un falso positivo en el fútbol alemán: Bild Zeitung, Joachim Löw y Oliver Bierhoff

Según esta versión se quieren disuadir los verdaderos motivos de la eliminación del seleccionado de Alemania en el Mundial

Por: CARLOS EDUARDO VARGAS OLARTE
Julio 18, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un falso positivo en el fútbol alemán: Bild Zeitung, Joachim Löw y Oliver Bierhoff
Foto: Steindy - CC BY-SA 3.0

Circula esta semana una versión difundida por el diario alemán Bild Zeitung (referido por Die Welt en la edición del 07.07.2018) y que acogen portales en español como UPSOCL (autores: Josefina Pizarro y Alfonso Ruiz) a través de la cual se pretende disuadir las verdaderas razones / causas de la eliminación del equipo alemán en la fase de grupos en el Mundial de Rusia 2018. Motivo: evitar profundizar en las verdaderas causas de la eliminación. No hay duda de que este ha sido el mayor y más estruendoso fracaso del fútbol alemán desde 1954 cuando pudo volver a participar de los mundiales después de haber promovido y perdido la Segunda Guerra Mundial.

El Bild Zeitung despliega una información orquestada con los responsables del fracaso (el técnico Joachim Löw y el gerente deportivo Oliver Bierhoff), indicando que la mayoría de los jugadores llegaron al mundial en un alto estado de adicción a los juegos electrónicos y al uso de los smartphones. Esta sería —para ellos— la causa del fracaso en Rusia 2018. Curioso hallazgo y desconcertante afirmación: ¿un equipo alemán fuera de la disciplina?, ¿fuera del control?, ¿los jugadores alemanes se desconcentraron por estar dedicados a los juegos electrónicos y a los celulares?

¿Se trata de una fina maniobra publicitaria para los tres juegos electrónicos que se anuncian en las noticias y videos?, ¿se pretende ayudar a esconder —con argumentos infantiles— la verdad de lo que ocurrió y ocurre al interior del equipo y de la Federación Alemana de Fútbol?

En el nivel corporativo, los hechos demuestran y confirman que el presidente Reinhardt Grindel está más preocupado por la inversión en la infraestructura —la construcción de la Universidad del Fútbol en Frankfurt, un proyecto de más de 500 millones de euros— y por fortalecer el espacio de su poder político ante la UEFA y la FIFA. Resultado: no se ocupó de las crisis al interior de la Selección.

En el nivel deportivo, el técnico Joachim Löw y el gerente deportivo Oliver Bierhoff perdieron la brújula y el mapa:

  • Faltó liderazgo, la dirección en el trabajo de equipo en esta oportunidad quedó en un simple eslogan.
  • Las profundas contradicciones en la conformación del equipo, cerrándole el “paso” al fértil relevo generacional que ya era tradicional desde el 2006, 2010 y 2014. Se tenía disponible una amplia carpeta de nuevos talentos con experiencia en equipos de la Bundesliga y la Championsleague.
  • Se les salió de las manos la situación del manejo político de la foto de dos estrellas (Özil y Gundogan) de ascendencia turca con el Presidente Erdogan. Se alborotó al interior del equipo el racismo y la división que hay del país entre los “puros” alemanes y los de procedencia “extranjera “. El equipo lo sintió. El gerente deportivo Bierhoff amenazó con excluir a Özil de la selección. Este escándalo tocó también a Khedira. En palabras Jens Thureau, redactor de la Deutsche Welle algunas de las divisiones al interior del equipo eliminado en Rusia 2018, se pueden explicar a partir de las palabras de Toni Kroos luego del partido con Suecia: “Tuve la impresión de que mucha gente en Alemania se hubiera alegrado si hubiésemos perdido hoy” “…. es simplemente una observación apropiada, porque el país está tan dividido que los alemanes ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre su equipo. Para los populistas de derecha de la AfD juegan demasiados musulmanes y negros, y los jugadores con raíces turcas hacen campaña, intencionadamente o no, para el autócrata Erdogan, generando así rechazo entre sus propios seguidores. Esta es la Alemania de 2018”.
  • El técnico Joachim Low se “casó” con algunos de los consagrados —algunos que vienen trabajando con él hace 10 años—, entre ellos algunos bajos de forma pero que sin embargo conservaron la titularidad. De un lado Müller, Hummels, Kroos, Neuer; Özil y Mario Gómez (mayores de 30 años) que conforman el llamado “Grupo Fashion” o “Bling Bling Fraktion” (los intocables). De otro lado, los susceptibles de “cambios”: el grupo amplio – cercano a los inmigrantes: Boateng, Khedira, Draxler y Rüdiger). Consecuencias: distancia/ divorcio entre la selección, los medios de comunicación y los aficionados; el manifiesto conflicto de intereses; la influencia, anuencia y favorecimiento del gerente deportivo en temas de comercialización, transferencias y patrocinios; deficiencia/ ausencia de disposición actitudinal (jugadores sin exhibir coraje, pasión, creatividad); evidente lentitud y predictibilidad en el juego ofensivo y descoordinación en el juego defensivo.
  • Lo peor, como consecuencia de lo anterior —disputas de poder y liderazgo (nadie hablaba, nadie hacía caso)— le cerraron las “puertas” al orgullo del proceso que condujo al título en Brasil 2014 y en el que se han invertido más de 600 millones de euros con la meta de la renovación continua: el espacio para los nuevos talentos resultantes del proceso como Timo Werner, Joshua Kimmich, León Goretzka, Niklas Süle y Julián Brandy; y las contradicciones frente el propósito del sistema (la combinación de experiencia y juventud con el definido propósito de brindar la oportunidad a los jóvenes y la importancia de ser fiel a la filosofía de un fútbol joven con técnica en velocidad, concentración, creatividad e innovación).
  • La no convocatoria a talentos que ya juegan en los grandes clubes de Europa: Niklas Stark/ sub 21, Leroy Sane/ 22 años, Sandro Wagner/ 21, Nils Petersen/ 20, Jonathan Taht / 22 y Serge Gnabry/22. Alemania botó la brújula y el mapa.

Reconocer esto públicamente es una vergüenza nacional. Una sociedad que ha dado ejemplo de trazar planes y cumplirlos no puede aceptar que en esta oportunidad se hizo todo lo contrario: no se trabajó en equipo y quedó en evidencia la contradicción de principios y propósitos. De ñapa, se colocó de presente una realidad nacional al interior del equipo, la división entre “nacionales” e “inmigrantes” justo todo lo contrario a lo que mostró Francia y que contribuyó a que obtuviese el título.

Es mucha la película que se ha inventado el Bild Zeitung con los productores y guionistas Joachim Löw y Oliver Bierhoff. La cinta se rompe por lo más débil: los jugadores. El no saber manejar el éxito conduce a este tipo de situaciones: arrogancia hasta para reconocer los errores la culpa es de los demás. Todo un falso positivo en el fútbol alemán.

***

La insólita explicación tras el fracaso de la selección alemana en Rusia 2018:

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1221

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus