Un comunicado xenofóbico

A propósito de un documento expedido por la Secretaría de Gobierno de Yopal que según el autor refuerza esta conducta y minimiza la situación de los venezolanos en el país

Por: César Correa Martínez
Agosto 09, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un comunicado xenofóbico
Foto: CarlosE Duarte - CC BY 3.0 / Comunicado

El 23 de julio, la Secretaría de Gobierno de Yopal expidió la comunicación oficial No. 1170.90 dirigida al gobernador del departamento, radicada bajo el consecutivo 16401 del mismo día. Este infortunado comunicado es un llamado a la xenofobia.

Inicia diciendo algo que todos sabemos acerca de Venezuela, puesto que “viene atravesando por una crisis económica y humanitaria desde hace 2 años”. Pero se le debe aclarar, primero, que la crisis del vecino país no es tan nueva como usted afirma. Esta crisis tiene, el menos, una década.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención es la justificación que da acerca de “estos extranjeros [los venezolanos, que] están generando problemáticas y conflictos de tipo social, laboral y de salud pública, que son de continuo reproche por parte de los ciudadanos colombianos”. En el párrafo siguiente, cuyo objeto es la finalidad de la comunicación, invita al gobernador del departamento a: “implementar acciones tendientes a evitar que se siga incrementando el número de ciudadanos venezolanos en el departamento” y pide la gestión para tener un puesto migratorio en Hato Corozal, el municipio más cercano a Arauca por la vía que comunica a los dos departamentos, y así se “evite el ingreso de dichos extranjeros a los demás municipios de Casanare”. Según el Secretario, esta crisis es ocasionada por 2244 personas de dicha nacionalidad. Este dato parece ridículo.

Quizás el funcionario desconozca la historia humana y las acciones realizadas por servidores públicos cuando creyeron enfrentarse a problemáticas de este tipo. Así como los nazis vieron en los judíos, homosexuales, gitanos, enfermos y polacos, entre otros a un problema social, los excluyeron, encerraron y mataron. Los turcos creían que los armenios eran un problema social y, para combatir esa problemática, los hicieron caminar durante días y noches por el desierto dejando tras de sí un rastro de muerte y desnutrición. Ahora mismo, en Europa se genera una crisis por la migración ocasionada por los inmigrantes ilegales. Le recomiendo que lea Eichmann en Jerusalén y mire la maldad que puede hacer un funcionario creyendo que sus acciones son buenas.

Es hora de recordarle al funcionario que existe un principio humano de solidaridad, que propende por ayudar a quien lo necesite. Imaginarse que él, como mano derecha del alcalde, es incapaz de buscar una solución y busca la exclusión del problema: ocultarlo, taparlo, minimizarlo y llevar a los venezolanos a su mínima expresión. Los venezolanos atraviesan una profunda crisis humanitaria y eso en lugar de despertar el deber de solidaridad, demuestra que somos incapaces de comprender el dolor ajeno.

Sabrá usted que, una vez más, Casanare está envuelta en conflictos sociales, laborales y de salud pública. No son nuevos y no son culpa de un grupo de personas en particular, como usted dice. Los llaneros hemos sufrido la violencia desde todos los frentes. La crisis social por la ideología liberal llanera que nos pudo como carne de cañón, la crisis laboral cuando la bonanza petrolera dejó a los ganaderos y agricultores sin gente para trabajar en el campo pues era más rentable atornillar oleoductos que arriar ganado y de salud pública, bueno de esa usted sabe más por el tema del alcantarillado.

Pero, además quizás deba refrescarse la memoria, y recordar cuán pequeño era Casanare hasta hace unos veinte años. Ahora ha crecido el doble, el triple, o vaya uno a saber, y el crecimiento se debió a la inmigración interna, especialmente boyacenses y santandereanos, y ahora hace de Casanare una sociedad exitosamente multicultural. A todos, los llaneros los recibimos con los brazos abiertos, porque el llanero es de corazón generoso, dadivoso, gentil y, entre todos, intentamos crear una nueva sociedad. La llaneridad está en crisis, ya no es la de antaño, porque ese alma humano e instintivo hizo que el general Moreno se revelara en contra del Estado colombiano en el siglo XIX, porque los llaneros nos sacrificamos por Colombia en las batallas libradas en Boyacá ante las injusticias españolas, hizo que los llaneros nos alzaramos en armas en contra de los liberales y conservadores en los años 40 y 50 del siglo pasado, ese mismo corazón solidario que les permitió sin rencor firmar la paz para que esta tierra renaciera de las cenizas, cuando después de la violencia, en 1953, se refundaron los caseríos que ahora son los actuales municipios del departamento, siendo el nombre más bonito el del mío, Paz de Ariporo, que conmemora ese anhelo de tanta ansia hoy en día ¿Sabía usted que las dos leyes del llano, con pretensión de leyes fundamentales, fueron las primeras en garantizar el voto universal de las mujeres? Pues le informo. Esa alma llanera es por la que le pido que se retracte del comunicado y trabaje de verdad en cumplimiento de las funciones que le fueron encomendadas.

¿Cuáles son sus acciones al respecto? firmar un escueto comunicado llamando al odio social en contra de personas que buscan un mejor futuro y batallan por él. Si hay delincuentes, aplíqueles la ley independientemente de la nacionalidad y, si hay gente buena, permítales contribuir a un mejor futuro.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
889

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus