Tontos y más tontos de Starbucks

El esnobismo en que vivimos los colombianos

Por: Luis F. Ospino
julio 21, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tontos y más tontos de Starbucks

Con la apertura de la tienda gringa Starbucks quedó demostrado el esnobismo en que vivimos los colombianos. Hacer cola, como las que se hacen para cobrar el subsidio de “Más familias en acción”, desde la 5 de la mañana para comprar un coffee de 5 dólares, no tiene precio, no tiene orgullo, no tiene identidad. Entrar a la moderna tienda y respirar el aroma del coffee como nunca antes lo habías sentido y viendo la sonrisa fingida y obligada de la mesera, es haber nacido de nuevo. Es sentir lo gringo que se lleva por dentro sin haber conocido la tierra del Tío Sam, el instinto europeo y por unos minutos el aura superior aunque en el reflejo de los cristales se visualice nuestra vestimenta latinoamericana, el yin y la chaqueta de imitación.

Cuando una chica de Starbucks con su sonrisa obligada atiende a uno de los visitantes, no con el afán de tomarse un coffee sino de sacarse una selfie y le pregunta: ¿What do you want? Nuestro visitante confundido mira para ambas partes y sólo le queda señalar el vaso de cartón con que su vecino de forma burgués disfruta de su infusión. La chica sigue sonriendo antes y después de traer su pedido. Nuestro visitante consigue su  intención de tomarse la foto y subirla al facebook, y luego algunos comentarios: “uy que  nota te  felicito en Starbucks, qué estilo”.  Más comentarios y un horrible cosquilleo en su estómago por ver que su nota está siendo compartida. Se toma un poco de coffee y lo siente tan amargo por no estar tan familiarizado al sabor que en el fondo quiso haber  pedido una Pony malta con la compañía de un buñuelo pero en Starbucks solo hay un ponqué Cinnamon chip que es preparado con canela y contiene 480 calorías. Se quedó con las ganas pero el esfuerzo de conseguir esa selfie tiene sus sacrificios físicos y presupuestales, gastarse en un coffee los pasajes de una semana de universidad, el completo de las verduras del mercado, el completo del préstamo del “paga diario”, la pensión del colegio, del arriendo entre otros gastos. ¡Porque la categoría tiene sus costos!

Otro visitante quiso pedir un café con leche pero la mesera indiferente aunque sabía lo que pedía lo ignoraba, ¿What do you want? Siete veces la misma pregunta hasta que se aburrió y le dijo:

-Se dice latte, para la próxima-. Y se despidió con la sonrisa fingida

Lo de la tienda Starbucks es el reflejo de que mucha gente consume cada día casi más por necesidad que por gusto. Y son las necesidades de la apariencia, del capricho, del creerse de mejor condición de vida por asistir o comprar cierto producto sin valorar la importancia que tiene y el beneficio que produce para el común.

El café aunque es nuestro producto bandera de exportación, la marca que nos identifica a nivel internacional, en nuestro propio país al parecer preferimos las marcas extranjeras con nombres ostentosos que no sabemos pronunciar pero que preferimos imitar y tomárnoslo sin saber qué contiene como un buen  café Venti de Starbucks que tiene 320 miligramos de cafeína, cuatro veces más que lo que contiene un Red Bull.

Otros nombres a la misma infusión: Caffè Doppio:, Caffè Americano: Caffè Lungo, Caffè Macchiato, Cappuccino, Café/Bica, Café cheio, un Pingado, entre otros. ¿Será que estos remplazan el aroma que se respira en la cocina cuando hierve en el fogón el café de la mañana? ¿Cuándo compartes en familia el primer traguito de café? ¿Cuándo sólo hay doscientos pesos en el bolsillo y recurres al tinto para bajar angustias, sensación o antojo de combatir el calor con algo caliente?

Cada quien manda en su bolsillo, en sus preferencias, en su modo de vanidad pero resulta que esa jactancia puede llegar a afectar la tendencia, la tradición y la identidad sobre el consumo de uno de los productos de mayor hábito en los hogares colombianos como es el café, solo por dárnosla de “ñeros gringos”, donde estas tiendas siempre tienen su formato de marketing planificado, atraer tontos al precio que sea, y al parecer en la apertura lo han conseguido.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
28967

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Un aventurero inglés tras los mejores granos del café colombiano

Un aventurero inglés tras los mejores granos del café colombiano

El café especial de un campesino caucano llega al mundo

El café especial de un campesino caucano llega al mundo

Nota Ciudadana
De la publicidad y otros demonios

De la publicidad y otros demonios