¡Todos perdemos sin educación!

Estamos vivos y eso es lo que necesitamos para generar el cambio. Hemos trascendido las fronteras del conocimiento y lo seguiremos haciendo contra todo pronóstico

Por: Ana María Jaramillo Quiceno
Diciembre 06, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Todos perdemos sin educación!
Foto: Leonel Cordero / Las2orillas

El ser humano siempre está buscando salidas, donde quiera que se encuentre. Se angustia al no saber a dónde ir si quisiera huir, pero el panorama hoy es más complejo que buscar una escalera de emergencia para huir solo porque ves humo que sale del apartamento de al lado. Si no despertamos, mañana ya no habrá salida.

En la era de lo bio, nano, robótica, convergencia tecnológica, inteligencia artificial, blockchain, machine learning, singularidad tecnológica. 1ra, 2da, 3ra revolución industrial, revoluciones tecnológicas, 4, 5, 6 ¿Cuántas más? Nos angustia. Vivimos preocupados porque los robots van a quitarnos el trabajo, ¿qué haremos luego? Al fin de cuentas es lo que nos da de comer. ¿Cómo vamos a obtener dinero sin trabajar? Y por supuesto, no podemos vivir sin el dinero. Tal vez vayamos a comer dinero, vestir dinero, cubrirnos con el dinero en unos años y no haya mucha más aplicación para él si no despertamos.

¿Suena exagerado? Pueden pensarlo así si lo quieren, eso decíamos sobre el día en que ya no tuviésemos agua y ya hemos visto morir niños, animales y terrenos enteros devastados por las sequías o inundaciones que esperábamos muchos años hacia adelante; ya sucedió. Pero, esa no es suficiente alerta, claro. Necesitábamos quedarnos sin aire que respirar, por lo menos uno que no dañe nuestros pulmones hasta matarnos de cáncer o asfixia ¿Suena exagerado? Tal vez no hemos visto ciudades como CDMX, Gwalior, Santiago de Chile y aún más cerca Bogotá y Medellín, algunas donde ya se requiere usar tapaboca si es que quieres respirar, donde mueren más personas por enfermedades respiratorias que por cualquier otra causa. Pero, así somos aún felices, si, la vida es bella y nos da la naturaleza, los animales, lugares majestuosos por conocer y disfrutar ¿No es cierto? Lo sería si esos lugares no estuvieran transformándose hasta desaparecer por causa de la contaminación que ha generado el cambio climático acelerado, lo sería si no estuvieran desapareciendo cada día cientos de especies de animales, lo sería si no estuvieran incrementándose día a día las tasas de suicidio y con la particularidad de un amplio margen en la juventud y la niñez.

¿Cuándo vamos a despertar?

Crisis financiera, burbuja inmobiliaria, pánico financiero ante la llegada del bitcoin y frecuentes fluctuaciones en bolsas de valores que dan insomnio a medio mundo mientras el otro medio se preocupa por la división de naciones; Cataluña, bloques que se separan; Brexit, y más al Este el temor de ser reemplazados en nuestros trabajos por un Robot, ya es un hecho. La paradoja del tiempo y el espacio, un mismo planeta, distintos niveles de desarrollo, distintas oportunidades para los seres humanos según donde nos “ha tocado” nacer y cada día brechas más grandes separan a unos de otros, en un mundo cada vez más interconectado. ¿Cómo explicarlo? Ni para el mejor de los científicos, ni para la mejor teoría económica suena coherente. Usted puede pensar lo que quiera, pero no lo es.

No suena muy bien este panorama ¿eh? Qué exageración. Bien, pues hemos incrementado en  0,24 grados Celsius la temperatura mundial tan solo en un par de años[1], han desaparecido 120 especies de animales en los últimos 100 años[2] y según la OMS anualmente se suicidan 800.000 personas en el mundo, lo que representa una muerte cada 40 segundos. Pero, así podemos vivir, pues ya estamos en la era de la Robótica, Nano, Bio y hacia la singularidad tecnológica, todo será perfecto cuando llegue la 6ta revolución tecnológica, claro que sí.

¿Cuándo vamos a despertar?

Si no es ahora, ¿cuándo?

Podemos sentarnos a llorar o solo entrar en crisis ante un panorama tan desalentador y pesimista o podemos hacer una pausa en nuestras agitadas vidas y preguntarnos cada uno ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cómo podemos ayudar? ¿Nos corresponde el cambio? O es cuestión solo de saber elegir nuestros gobernantes de turno, lo cual, por cierto, no hemos sabido hacer.

¿Es acaso este oscuro panorama culpa de algún gobierno en particular? ¿Nos tocó nacer en la era cercana al, tan anunciado, fin del mundo? O es solo una infinita ignorancia y egolatría la que nos consume hasta cegarnos como alguna vez lo pensó el maestro Saramago en su Ensayo sobre la ceguera.

Estamos vivos y eso es todo lo que necesitamos para generar el cambio. Hemos trascendido las fronteras del conocimiento a niveles insospechados y lo seguiremos haciendo. Hemos conquistado la luna y Marte; la ciencia nos ha permitido trascender y así el desarrollo tecnológico me permite ahora escribir y que usted mi estimado amigo pueda leerme donde quiera que se encuentre ¿Para qué? ¿Por qué? Porque yo si tengo insomnio últimamente. Yo si he dejado de dormir plácidamente viendo cómo mi país se desmorona ante una crisis educativa sin precedentes, yo si tiemblo al pensar que gane la ignorancia disfrazada de corrupción, maldad, pero sobretodo, de indiferencia.

Hemos entendido mal la educación y esto nos ha costado caro. Educación no es usar cada día entre 7 am y 12 m, 1, 2 o 3 pm, un uniforme y sentarse en un aula debidamente formada a escuchar un interlocutor que por decreto es más sabio que usted y los que están al lado suyo. Educación no es leer y escribir sin parar durante toda nuestra vida para memorizar una serie de conceptos que la sociedad demanda que sepamos para poder participar de eventos, cócteles y así un poco presumir cuánto sabemos. Educación, sin duda, no es creer que soy mejor que otro ser humano y que “el vivo vive del bobo” a cuenta de cuánto sé.

La educación empieza el día que nacemos, en casa, con la familia, con el amor, el diálogo y los principios y valores que allí se inculcan. Se extiende al aula y todos los niveles desde el jardín hasta la universidad, cualquiera sea la estructura que unas y otras instancias de nuestra sociedad hayan podido alguna vez establecer, para lograr difundir ese conocimiento que con esmero el ser humano ha conquistado gracias a la ciencia. ¿Cómo concebir entonces la educación desde la familia, cuando hay familias enteras que no pueden acceder a ella? ¿Qué hay de aquellos sectores de la sociedad que no pueden aún cubrirse con dinero, pero tienen los mismos derechos y necesidades que usted y que yo? ¿Podría el autor del próximo descubrimiento, que puede ser la cura contra el Sida o el cáncer vivir actualmente en un barrio marginal? Y ¿Cuándo va a dejar de ser marginal si no puede acceder a la educación?

¡Todos perdemos sin educación! Si no modificamos la base de nuestra sociedad con una mejor educación, no habrá de qué preocuparnos por los robots, por el dinero que nos dará de comer, porque simplemente no habrá que comer, porque simplemente no tendremos condiciones dignas de vida si seguimos acabando el mundo, porque el mundo se cae a pedazos si no entendemos la educación y la ciencia como el medio para “salir del atolladero” y porque no habrá ciencia o desarrollo tecnológico, mucho menos innovación, sin educación. Porque no puede haber educación, si en una economía movida por el dinero, este se destina a otros fines con una visión cortoplacista que amenaza, para el caso, a nuestro país, Colombia, un país rico en recursos, excesivamente rico, con un déficit educativo y una exagerada tasa de indiferencia que cada día tiende al alza.

¿Cuándo vamos a despertar?

[1] Recientes análisis científicos han mostrado que el aumento de la temperatura global de 0,24 grados Celsius desde 2014 hasta 2016 no tenía precedentes en los siglos XX y XXI. Cienciaplus , europa press. Disponible en: https://www.europapress.es/ciencia/habitat-y-clima/noticia-calentamiento-1900-aumentado-25-solo-tres-anos-20180125112314.html

[2] Se calcula que en la vida del mundo tal y como lo conocemos se han extinguido 2.970 millones de especies. Disponible en: https://especiesextintas.com/animales-extintos

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
175

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Santander: el departamento de ‘Las lumbreras’ en Colombia

Santander: el departamento de ‘Las lumbreras’ en Colombia

Los mejores negocios del país

Nota Ciudadana
Desmanes en los hogares infantiles que apoya el ICBF en el Chocó

Desmanes en los hogares infantiles que apoya el ICBF en el Chocó

Nota Ciudadana
El quehacer del docente

El quehacer del docente