Opinión

Un diccionario para leer en domingo (o en cualquier día)

Por:
marzo 23, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Las palabras también se cansan, se gastan. Y como células: se renuevan. A veces creo que convendría volver a escribir un diccionario distinto para volver a nombrar al mundo y darle sentido a pronunciar un latido. Por un tiempo incluso propongo no mencionar aquellas que solo anuncian tragedias o agotamiento. Por un tiempo que al menos sea este instante.

Amor: Es amarillo. Como el sol. Se equivocan los que envían mensajes de texto con corazones rojos. Es amarillo porque abriga, abraza, es energía y reconforta con su calor. El amor es el motor. Cerati tenía razón cuando tituló así un álbum y una canción.

Beso: Lo que sucede entre la pluma y el papel o entre el lienzo el pincel.

Colombia: El paraíso es un lugar imperfecto. Este país es la demostración. Barco valiente que navega incluso cuando no tiene el viento a favor. Me dijo alguna vez una señora “uno es de donde sus hijos comen” ha de ser por eso que en este lugar un extranjero siente un hogar. Este país es generoso, como el que más. Gracias Chocquibtown por decirlo mejor: Colombia es más que coca, marihuana y café.

Dios: Disculpe, acabo de pasar por los titulares del periódico que nos cuenta el mundo, y solo se me ocurre preguntar ¿dónde está?

Encuentros: Aquí se encuentran en la misma orilla el país de las amenazas y el país de los amenazados. Aquí se encuentran en la misma orilla el país de los callados con el país de los que no escuchan. Y si apagas las noticias empezarás a notar que aquí también se encuentran sin pudor tantas sonrisas.

Guayacán: ¿Qué otra cosa es un árbol más que libertad? El guayacán florece, resplandece, se entrega y ofrece con sus hojas al viento y al suelo, se desnuda y cuando lo piensas frágil vuelve a florecer. Algo de ese árbol vive en nosotros. Flor de resistencia.

Miedo: ¿Cómo puedo dibujar, describir, el miedo? No hablo de la imagen de un hombre con un arma amenazando a otro. No. Hablo de la silueta de quien se detiene a mirar el horizonte y descubre que lo espera un precipicio. A veces somos nuestro propio abismo. El miedo detiene tus pasos, inmoviliza. Y a la vez te empuja a la caída. “Miedo, que da miedo del miedo que da” canta Pedro Guerra.

Palabras: Mi única riqueza. También mi ruina.

Red: La red atrapa. Por años la red nos llevó a la pesca, al hombre madrugado y su chinchorro dispuesto en el mar. Ahora la red tiene apellido: social. Mi primera red social fue la tienda y la esquina. Antes del chat estaba la charla. Y era bonito.

Silencio: ¿Cómo se escribe un silencio? No hablo de un espacio en blanco ni de ocho letras para decir s-i-l-e-n-c-i-o sino de esa ausencia que aturde y ensordece. Ese silencio atronador al que le faltan vocales y consonantes pero que es igual que un grito ensordecedor y constante. En el nombre del silencio tantas cosas se dejan de decir… Deslumbrados porque el silencio es oro perdimos de vista que el silencio también es cuchillo y herida.

Tierra: No es la palabra, es el vínculo. Son las manos en la tierra y la semilla que luego es fruto. Es la esencia necesaria. Sabio el campesino que me dijo: “ya verán en la ciudad el día en que les toque comer billetes en la ciudad si le siguen dando la espalda al campesino”porque sin el campo, claro, nos va a tocar llenar el plato con papel.

Verdad: “Nuestra verdad posible tiene que ser invención, es decir escritura, literatura, pintura, escultura, agricultura, piscicultura, todas las turas de este mundo. Los valores, turas, la santidad, una tura, la sociedad, una tura, el amor, pura tura, la belleza, tura de turas” letra por letra bien lo dijo Julio Cortázar.

-.
0
1187
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Me gusta ver los Juegos Olímpicos

Partir, preguntarse, agradecer

"Qué calor tan hijueputa le digo sinceramente"

A esta hora. En este mundo

Venga le digo tres cositas

Negro Hijueputa

Hoy vengo a decirte lo que nunca te dije

Un cuento triste de navidad