Tumba de Oñate, en obra gris: ¿polémica estéril?

Seguramente se deberán esperar unos cuantos días mientras se elabora una lápida digna del Jilguero de América

Por: Héctor Sarasti
marzo 24, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tumba de Oñate, en obra gris: ¿polémica estéril?

Era la tarde del jueves 24 de noviembre 1994, cuando el acordeonero Juan Humberto Rois Zúñiga (Juancho, El Fuete o El Conejo) recibió sepultura en el mausoleo familiar allá en su natal San Juan del Cesar (La Guajira), centenares de personas copaban el pequeño cementerio para decirle adiós a esa leyenda que se había pocos días antes.

Cómo olvidarlo, si quien redacta estas líneas estaba a dos pasos de la tumba donde lo introdujeron sus amigos queridos para que durmiera el sueño eterno. El suscrito había ido como periodista de un diario capitalino a cubrir esta noticia que, como pocas, enlutó por esas fechas a Colombia.

Terminada la caminata desde la tarima del pueblo donde lo velaron hasta la tumba, dos sepultureros se dieron a la tarea de sellar la bóveda que se levanta a la altura de la cintura. Uno colocaba una docena de ladrillos para cerrar la parte frontal del nicho, mientras el otro los pegaba uno a uno. Rompían unos cuantos ladrillos para darle la curvatura propia de arco que tiene la estructura donde lo sepultaron.

En minutos tuvieron la bóveda empañetada de gris, todo a punta de cemento. Y uno de ellos, rompiendo la rama de una planta que colindaba con el mausoleo de los Rois, escribió con el tallo como si fuera un lapicero: “Juan Humberto Rois Zúñiga. 24/12/1958 – 21/11/1994”.

“Eche ¿y la lápida?”, preguntó uno de los anónimos asistentes que estaban en el lugar.

“Hay que esperar, ¿o es que tú crees que esa vaina la hacen es 'como tumbando cocos'?”, le respondió a su manera uno de los sepultureros.

Bueno, eso es precisamente lo que pasa con la tumba de Jorge Oñate. Deberá esperar unos días mientras se le elabora una lápida tal cual debe ser el pedido de sus familiares. ¿Y el porqué de esta pequeña narración? Para aportar en el debate estéril que formaron porque la tumba de Oñate está aún en obra gris.

La inscripción “Nuestro orgullo Jorge Oñate González. Marzo-31-49, febrero-28-21”, de seguro, en pocos días dará paso a una lápida que recordará al Jilguero de América y con ella acabarán los dimes y diretes de una polémica que no lleva a nada.

Paz en su tumba.

-.
0
500
Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus