Tour de Francia: 'Gracias Nairo, gracias Sergio Luis, gracias Jarlinson'

Pantano volvió a ser segundo en la penúltima etapa. Quintana mantuvo el tercer lugar y Henao el puesto 12 en la general. Crónica

Por: Marco Arias Gómez
julio 23, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tour de Francia: 'Gracias Nairo, gracias Sergio Luis, gracias Jarlinson'

La penúltima etapa que culminaba en Morzine, proyectaba un recorrido corto respecto a lo que habíamos visto en los últimos días: apenas 146,5 kilómetros contentivos de cuatro puertos de montaña, siendo el ultimo de ellos clasificado como Categoría Especial. A partir de ahí, doce mil metros de descenso.

Hoy, por tercera vez, el caleño Jarlinson Pantano (IAM Cycling) sería el protagonista de la fuga en la que se vio acompañado inicialmente de otros ocho corredores, destacándose entre ellos el tiburón de Mesina y actual campeón del Giro de Italia, Vincenzo Nibali (Astana). De ahí que a falta de sesenta kilómetros de jornada, los hechos nos permitían inferir un ataque inminente del Astana de Fabio Aru, toda vez que tenía un hombre importante en punta de carrea como Nibali, sumado a que dicha escuadra era la que hasta ese momento marcaba el ritmo de carrera.

Como ayer, un cielo encapotado de nubes negras prontamente traería el constante goteo de lluvia inclemente sobre el rostro de los valientes que han llegado hasta esta instancia; no ha sido nada fácil culminar las tres semanas que dura la competencia, de ahí que, como premio, este año la organización otorgará € 1,000 (mil euros) para todo aquel que llegue montado sobre su bicicleta al paseo de los campos elíseos, porque independientemente de la posición en la clasificación general individual, se recompensa el esfuerzo de veintiún días de desgaste que no tienen ningún otro deporte en el mundo.

Vendría el ascenso al Col de Ramaz, y uno de los llamados 'cacaos' en la escalada finalmente se vendría a pique. El holandés Bauke Mollema (Trek), quien ya venía tocado producto de su caída en el día de ayer, finalmente reventaría en el penúltimo puerto alpino. Esa situación permitiría alimentar aún mas la ilusión de Joaquim “el purito” Rodríguez de lanzar su ataque en búsqueda de una mejor ubicación en la general, premio personal que a la postre conseguiría luego de que su compañero de escuadra, Illnur Zakarin (Katusha), le diera una mano en el momento que más lo necesitaba. Plausible esfuerzo del ibérico que ya anunció su retiro al término de esta temporada y dentro del lote era reverenciado con el seudónimo de “jubilado”.

No obstante, las emociones para Colombia se vivían simultáneamente en dos partes diferentes. Primero en punta de lanza, donde Jarlinson Pantano se batía contra el francés Julián Alaphilippe en la fuga del día y, por qué no, la victoria de etapa. Más atrás con Nairo Quintana, quien, a falta de treinta kilómetros, veía cómo el checo Román Kreuziger lo desplazaba de su lugar en el pódium, pues el hombre del Tinkoff tiraba furiosos ataques que, para ese momento, lo ubicaban en el segundo lugar de la general, siendo tercero el francés Romain Bardet (Ag2R). Sin duda, era una etapa bastante álgida para nosotros.

Pese al esfuerzo de Vincenzo Nibali en la parte de adelante, haciendo las veces de cazador del colombiano y el francés, en el lote principal había una lamentable decepción con el desempeño del hombre de las mil caras, el italiano y campeón de la Vuelta a España edición 2015, Fabio Aru, quien aun estando arropado por su escuadra del Astana, finalmente desaparecería en lo sucesivo de la carrera y, de paso, de la general individual, porque, valga la pena decirlo, si ha habido un fracaso absoluto en este Tour, ese se lo ha llevado la novena de Kazajistán, que apostó todos sus huevos en la canasta del italiano y no logró hacerse ni siquiera a un decoroso top 10 de la Grande Boucle.

Conforme a dicha situación, había dos equipos que debían salvar pergaminos: Astana y el Movistar Team, conjuntos que no habían obtenido siquiera una victoria en todo lo que iba de la competencia y, como tal, debían quemar sus últimas naves. Los llamados para el propósito serían Vincenzo Nibali y Jon Izaguirre, respectivamente.

El tiburón de Mesina poco a poco fue percibiendo el olor a sangre de los fugados, y en el último ascenso del día en Joux Plane, tiraría de guapo alcanzándolos, rebasándolos aunque posteriormente alcanzado producto del ritmo que impuso el recién llegado Jon Izaguirre, del Movistar. Así las cosas, culminada la cima, eran cuatro los candidatos a llevarse la etapa: Alaphilippe, Nibali, Pantano e Izaguirre, orden en el que finalmente llegarían luego del descenso admirable del ibérico, quien se impuso sobre la técnica del colombiano y el palmares del italiano. El Movistar Team por fin se hacia a una victoria  de etapa en un Tour de Francia, y esta no venía precisamente de manos de sus dos máximos lideres. Mucho que replantear en la novena que forma Quintana de cara a las próximas competencias, pues el Team Sky no comparte su gloria con nadie y quien quiera participar de la fiesta, deberá comprar un costoso boleto.

Entonces, señores, sin llamarnos a engaños y haciendo gala al adagio que reza “Al César, lo del César”, el colombiano más combativo de todos fue, sin lugar a dubitaciones, Jarlinson Pantano, quien perteneciendo a un equipo de media tabla y sin gregarios que lo acompañaran, en tres ocasiones se lanzó con el cuchillo entre los dientes por la victoria de etapa, consiguiendo su propósito en una de ellas y alcanzando el segundo lugar en los demás intentos. Sumado a ello, logró ubicarse en la clasificación general individual dentro de top 20 aún y con todas las carencias de ingeniería de equipo, a diferencia de otros ciclistas mejor favorecidos.

Con ello no estamos diciendo que un colombiano sea mejor que otro. No pretendemos polarizar a la afición lectora; no estamos desmeritando los resultados de nadie, sencillamente se trata de un tema de buen juicio, de equidad, de exaltación a la combatividad, de justicia deportiva y de reconocimiento a una labor meritoriamente desarrollada por el caleño de veintisiete años, quien hizo danzar los cañaduzales vallecaucanos al ritmo de la salsa mientras bajaba -a tumba abierta- en su bicicleta. Esas imágenes de saeta vertiginosa nos quedarán en la retina, compadre. Gracias, Pantano, muchas gracias, caballero, de nuestra parte se lleva todos los aplausos.

Igualmente es preciso destacar a Sergio Luis Henao, quien en varias etapas le puso el pecho a la brisa y llevó entre algodones al triple campeón del Tour de Francia, Chris Froome. El hombre de Rionegro, Antioquia es parte importante en la victoria del británico y como compatriota es digno de reconocimiento a tan noble labor. Otro quien ayudó hasta donde pudo fue Winner Anacona, quien obedeciendo decisiones técnicas que seguramente no compartió en su totalidad, procuró en la medida que le fue permitido halar a Quintana cuando aparecieron las cumbres. El trabajo de gregarios que han hecho estos dos muchachos es ampliamente reconocido y admirado desde estas líneas.

La otra parte de la gloria no puede ser otra sino para Nairo Quintana, el boyacense, que nuevamente consigue un lugar en el pódium de la carrera ciclística más importante del mundo y sigue los pasos de leyendas como Bernard Hinault, ocupando los mejores lugares dentro sus participaciones en Francia.

Señores, todos conocen la humildad de Quintana, pero pocos vislumbran que uno de los que promovió su llegada a las huestes europeas fue otro boyacense, quien por recomendación personal lo apadrinó en su arribo al Movistar Team, de ahí que, este año, Nairo le hizo la única promesa hecha a cualquiera antes de partir, traerle como regalo un león de peluche de aquellos que obsequian a quienes se visten de amarillo en un Tour de Francia.

Dicho compromiso, deviene del deseo incontenible del orgullo de Ramiriquí,Boyacá: Juan Mauricio Soler Hernández, quien luego de una excelente participación en la ronda gala de 2007, a la postre padecería un accidente en el 2011 mientras se disputaba la sexta etapa de la Vuelta a Suiza. Hoy en día, luego de una fractura que comprometió 23 huesos rotos desde la cabeza hasta el pie y que lo mantuvo en coma por varios días, milagrosamente, para fortuna de todos y especialmente de su familia, ve crecer en su terruño boyacense a su hijo “junior”, como cariñosamente lo llama.

Sucede que previo al triste accidente en Suiza, Juan Mauricio se comprometió con su retoño en traerle a casa el famoso rey de la selva como regalo, pero producto de su esfuerzo sobre la bicicleta, no estaba entre sus planes comprarlo en una tienda de souvenires parisina. Él quería ganárselo y luego dárselo a su pequeño, pero por cosas de la vida no fue posible, de ahí que Nairo sería el encargado de hacer efectiva esta cadena de juramentos.

Hombre, Nairo, ya llegará el momento de honrar la palabra a Juan Mauricio y que cumplas tu sueño amarillo. Por lo pronto, no queda más que decirte: ¡Muchas gracias! Has unido a todo un país, a una innumerable afición extranjera que también espera, como nosotros, verte vestido de oro en el arco del triunfo; has traído la esperanza de una posibilidad factible de un Tour de Francia a esta tierra del olvido. Esta vez no fue. Te preparaste, pero la suerte no te acompañó. El golpe a tu espíritu deportivo seguramente será muy fuerte por la ilusión con la que venías, pero, como todos lo vimos, tiraste de casta, de guapo, de verraco, de boyacense que honra su tierra y su casa.

Don Luis, doña Eloisa, muchas gracias por ese hijo que nos han puesto en el camino para cubrir de orgullo esta bendita tierra, que solo anhela paz y buena representación. Ya llegará el momento de ver a nuestro cóndor majestuoso desde la cima de la gloria. Por lo pronto, no quedan más que palabras de gratitud y reconocimiento escritas con letras mayúsculas ¡MUCHAS GRACIAS ESCARABAJOS, MUCHAS GRACIAS!

@MarcoAriasGz

-.
0
3372
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Y si Nairo se hubiera estrellado hoy en el Tour de Francia?

¿Y si Nairo se hubiera estrellado hoy en el Tour de Francia?

Nota Ciudadana
El enfrentamiento de dos grandes ídolos: Pajón y Nairo

El enfrentamiento de dos grandes ídolos: Pajón y Nairo

Nota Ciudadana
Tour de Francia: Michael Matthews se impone entre los guepardos

Tour de Francia: Michael Matthews se impone entre los guepardos

Nota Ciudadana
2016, el año del deporte colombiano

2016, el año del deporte colombiano