Un Congreso mejor es posible

Aunque muchos hechos parecen indicar lo contrario, hay decenas de mujeres y hombres honestos y serios que aspiran proteger los intereses nacionales

Por: Mario Alejandro Valencia
Febrero 20, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un Congreso mejor es posible

Estas palabras tienen menos poder que las toneladas de mermelada repartidas por Cambio Radical y la U para ganar las elecciones. Pero quienes actuamos en la sociedad desde la academia y tribunas de opinión, debemos hacer un ejercicio responsable de ciudadanía, entre otras cosas compartiendo y promocionando nuestras preferencias electorales, con el objetivo de reforzar en la política las ideas de transformación.

Por eso escribiré en estas líneas sobre personas que conozco y con quienes he tenido la fortuna de compartir escenarios de lucha para construir una sociedad más próspera, justa e igualitaria. Estas personas han decidido ser candidatas al Congreso de la República y estoy convencido de que, si ganan, ese escenario será mejor.

Leonidas Gómez es un empresario santandereano, pionero del teatro callejero y del turismo. De Leonidas admiro su capacidad para pensar proyectos ambiciosos y llevarlos a cabo. Su energía es contagiosa y quienes lo conocemos coincidimos en que es difícil encontrar en Santander a una persona que tenga más ideas para desarrollar económica y socialmente esa región. Será uno de los mejores senadores que tenga el país.

Angélica Lozano representa lo que muchas personas anhelamos en términos del empoderamiento de las mujeres. Es independiente, inteligente, trabajadora incansable y ha resistido con dignidad los embates machistas y misóginos de sectores antidemocráticos. Es un baluarte en la lucha contra la desigualdad y la discriminación.

Jhonson Torres. Lo conocí durante el paro de corteros de caña en 2008. Con su carisma y compromiso logró conquistar para esa justa lucha la solidaridad de millones de colombianos. Él representa la tenacidad, la resistencia, la humildad y honestidad de la clase trabajadora. Tiene una vasta comprensión sobre la defensa de la producción nacional. Sería un orgullo para las negritudes, para los vallecaucanos y para el mundo laboral del país tener a un representante de su talante. Ya es -sin duda- un fenómeno político.

Cindy Borrero es una de las jóvenes formadas al fragor de las movilizaciones estudiantiles de 2011 con la MANE. Es historiadora, dirigente del movimiento de mujeres de Bello, y quiere llegar al Congreso a luchar por eliminar la brecha salarial entre hombres y mujeres, trabajar contra la violencia de género, defender la educación pública e incentivar el empleo juvenil. Es una de las tantas mujeres berracas que son necesarias para construir un mejor Congreso.

Wilson Arias. No podemos volver a cometer el error de permitirnos un Congreso sin Wilson. Fue Representante entre 2010 y 2014, en donde se destacó por la denuncia de la adjudicación ilegal de baldíos en la altillanura, que le costó la cabeza al embajador de Colombia en Estados Unidos, Carlos Urrutia. Pero lo que mejor habla de Wilson es su defensa del SENA. Estoy convencido y lo he expresado en diversos escenarios, que no es posible un país desarrollado sin industria y no es posible tener industria que valga la pena sin el SENA.

Sergio Fernández. De Sergio admiro su fluida oratoria. Cualquier tema es más fácil de entender cuando él lo explica. Es un joven formado también en la lucha de la Mane. Serio, juicioso y disciplinado en sus labores políticas. Le gusta estudiar y seguro que dará unos debates memorables en el Congreso, desnudando a los corruptos y a quienes solo se mueven por sus intereses particulares.

Finalmente, Jorge Enrique Robledo. A Jorge lo conocí cuando yo era estudiante y él profesor de la Universidad Nacional, en una conferencia donde comprendí por qué el neoliberalismo le hace tanto daño a la riqueza nacional. Es el mejor senador que ha tenido Colombia en toda su historia; nadie puede negarlo. Hay muy pocas personas en la vida por las que uno puede meter las manos en el fuego, ¡menos en política! Por Jorge lo he hecho y lo seguiré haciendo. ¿Alguien puede imaginarse un Congreso sin Robledo?

Sé que estamos lejos de tener un Congreso sin Ñoño Elías, Musa Besaile, Roy Barreras, Roberto Gerlein, Rodrigo Lara, Álvaro Uribe o María Fernanda Cabal, pero nuestra responsabilidad es soñarlo y trabajar para conseguirlo. Hay decenas de mujeres y hombres honestos y serios que aspiran a proteger los intereses nacionales. Si esas personas y las que he mencionado anteriormente llegaran a ser elegidas, Colombia sería un mejor país para las mayorías.    

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
458

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus