Tour de Francia: Nairo lo ha dado absolutamente todo

Crónica de la etapa 17. Quintana no pudo atacar a un Froome que parece invencible y Jarlinson Pantano terminó segundo

Por: Marco Arias Gómez
julio 20, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tour de Francia: Nairo lo ha dado absolutamente todo
Foto: velonews.competitor.com

Con el corazón roto y la impotencia de aficionado, les cuento que hoy las expectativas estaban a tope. Era nada más y nada menos que el día de la fiesta nacional colombiana y Nairo Quintana se encontraba en compañía de su familia. De ahí que esperaba una sacudida monumental de lo que habíamos visto en días anteriores; todos visualizábamos a nuestro cóndor alzando vuelo una vez llegaran Los Alpes, pero reitero, desde la más profunda tristeza, vi sufrir a un grande, rompiéndose el alma que mostraba su faceta más blanda.

Hoy Nairo dejó todo sobre la carretera. Dejó la guapura de la campiña boyacense en cada gota de sudor sobre su caballito de carbono. A estas alturas de la competencia no le puedo pedir más al hombre que hace tres años nos dio una de las mayores alegrías un día como hoy. Recuerdo gratamente esa mañana del 20 de julio cuando con apenas veintitrés añitos, Quintana se hacía al maillot de mejor juvenil, mejor escalador y de ñapa, por primera vez, nos daba la alegría de segundo lugar en un Tour de Francia.

Hoy tres años después de aquella proeza épica, con la mirada atenta en cada detalle de la transmisión, acompañé al titán en la impotencia de ver cómo Chris Froome le metía otro batacazo más y aunque su mente le repetía intensamente que se parara nuevamente sobre los pedales, las piernas literalmente no le respondieron.

Quedará postergado el combate entre Héctor y Aquiles, porque en esta guerra de Troya hemos visto a un líder que adolece de rival alguno y sobre esas condiciones, es muy difícil esperar una batalla de similares proporciones como la de la Ilíada de Homero.

Son apenas veintiséis años los que tiene Nairo Quintana. El boyacense tiene un palmarés de victorias envidiable, apenas está despuntando en este deporte y su adversario directo es un hombre de treinta y un años, con dos Tour de Francia encima y un equipo y condiciones deportivas envidiables. Chris Froome se encuentra en la edad ideal y montado sobre la cresta máxima de cualquier ciclista profesional de ruta; ya le llegará el momento a nuestro escarabajo, mantengamos la calma.

Por lo pronto, arropémoslo, cuidémoslo, posiblemente estemos al frente de una persona que puede llegar a ser el ciclista más grande de todos los tiempos, como también podemos equivocarnos. Tengamos presente que Nairo Quintana es un muchacho que debe madurar, debe aprender de la derrota, de sus errores, pero también de las virtudes de sus rivales. Aún está en etapa de aprendizaje, deberá curtirse un poco más y si sabe esperar pacientemente, ya le llegará su momento de absoluta gloria, mientras tanto, de mi parte encontrará siempre una voz de aliento y sinceramente espero que también la encuentre en ustedes.

De otra parte y por segunda vez, es menester hacer una mención especial a otro colombiano: Jarlinson Pantano. El caleño hizo danzar esta mañana a todos los cañaduzales del Valle del Cauca al ritmo de su bicicleta. Se batió como tigre en un duelo con verdaderos especialistas del ascenso. Primero, se mantuvo hombro a hombro con el polaco Rafa Majka (Tinkoff), quien es nada más y nada menos que el indiscutible acreedor del maillot de puntos rojos que lo acredita como el amo y señor de la montaña. Segundo, ya en los tramos finales alcanzó a darle guerra al ganador de la etapa, el ruso Illnur Zakarin (Katusha), un hombre que era serio candidato al pasado Giro de Italia y quien luego de una estrepitosa caída se fracturó su clavícula y tuvo que abandonar la competencia, no sin antes hacernos pasar por el peor de los sustos cuando tendido a un lado de la carretera yacía inmóvil al lado de una cañada de agua. Como en todo deporte, llegan nuevas oportunidades y hoy el sorbo de gloria le ha llegado merecidamente al escalador ruso. En buena hora por esos deportistas que pese a los accidentes, logran sobreponerse y salir adelante.

Entonces, mis lectores, con profundo sentimiento de gratitud y reconocimiento al esfuerzo de nuestros ciclistas, les reitero una frase de Albert Einstein que ha acompañado el cierre de mis crónicas: "La vida es como montar en bicicleta, para mantener el equilibrio hay que seguir avanzando”.

De ahí que, los invito a todos ustedes a avanzar y a no estancarnos en la crítica destructiva. Sigamos al tanto de los nuestros y recibámoslos en nuestros corazones como los héroes que son; hoy 20 de julio saquemos la bandera por aquellos que nos hinchan el pecho de orgullo y por ningún motivo les demos la espalda.

¡Gracias escarabajos, muchas gracias muchachos!

@MarcoAriasGz

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
6361

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Por qué aman a la Selección Colombia y desprecian a Nairo?

¿Por qué aman a la Selección Colombia y desprecian a Nairo?

Nota Ciudadana
Carta abierta a los medios de comunicación y espectadores del ciclismo

Carta abierta a los medios de comunicación y espectadores del ciclismo

Nota Ciudadana
Los ciclistas fueron a un ritmo diferente que los medios en el Tour de Francia

Los ciclistas fueron a un ritmo diferente que los medios en el Tour de Francia

Después de ocho años Nairo le dice adiós al Movistar

Después de ocho años Nairo le dice adiós al Movistar